temas del día

Internacional


Rusia se prepara para festejar primer aniversario de la anexión de Crimea

Vladimir Putin | Kremlin (C)
Publicado por
Envíanos tu corrección

Rusia se prepara para celebrar el primer aniversario de la votación de Crimea para unirse a la federación, un acto considerado ilegal por occidente pero visto por los rusos como un triunfo de Vladimir Putin.

El referéndum organizado el 16 de marzo de 2014, que el presidente ruso admite ahora que formaba parte de un plan deliberado para recuperar de Kiev esta península del mar Negro, fue el preámbulo de un conflicto separatista en el este de Ucrania y de la peor crisis entre Moscú y los occidentales desde la Guerra Fría.

Pero a la vez supuso para Putin un aumento de su popularidad en casa, hasta un récord de 88%, según datos publicados la semana pasada.

El hombre fuerte de Rusia describió la anexión de Crimea como una misión destinada a rescatar a la mayoría rusófona de la península de manos de los “nacionalistas” que echaron del poder al gobierno prorruso de Kiev tras una revuelta apoyada por los occidentales.

Moscú celebrará este primer aniversario con un concierto el miércoles cerca del Kremlin llamado “Estamos juntos”, mientras Crimea organizará desfiles y conciertos en su capital, Simferopol, entre el lunes y el miércoles.

Pero este año también ha supuesto para los crimeos problemas y penurias: Kiev suspendió los servicios de tren y transporte aéreo, dejando un irregular ferry a Rusia como la única conexión con el mundo exterior.

La península continúa dependiendo de Kiev para el suministro de agua y de casi toda la electricidad y Kiev prohíbe a los operadores de telefonía conectar los nuevos numerosos rusos.

Tanto Estados Unidos como la Unión Europea impusieron por su parte sanciones prohibiendo las inversiones en Crimea.

Pese a ello y si bien muchos jóvenes o habitantes que se identificaban como ucranianos dejaron la península, denunciando un clima de miedo, el 82% de los residentes apoya plenamente la anexión y únicamente el 4% se opone, indicó una encuesta publicada este mes.

“Ninguna sanción o amenaza (…) hará que los residentes de Crimea den marcha atrás. La Crimea rusa será autosuficiente y próspera”, dijo el presidente del parlamento crimeo, Vladimir Konstantinov, en un reciente comunicado.

ARCHIVO | Menahem Kahana | AFP

ARCHIVO | Menahem Kahana | AFP

“Volviendo a casa”

Un documental que se emitió el domingo por la noche en Rusia llamado “Volviendo a casa” relata los detalles sobre los hechos de hace un año.

“Nos vimos obligados a tomar las medidas necesarias para asegurarnos que los habitantes de Crimea pudieran expresar libremente su voluntad” en el referéndum organizado hace un año, afirma Vladimir Putin en el documental.

“Teníamos que reforzar nuestra presencia militar en Crimea para crear las condiciones para organizar un referéndum sin que hubiera un derramamiento de sangre”, asegura, agregando que de no haberlo hecho, “los acontecimientos en Crimea se habrían desarrollado en un escenario similar al que vemos hoy en en (la cuenca minera del) Donbass”.

Días después de que cayera el gobierno prorruso de Kiev, a fines de febrero del año pasado, hombres armados no identificados, que resultaron ser rusos, entraron en la península para apoyar a la población local y declarar la independencia respecto a Ucrania.

Dos semanas después, se organizó el referéndum en Crimea, que había sido transferida como “regalo” a Ucrania en 1954 por el líder soviético Nikita Jruchev, un gesto simbólico, puesto que Ucrania y Rusia formaban entonces parte del mismo Estado.

El 97% de los votantes respondió afirmativamente a la consulta y dos días después Putin firmaba la ley que incorporaba la península a Rusia. No obstante, Occidente tachó el procedimiento de farsa.

Poco después de la anexión, separatistas prorrusos en el este de Ucrania empezaron a atacar al débil ejército ucraniano, hasta organizar ellos mismos votaciones independentistas en las regiones de Donetsk y Lugansk, que no fueron reconocidas por Kiev ni los occidentales.

El Kremlin niega haber armado a los insurgentes o enviado tropas rusas a este conflicto, que ha dejado más de 6.000 muertos desde abril y parece ahora atenuarse gracias a un alto el fuego en vigor desde el mes pasado.

Muchos crimeos ven la anexión rusa como una alternativa de paz al conflicto.

“Mientras en Ucrania, la junta apoyada por los padrinos estadounidenses y europeos está ocupada eliminando a su propia gente, los residentes de Crimea viven en paz y armonía como parte de la familia multinacional rusa”, dijo Konstantinov.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados