Mauricio Daza: “Bilbao, Ponce, y nuestro mercado de cartón”

  • 0
  • 0
  • 0

Visitas
Publicado por

Cada vez que se conoce la noticia sobre un asalto o algún atentado en la Araucanía, un conjunto de autoridades políticas salen exigir que se termine con la denominada “puerta giratoria de la delincuencia”, pidiendo el máximo de las sanciones legales para los responsables.

Sin embargo estas mismas personas guardan un revelador silencio, o matizan fuertemente sus opiniones, cuando los imputados son personas vinculadas con ellos mismos, con sus pares o con sus financistas, tal y como ocurre en el impresentable caso de Martin Larraín o en el caso de los dueños del grupo Penta, por nombrar sólo algunos. Este mismo fenómeno se da cuando se revelan graves delitos de naturaleza económica y que afectan a nuestro mercado de valores.