Sociedad


Intersexualidad: Cómo la ambigüedad genital puede condenar a que otros decidan por ti

Amanda Truss (CC)
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

En 2009 Lady Gaga revolucionaba el mundo del espectáculo al dejar ver, en medio de un festival de música, un consolador bajo su vestido. Los rumores comenzaron a correr y la prensa alteró su agenda para buscar la sexualidad de la estrella pop. Si bien todo fue un truco publicitario, la intersexualidad se posicionó como un tema a tratar a pesar de los múltiples prejuicios.

Pero, ¿qué es la intersexualidad o qué significa que alguien sea intersexual? Los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos la describen como “un grupo de afecciones donde hay una discrepancia entre los genitales internos y externos (los testículos y los ovarios)”.

También es conocida como “hermafroditismo”, que proviene de la mezcla de los nombres de los dioses griegos de la sexualidad masculina, Hermes, y femenina, Afrodita. A pesar de que se estima que es una realidad bastante alejada, se cree que un 0,018% de la población mundial es intersexual, es decir, alrededor de 1 entre 2.000 personas según la Asociación Intersexual de Norteamérica (ISNA), indica el diario español ABC.

Discriminación latente

Amanda Truss (CC)

Amanda Truss (CC)

“La mayoría de los intersexuales se sienten hombres o mujeres, luego hay gente que no se siente identificada en ninguna de estas clasificaciones, pero no son necesariamente intersexuales”, dice José Cabrera, presidente de la Asociación LGBTI Algarabía, al diario electrónico Huffington Post.

Hoy no existen políticas públicas que sirvan para educar a la población respecto a estos temas. En este sentido la Organización Europea de Instersexuales declara que esto no es una opción sino que un requerimiento, tanto para quienes son intersexuales como para que la sociedad comprenda que existen diferentes realidades que son necesarias visibilizar.

Gabriel es un psicólogo que ha trabajado el tema de la intersexualidad de una manera muy personal. Nació como Patricia y hasta los 16 años tuvo que quedarse con ese nombre y vivir bajo el alero de todo lo que significa ser Patricia, vestir como niña, jugar como niña, vivir toda una vida en base a las normas sociales como el tono de voz, el ser “señorita”, ocupar prendas rosadas y tener una potencial delicadeza sobre temas y conductas.

Nació con genitales visiblemente femeninos, pero tenía ocultos los masculinos. Ahora con 43 años, explica a ABC, que su comportamiento de niño siempre fue un problema ya que nunca se sintió como una chica y ésto le traía una serie altercados para su familia y también dentro del ambiente en el que se desarrollaba.

“Nací con los testículos alojados en las ingles. Mis vesículas seminales y próstata estaban en su sitio y funcionales, pero el resto de órganos estaban modificados al nacer. No tenía escroto, mi pene era muy pequeño y tenía un hipospadias (la salida de la uretra) donde deberían estar los testículos. Los médicos me hicieron una exploración muy superficial y creyeron que yo era una niña… así que me llamaron Patricia y me educaron en femenino”, explica.

“Me gustaba jugar con los demás niños a la guerra, al fútbol, a policías y a los vaqueros. Odiaba las muñecas, los vestiditos y los juegos de niñas”, reflexionó el psicólogo.

A medida que iba creciendo no desarrolló busto ni tampoco una afinación en la voz, Gabriel dice que siempre fue “la machorra” y su madre hacía un esfuerzo por ocultar esta actitud.

Ya más grande se aburrió de los patrones de género y dejó a un lado los vestidos para comenzar a probar distintas ropas y encontrar la que más cómoda le era, como jeans y zapatillas. Sin embargo no le dejaban comprar shorts y en la playa se debía bañar con vestido.

Ya más adulto averiguó a través de libros lo que le sucedía y se enfrentó a una nueva operación para ser quien el siempre había sido.

Hoy vive aplicándose hormonas y trabajando su cuerpo a medida que lo va desarrollando. “Mi pene es aún algo menor que la media y los cirujanos no pudieron corregirme el hipospadias. Eso, al principio, me originó cierta inseguridad, pero, con los años he aprendido que no es un problema en absoluto para tener unas relaciones sexuales muy satisfactorias”.

