temas del día

Sociedad


¿Crueldad o tradición? Apol: el plato mapuche que escandaliza a los defensores de los animales

EligeVeganismo
Publicado por
Envíanos tu corrección

Degollar el cordero y aprovechar sus últimas inspiraciones para llenar sus pulmones de aliños. Así se prepara el apol, tradicional plato mapuche que trae a la mesa el viejo debate de la crueldad versus las prácticas culturales.

Por largos siglos y hasta hoy, al interior de comunidades mapuche se celebran fechas importantes o fiestas religiosas compartiendo un cordero. Como en cualquier lugar del campo chileno, el ovino es degollado y su sangre se mezcla con aliños para preparar el apetecido ñachi.

Pero existe otra preparación que encendió las alarmas entre los defensores de los animales: el apol. La organización Elige Veganismo lanzó una campaña en contra de “la matanza” de corderos en el sur de Chile, difundiendo crudas imágenes de esta preparación.

¿En qué consiste? Al momento de cortar el cuello del cordero, se introduce sangre con aliños por la traquea, de modo que los últimos intentos por respirar del animal llenen sus pulmones de condimento, antes de morir. Son largos minutos de agonía para garantizar el sabor deseado.

¿Se puede cuestionar una tradición de siglos?

Ñachi

Ñachi

Un homenaje a la historia y patrimonio de su identidad: esa es la importancia que otorgan a esta forma de preparar el cordero algunas personas mapuche que fueron consultadas sobre el tema.

Iván Ancatén, conocido curandero mapuche de Concepción, señala que si bien el apol es común en los distintos territorios de su pueblo, no es frecuente y sólo se ve en ocasiones particulares. “Se realiza en ceremonias y no todos los días, se hace por la tierra y por la familia”, cuenta el sanador.

Del otro lado, Isabel Collao, vocera de Elige Veganismo, llama a cuestionarse “hasta dónde una tradición culinaria puede ser capaz de justificar este nivel de dolor y sometimiento”.

“Más allá de dar por sentada que estas prácticas son válidas solo porque su pueblo las ha practicado desde tiempos remotos, una sociedad tiene derecho a cambiar y enmendar el rumbo cuando, basados en evidencia suficiente, podemos comprender que no hemos estado haciéndolo bien (…) Hoy contamos con evidencia científica suficiente para afirmar que son seres con un comportamiento complejo, dotados de sistema nervioso central y un cerebro capaz de procesar el dolor y las experiencias placenteras”, explica Isabel.

¿Es comparable con la desnaturalizada producción industrial de carne?

Apol

Apol

Conciente de los cuestionamientos a la forma de sacrificar el animal, Iván Ancatén dice que las críticas más bien debieran apuntar a la producción industrial de carne y sus derivados, donde millones de animales a diario nacen, crecen y mueren en condiciones dramáticas. “Cuando lo transformas en negocio, la comida para el sustento pierde el sentido natural de la vida nuestra”, reflexiona.

Para la vocera vegana “es importante considerar que estas prácticas no son situaciones aisladas y exclusivas de pueblos originarios, eso es fundamental dejarlo en claro, y en Chile existe un sufrimiento generalizado de animales en la industria alimentaria que nos toca a todos los chilenos, donde cerdos, vacas, pavos o pollos mueren de las peores formas”.

En la memoria mapuche se cuenta que el consumir la sangre e interiores de animales tiene tal importancia, incluso religiosa, que perdura en ceremonias. Es más, algunos cuentan que tendría su origen en la guerra contra el invasor español, cuando Lautaro arrancó el corazón a Pedro de Valdivia y lo comió junto a otros toquis, lo que fue descrito como una leyenda por el historiador José Bengoa.

A través de las redes sociales, el periodista y activista mapuche Pedro Cayuqueo, también dio su opinión respecto al tema. Tras la publicación de este artículo señaló que “El apol es un derecho humano fundamental”, generando un breve debate en Twitter.

ADVERTENCIA: Las imágenes del siguiente video pueden herir la sensibilidad de algunas personas.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados