¿encontraste un error?
avísanos

4 problemas sexuales que pueden afectar a cualquier mujer

0VISITAS
Sebastian Schaeffer | Free Images

Publicado por

Muchos asumen que los problemas sexuales son cosas de “gente mayor”, pero en realidad pueden afectar a todos, incluso a personas jóvenes.

Al respecto, un estudio realizado por Institute for Family and Sexuality Studies en Bélgica y publicado en la revista académica The Journal of Sexual Medicine, analizó cómo la edad se correlaciona con diferentes tipos de disfunción sexual, como la falta de deseo sexual, dificultad o incapacidad para alcanzar el orgasmo y dolor durante las relaciones sexuales.

Para el sondeo, los investigadores comenzaron analizando a 15.048 mujeres heterosexuales de entre 16 a 74 años, a quienes se les pidió que contestaran una encuesta en línea acerca de su vida sexual.

Lee también: Anafrodisia: La disfunción sexual más común en las mujeres

En general, los autores del estudio encontraron que algunos de los problemas tienden a aumentar con el tiempo, mientras otros se mantuvieron estables en todo el espectro de edades, causando angustia a las mujeres independientemente de la etapa en que se encontraban.

La investigación arrojó que hay 4 problemas sexuales que afectan tanto a jóvenes como mayores, según consignó la revista de salud femenina Women’s Health.

1. Falta de deseo sexual

De acuerdo al estudio, más de un 10% de mujeres de entre 20 y 24 años sufren de falta de deseo, lo mismo ocurre con un 20% de las féminas de entre 25 y 29 y se volvía más común aún entre los 50 y 60 años.

A pesar de que la incidencia aumenta con la edad, la disminución del deseo no es sólo un problema para las mayores.

Las razones tras esta situación podrían estar en el cansancio laboral, los trastornos psicológicos, los problemas de imagen corporal, los conflictos de relación, el control de la natalidad, y los antidepresivos. Por lo mismo, es importante evaluar qué es que lo que podría estar afectando tu deseo para poder trabajar en el problema individualmente o consultando a un terapeuta.

2. Problemas de lubricación

Los autores del estudio descubrieron que las dificultades de lubricación eran comunes en las mujeres de entre 16 y 49 años y obviamente, después de la menopausia debido a los cambios hormonales.

Cabe destacar que los problemas de lubricación pueden hacer que el sexo se vuelva incómodo o incluso doloroso, y por lo mismo, no es un problema fácil de ignorar. La sequedad vaginal puede ser causada por diversas cosas, que van desde la deshidratación, pasando por medicamentos hasta cambios hormonales. El uso de lubricantes pueden ayudar a combatir el problema.

3. Problemas para alcanzar el orgasmo

De acuerdo al estudio, un 25,4% de las mujeres de entre 20 y 24 años tiene este problema, disminuyendo gradualmente la cifra a medida que se acercan a los 30 y 40 años. La tasa se eleva nuevamente alrededor de los 50.

Pero, ¿por qué las veinteañeras tienen el mayor número de problemas de orgasmo? Según Women’s Health, puede ser que en esta etapa de la vida, las mujeres tienen más probabilidades de tener relaciones sexuales con parejas ocasionales, factor que según las investigaciones se asocia con una menor probabilidad de conseguir el orgasmo. Y es que a medida que pasan los años, las mujeres son más propensas a encontrar una pareja sexual estable, sentirse más cómodas y conocer exactamente cómo alcanzar el clímax.

Lee también: Dispareunia: cuando el sexo duele

4. Sexo doloroso

El sexo doloroso o dispareunia también era más común en las mujeres más jóvenes, disminuyendo la tasa entre los 30 y 40 años. Luego volvían a elevarse las cifras a eso de los 50, probablemente como consecuencia de la menopausia y los cambios hormonales.

La dispareunia se define como dolor en la vagina, el clítoris o los labios durante el coito, y es una de las disfunciones sexuales más complejas. Los expertos creen que puede ser causado por múltiples razones que van desde la sequedad vaginal hasta las infecciones urinarias y los traumas psicológicos.

Por lo general esta condición es diagnosticada por un médico basándose en los síntomas, y puede tratarse probando diferentes posiciones y lubricantes o con terapia psicológica, dependiendo el caso.

URL Corta: http://rbb.cl/bc5c