“Yo mismo hasta los 34 viví con ese estigma interiorizado. Vergüenza, inseguridad, miedos, angustias, traumas. Que hoy me sientan bien conmigo mismo y haya sido capaz de solucionar mis problemas, no significa que siempre haya sido así”, dice.

Categorización de la salud

Nathan Jones (CC)

Nathan Jones (CC)

Existen cuatro categorías para ser denominado como hermafrodita y todas tienen que ver directamente con la construcción de cromosomas. La Intersexualidad 46 (XX), tiene cromosomas femeninos y genitales femeninos, pero la apariencia externa es completamente masculina. Esto podría ser el resultado de una exposición extensa a hormonas masculinas durante los últimos meses de embarazo.

La Intersexualidad 46 (XY), “la persona tiene los cromosomas de un hombre, pero los genitales externos no se han formado completamente, son ambiguos o claramente femeninos”, de hecho los testículos pueden ser normales, malformados o simplemente ausentes.

La Intersexualidad gonadal verdadera, en este caso la persona posee un ovario y un testículo, además tiene tanto tejido ovárico como testicular. Podría derivar en la misma gónada, siendo considerado como un ovotestículo), y la posibilidad es que tenga cromosomas XX como XY, o ambos.

Y la Intersexualidad compleja o indeterminada, estos no ocasionan ‘alteraciones’ genitales visibles, sino que provoca diferencias en la producción de hormonas sexuales, “en el desarrollo sexual en general” y modifica los números de cromosomas.

Legislación y protección

greg westfall (CC)

greg westfall (CC)

Si bien en Chile no se ha avanzado en propuestas concretas sobre temas de identidad de género y/o sexual, existen países pioneros en mejorar la calidad de vida de todos sus habitantes. Uno de ellos es Alemania, donde el “tercer sexo” es una posibilidad para inscribir a personas cuyo sexo se encuentre en disyuntiva, para que así sea el niño quien con el paso del tiempo se identifique a si mismo con su género, y no sea el médico el que por tomar una decisión apresurada deba marcar el resto de la vida.

Este año se sumó Australia con la categoría de “Neutro”, con lo que se espera que exista una presión mucho menor sobre los padres a la hora de tener que mantener a su hijo bajo normas y estándares de una identidad que no acomode a los niños.

Del mismo modo, España creó un protocolo para casos de niños y niñas intersexuales, ya que actualmente al igual que en Chile y otros países que no trabajan en la materia, son los padres quienes junto al médico deben decidir el sexo del menor, amputar los genitales que no van en concordancia con esta decisión y mantener al niño bajo las normas sociales para así acostumbrarlo.

De esta manera, el país europeo pretende erradicar las malas prácticas dentro de las instituciones de salud para que vayan en completo beneficio de los niños, así también agilizar los procesos legales de inscripción y readaptación de género dentro de las células de identidad, según consigna el sitio de noticias español El Espectador.

Despatologización intersexual

greg westfall (CC)

greg westfall (CC)

La OTD, Organización de Transexuales por la Dignidad de la Diversidad de Chile, señala que el trabajo por acabar con los tratamientos traumatizantes a personas intersexuales debe llevarse a cabo lo antes posible.

Para la organización se debe, al igual que en España, modificar los protocolos para que sean las mismas personas que encarnarán los tratamientos quirúrgicos, hormonales y de comportamiento social, quienes opten por tomarlos y no terceras personas.

Del mismo modo, facilitar el acceso a la modificación de documentos legales, así como también realizar un mapeo con el fin de diagnosticar el estado de los tratamientos que se ofrecen a personas intesexuales y visibilizar las prácticas con las que tratan a los pacientes.

También legislar en torno a las violaciones de los Derechos Humanos cometidos en contra de las personas intersexuales que fueron sometidas al tratamiento de salud bajo ninguna medida de precaución y que hoy deben lidiar con el trauma y otros factores que entorpecieron su libre desarrollo.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados