¿encontraste un error?
avísanos

6 mitos sobre el “temido” examen de Papanicolau

0VISITAS
Giorgio Montersino (CC) Flickr

Publicado por

El propósito principal del test es detectar células precancerígenas en el cuello del útero, lo que puede desencadenar a largo plazo en un cáncer cervicouterino. A pesar de su importancia, como método de prevención y detección precoz, en Chile el 50,7 % de las mujeres que tienen entre 25 y 64 años no se realiza el PAP.

Falta de preocupación, desconocimiento y temor al examen son las principales razones del por qué las mujeres chilenas no se realizan el Papanicolau. Es más, el 48,5% señala que no se someten al test por flojera o porque se posponen por otros miembros de su familia. Antecedentes realmente preocupante considerando que el PAP es el único método que detecta precozmente el cáncer cervicouterino y otras lesiones pre invasoras en el cuello del útero.

Lee también: 3 exámenes que toda mujer se debe hacer después de los 20

En Chile, el cáncer cervicouterino es la sexta causa de muerte entre las mujeres y alrededor de 600 mueren al año debido a esta enfermedad. Según el doctor Carlos Rencoret, ginecólogo y oncólogo “las cifras son alarmantes. Es más las estadísticas demuestran que el 70% de las pacientes a quienes se les detecta no se había realizado el  PAP periódicamente”. La falta de conciencia y de autocuidado deja al descubierto un grave problema social, donde las mujeres postergan sus atenciones de salud y colocan cualquier tipo de barrera para no hacerse el test.

Toda mujer que tiene una vida sexual activa debe ser responsable y sumar a su rutina al menos un chequeo ginecológico al año. “Es una práctica que se debe adoptar con regularidad durante toda la vida, incluso pasada la menopausia. En nuestro país las mujeres dejan de lado la prevención y sólo son conscientes cuando ya se ha diagnosticado la enfermedad”, afirma el experto en ginecología.

A lo largo de los años han surgido muchos mitos respecto del examen de Papanicolau que ha provocado que incluso exista miedo en torno a él. Es por esto que el doctor Rencoret aclara las 6 inquietudes más importantes y su implicancia en la salud.

Mito 1: “El examen Papanicolau es muy molesto y doloroso”. ¡Falso!

Cuando se toma de forma adecuada la muestra es indolora y sólo produce mínimas molestias a la paciente. Según el doctor Rencoret “cuando se introduce el separador vaginal (espéculo) no es una experiencia agradable, pero tampoco dolorosa y sólo toma menos de un minuto”.  

Mito 2: “No es necesario realizarse el Papanicolau”. ¡Falso!

La prueba de papanicolaou debe realizarse una vez al año, incluso si se ha recibido la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano. La primera toma de muestra de una mujer debe ser de preferencia tres años después de que empieza a tener relaciones sexuales. “El PAP permite detectar lesiones precancerígenas en el cuello del útero, y tras su detección y tratamiento en más del 90% de los casos resulta exitoso, pues no se desarrolla el cáncer”, afirma categóricamente el experto en oncología.

Mito 3: “Soy demasiado joven para hacerme el Papanicolau” ¡Falso! 

Es importante tomar en cuenta que una vez iniciada la vida sexual activa debe realizarse por lo menos una vez al año la prueba del PAP. No se trata de ser demasiado joven para hacérsela.

Mito 4: “Me puedo hacer un examen de Papanicolaou en cualquier momento”. ¡No necesariamente!

La muestra se puede tomar en cualquier momento, pero es recomendable que la mujer no esté en su periodo de menstruación, debido a que la presencia de flujos puede alterar los resultados. Además se prohíbe la utilización de cualquier medicamento intravaginal en la noche previa a la toma y se recomienda no tener relaciones sexuales por tres días.

Mito 5: “Mi médico me hizo un examen ginecológico, que es lo mismo que un Papanicolau. ¡Falso!

El Papanicolau, recoge células del cuello uterino, que posteriormente son evaluadas en un laboratorio. En el examen ginecológico el médico realiza un examen visual y táctil del cuello uterino y, de otras partes de la anatomía de una mujer. Ambos exámenes son importantes, pero no son lo mismo.

Mito 6: Mi examen de Papanicolau fue anormal, lo que quiere decir que tengo cáncer.  ¡No necesariamente!

Un resultado anormal indica la existencia de alguna célula que haya que prestarle atención, por lo que el especialista recomendará un estudio específico que puede arrojar un diagnóstico, ya sea de cáncer o de otra condición. Los resultados anormales se deben interpretar de acuerdo al grado de la alteración. Cambios relacionados con inflamación no son motivos para alarmarse; mientras que las alteraciones en las células escamosas pueden ser de bajo riesgo, o de alto riesgo para cáncer. A estas alteraciones se le debe poner atención y proceder a realizar otras pruebas para reconfirmar el resultado.

El doctor Rencoret asegura que “probablemente será necesario exámenes de confirmación diagnóstica tales como una colposcopía y/o una biopsia para probar la presencia de células cancerosas. Un Papanicolau anormal puede indicar una condición precancerosa que puede ser tratada. Asimismo, un PAP negativo, no siempre quiere decir que la mujer no tiene cáncer”.

URL Corta: http://rbb.cl/awym