¿encontraste un error?
avísanos

Experta entrega consejos sobre cómo comunicarse con un hijo adolescente correctamente

0VISITAS
Freaky Friday

Publicado por

Una de las edades más difíciles para la educación de los hijos es la adolescencia. En este periodo se empieza a descubrir la propia personalidad, y se siente necesidad de afirmarla. Esto puede hacer que el joven se incline hacia la rebeldía, por lo que es necesario saber cómo educarla, porque sólo de esta forma se podrá aprender a manejar ese ímpetu.

Sin perder la autoridad paterna es bueno lograr la amistad del hijo, porque al verse tratado con consideración, es mucho más perceptibles a responder de manera correcta a las situaciones, además hay que tener en consideración que en este periodo empieza su camino hacia la adultez, por lo que la ayuda de los padres es fundamental para que éstos se encaminen correctamente hacia ella.

Teniendo todo esto en cuenta, para poder lograr una buena comunicación con los adolescentes y no perder la paciencia antes de tiempo, la jefa de Área Educación de AIEP, Bernardita Muñoz, nos entrega algunos consejos:

- Favorezca la buena comunicación. Aprenda a escuchar las necesidades de su hijo adolescente, conozca a fondo el origen de ellas, y a partir de esto señale sus puntos de vista y decisiones, de una manera ecuánime que permita la apertura de las partes, de esta forma evitará discusiones y malos entendidos que sólo llevan al menoscabo de la relación; dado que el adolescente rechaza todo lo que sea imposición que pueda poner en peligro su personalidad naciente. No acepta que se le trate como a un niño

- Respetar su espacio. Al igual que los adultos, los jóvenes necesitan su espacio de privacidad y es justamente en esta etapa donde más valor le entrega a su intimidad. Es recomendable siempre golpear la puerta de la habitación, baño y lugares de descanso, de esta forma modelará el comportamiento de su hijo y sumado a lo anterior evitará posibles roces innecesarios.

- Entregar argumentos. Si quiere que su hijo exponga sus argumentos, sus razones de pensamiento o actuar; muéstrele el modelo, hágalo usted mismo, dele las razones del por qué de sus decisiones, que no son antojadizas, sino que existen razones fundadas para poder tomarlas.

- Aprovechar cada momento. Cada una de las partes tiene un mundo de actividades que realizar, por trabajo, por estudio, por recreación, en fin todos motivos muy válidos; por lo mismo aproveche cuando están juntos de divertirse, de conversar, de conocer a su hijo en esta etapa en que se está forjando como adulto y que sin duda va siendo un ser distinto al niño de hasta poco tiempo atrás, no malgaste el tiempo en llamarle la atención por todo, esto sólo lo alejará; sólo recuerde el tiempo en que fue adolescente y que sólo esperaba que lo escucharan y apoyaran

- Ser preciso sobre lo que se espera. Es importante en todo nivel de conversación ser preciso en lo que se espera, no suponer que el otro sabe, que lo entiende. Llegar a consensos es fundamental para que las reglas y normas tengan sentido para ambas partes; de esta manera todos sabrán lo que se espera y cuáles son los límites de sus acciones.

- Alabar sus logros. En este periodo es muy importante para su autoestima recalcar lo valioso que son y destacar sus logros. Mantener el lenguaje verbal y corporal amoroso e incentivar siempre el esfuerzo. Trabajar desde el potencial de su hijo, destacar de lo que es capaz de hacer; y a partir de esto ayudar a mejorar aquellas áreas que están más débiles. Recuerde que cuando destaca los errores, lejos de mejorarlos los está reforzando, los está haciendo carne en su hijo, que es exactamente lo contrario a lo que desea; por lo que siempre conversar sobre lo que espera que haga y los logros alcanzados.

URL Corta: http://rbb.cl/az1q