temas del día

Cultura


“Passione lírica”: un éxito total en el Teatro Municipal de Las Condes

El quinteto de cantantes, Teatro Municipal de Las Condes
Publicado por
Envíanos tu corrección

Los asistentes del pasado fin de semana al Teatro Municipal de Las Condes, realmente vivieron toda la emoción, belleza y pasión de grandes momentos de la Opera, con “Passione Lírica”, un musical lírico, muy bien planificado y dirigido y con un quinteto de artistas cantantes de primer nivel profesional: las sopranos Cecilia Frigerio y Daniela Ezquerra, la mezzosoprano Claudia Godoy, el tenor Sergio Jarlaz y el barítono Javier Weibel.

Ya finalizada la temporada oficial 2015 del Teatro Municipal de Santiago, grandes figuras del canto local han optado por montar sus propios espectáculos, programar giras a provincias e incluso, el Teatro Nescafé de las Artes, mostrar en pleno desarrollo, vía satélite, la temporada del Metropolitan Ópera. El último fin de semana coincidió incluso con una estupenda versión de “Los Maestros Cantores de Nuremburg”, genial ópera de Wagner desde el “Met” y un magno concierto al aire libre en el Parque Araucano de Las Condes, que encabezó la notable soprano chilena Cristina Gallardo-Domas.

Volviendo a “Passione lírica”, que reunió a gran cantidad de admiradores del canto lírico, nostálgicos en su mayor parte y ya de mediana edad para adelante, el espectáculo se constituyó en un ante todo, muy simpático musical lírico, para 5 voces, piano y quinteto de cámara que recorrió un selecto repertorio de fragmentos, de las arias más conocidas, de renombradas óperas, mediante una atractiva historia. Fue, una obra para repasar los momentos inolvidables de grandes óperas, a través de trozos de famosas obras maestras de la lírica como “Rigoletto”, “La Traviata”, “El Barbero de Sevilla”, “La Bohéme” y “Carmen”, entre otras.

Los entusiastas y fervorosos asistentes pudierán conocer de más cerca como son y que sienten los cantantes líricos dentro y fuera del escenario, de la mano de la belleza de la música y las voces operáticas.

La acción transcurre en un salón elegante donde un grupo de cantantes están haciendo sobremesa acompañados de algunos músicos. Todos son miembros del elenco de la opera de gala estrenada esa misma noche.

A pesar de que la cena ya ha finalizado, el grupo de solistas continua con ganas de cantar y brindar por el éxito, la música y el amor; por lo que el Director los invita a interpretar alternadamente arias individuales, duetos o cuartetos, mientras bailarines realizan coreografías.

Así, a medida que transcurre la velada, se develan los personajes, sus conflictos y amores.

Fue un espectáculo único y correcto para disfrutar de una puesta en escena original que invitó a viajar por un resumen de grandes óperas, a través de interesantes personajes haciéndo sentir lo que sucede cuándo se cierra el telón.

La creación y dirección general de este musical, estuvo a cargo de un equipo de producción que encabezó Salvatore Pellizzari. Los cantantes se brindaron enteros, todos en lo suyo, en general muy bien y con orden y gran preparación. El director musical Juan Edwards, quien incluso algo cantó, condujo un quinteto de músicos de primer nivel, la escenografía y el montaje, fueron de muy buen gusto y las dos bailarinas, Mónica Valenzuela y Betania González, ofrecieron un aporte técnico y de belleza, delicado y agradable.

El espectáculo seguramente se repetirá en breve. Incluso recomendamos que lo lleven fuera de la capital, ojalá a ciudades como Rancagua, Talca, Concepción y Temuco.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados