Sociedad
Día mundial del autismo: Expertos analizan los 8 mitos más comunes sobre este padecimiento
Publicado por: Scarlet Stuardo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Existen muchos mitos relacionados con el autismo, padecimiento que afecta a seis de cada mil menores de 10 a√Īos y que se conoce como un trastorno al neurodesarrollo que compromete lenguaje, interacciones y acciones en general de quienes lo sufren. Este jueves se celebra el D√≠a Mundial de Concientizaci√≥n por el Autismo, por lo que se llama a conocer m√°s sobre esta condici√≥n.

Respecto a los s√≠ntomas de este padecimiento, Lorna Wing, autora del libro “El autismo en ni√Īos y adultos”, de Editorial Paid√≥s, explic√≥ que son graduales en la mayor√≠a de los casos y se pueden evidenciar con exactitud luego del segundo a√Īo de vida.

“Si el ni√Īo no habla bien o si el patr√≥n de conducta es diferente a los del resto de la misma edad, los padres comienzan a preocuparse”, agreg√≥.

Seg√ļn cont√≥ al portal m√©dico Salud180, en una minor√≠a, a los padres les parece que el desarrollo evoluciona normalmente, hasta que se da un notable cambio de conducta en semanas o meses, quiz√°s con una regresi√≥n en ciertas habilidades, especialmente en el habla. “En ambos tipos de inicio, el diagn√≥stico de la conducta de un trastorno autista surge, antes o despu√©s, en los a√Īos preescolares”, destac√≥.

Mitos y realidades

Con objetivo de desmentir algunas creencias sobre el autismo, el psicólogo y presidente de Consejo Directivo de Enlace Autismo, Eduardo Díaz, aclaró los mitos más conocidos sobre el padecimiento.

1. El autismo es una enfermedad

Si bien el autismo es una alteraci√≥n a la salud normal en una persona, el psic√≥logo asegur√≥ de que no se trata de una enfermedad. “No, no es una enfermedad. Es una condici√≥n de vida que afecta el desarrollo del cerebro; es decir, es un problema neurol√≥gico”, se√Īal√≥.

2. Tiene cura

Seg√ļn la Organizaci√≥n de las Naciones Unidas, este padecimiento de desarrollo es incurable. Al respecto, el experto asegur√≥ que es una condici√≥n con la que “se nace, se vive y se muere”. “Un tratamiento temprano con terapia conductual puede ser muy ben√©fico, aunque no es una cura como tal‚ÄĚ, agreg√≥ D√≠az.

3. Poseen habilidades superiores para las matem√°ticas

“Como cualquier otro individuo, tienen fortalezas y debilidades. En general, suelen tener una inteligencia promedio, cabe mencionar que algunos poseen una gran capacidad con los n√ļmeros”, se√Īal√≥ el experto y agreg√≥ que “adem√°s, tienen habilidades cognitivas muy desarrolladas y en √°reas muy espec√≠ficas, pero no son genios”.

Si bien algunos ni√Īos con autismo son capaces de entender una compleja operaci√≥n matem√°tica, no saben c√≥mo aplicarla a la vida real, cont√≥ D√≠az. “En carencia de ciertas habilidades, ellos utilizan su memoria que en condiciones normales podr√≠a considerarse prodigiosa”, se√Īal√≥.

4. No son capaces de expresar emociones

Pese a que el doctor no neg√≥ que los autistas puedan expresar sus emociones s√≠ aclar√≥ que no lo manifiestan de manera tradicional. “Quienes conviven con ellos deben aprender a reconocer su forma de comunicarlas. Por su condici√≥n, suelen establecer fuertes relaciones afectivas con gente que es cercana como pap√°, mam√° y hermanos, pero no con desconocidos, debido a que estos no les interesan”, agreg√≥.

5. Nunca llegan a ser independientes

Debido a sus caracter√≠sticas neurol√≥gicas que les complican las interacciones y la comunicaci√≥n, muchas personas no creen posible que un autista se independice. Al respecto, Eduardo D√≠az asegur√≥ que “s√≠ pueden, pero es equivocado generalizar porque cada individuo es diferente”.

“Hay algunos casos en los que de peque√Īos recibieron atenci√≥n y estimulaci√≥n adecuadas, por lo que se convirtieron en adultos independientes, capaces de conseguir un empleo y mantener relaciones sociales saludables”, agreg√≥.

Por otra parte, cabe se√Īalar que el nivel de autismo var√≠a de leve a severo dependiendo de la atenci√≥n que requiera la persona: puede necesitar ayuda las 24 horas del d√≠a, como puede hacerlo s√≥lo en situaciones complejas.

6. Son complicados y tienen “berrinches” porque s√≠

La fot√≥grafa Sara Dunn es madre de Lewis Callaghan, un ni√Īo de cuatro con autismo, y cabecilla de un proyecto ilustrativo que desmentir√° con fotograf√≠as los mitos sobre el padecimiento. Al respecto, la mujer explic√≥ que “cuando estos ni√Īos tienen un berrinche en p√ļblico est√°n teniendo una experiencia sensorial muy complicada”.

Seg√ļn declar√≥ a BBC, Lewis es “hiposensible”, lo que significa que necesita estar muy en contacto con la gente y las cosas a su alrededor para entender su entorno.

“Es un espectro muy amplio, podr√≠as tener un hijo que es tan sensible al ruido que tiene que llevar orejeras todo el tiempo, o tan sensible al tacto que no puede llevar ropa normal. Puede ir de un extremo al otro y cualquier cosa en medio”, agreg√≥ la madre explicando las reacciones repentinas de algunos autistas.

“Normalmente estos ni√Īos tienen experiencias sensoriales muy complejas, est√°n angustiados, y algunos adultos lo perciben como si se portaran mal. Da bastante miedo”, agreg√≥.

Sara Dunn

Sara Dunn

7. No son cari√Īosos y no les gusta el contacto f√≠sico

La autora del proyecto en curso, asegur√≥ que uno de los prop√≥sitos es demostrar que estos ni√Īos tambi√©n sienten como los dem√°s. Las im√°genes “muestran una serie de cosas que la gente pensar√° que los autistas no hacen, como besar, abrazar y sonre√≠r”.

Es por ello que coment√≥ que si bien les cuesta relacionarse con personas extra√Īas en un principio, los ni√Īos autistas son muy apegados y cari√Īosos con sus familiares directos: padre, madre y hermanos.

8. Las vacunas provocan autismo

Uno de los mitos m√°s pol√©micos sobre el autismo trata sobre las vacunas que presuntamente lo provocar√≠an. Seg√ļn un importante estudio de la Universidad de Sydney en Australia, no existir√≠a ninguna evidencia que vincule las vacunas con el desarrollo de autismo en los ni√Īos.

Tras reunir datos de 1,3 millones de ni√Īos de Estados Unidos, Reino Unido, Jap√≥n y Dinamarca, los investigadores concluyeron que no hubo riesgo de autismo asociado con alguna de las vacunas probadas, ni con sus ingredientes, incluyendo al cuestionado timerosal y el mercurio.

Cabe se√Īalar que el origen de este mito, surgi√≥ luego de un estudio realizado por Andrew Wakefield y publicado en la revista The Lancet en 1998. Tiempo despu√©s, la investigaci√≥n fue retractada y se consider√≥ que Wakefield actu√≥ ‚Äúde manera deshonesta e irresponsable‚ÄĚ en su an√°lisis.

URL CORTA: http://rbb.cl/c1zt
Tendencias Ahora