Internacional


Pubs escoceses esperan con nerviosismo resultados de referéndum independentista

Leon Neal | AFP
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

En el Kilderkin, pub del viejo Edimburgo, los escoceses esperan impacientes los resultados del referéndum sobre la independencia, mientras corre la cerveza a raudales.

Ya antes del cierre de las urnas, clientes de todas las edades habían tomado las aceras. La mayoría defensores de la independencia.

“Somos más apasionados, más entusiastas” que el campo del no, dice Cailib Wall, de 17 años.

Con las mejillas pintadas de azul y blanco, los colores de la bandera escocesa, este joven ha hecho un alto delante del Parlamento regional de Holyrood antes de encontrarse en el pub con sus amigos. “We’re voting yes” (Votamos sí), canta la muchedumbre que no para de crecer.

Las banderas escocesas con una cruz blanca ondean junto con las catalanas y galesas, con la música de fondo de la gaita que toca un joven.

Sin alcohol

Esin, una secretaria de 35 años, va a seguir todavía un rato en Holyrood, antes de volver a casa. La acompaña su hijo de 8 años y ha traído para esta vigilia unas candelas.

“Honestamente pienso que la independencia es lo mejor para mi país, para mi hijo”. En caso de derrota, “voy a estar destrozada”, confiesa. Aunque no todo está perdido: “Este voto habrá cambiado la forma en que la gente ve la política, cómo votan”.

“¿Hubiéramos sido el único país que habría dicho no a la independencia?” Sería muy embarazoso”, dice Dylan McDonald, de 17 años, feliz de que que hayan podido votar los mayores de 16 años. “Esto nos anima a votar más en el futuro”.

En el Kilderkin, donde está sonando “The final countdown” del grupo Europa, se ha colado un pequeño grupo de partidarios del no.

“Estamos nerviosos por los resultados. Los sondeos están igualados”, dice Stuart Hepburn, de 24 años, que trabaja para un fabricante de cerveza. Una última encuesta de YouGov realizada con 1.828 personas que han votado daba vencedor al no con el 54% de los votos.

Sin embargo, no hay ninguna agresividad de los partidarios de la independencia claramente mayoritarios en este bar.

Independientemente del resultado, “tendremos que vivir juntos”, dice su amigo Denis Henderson quien también ha votado no.

Para evitar que se calienten demasiado los ánimos, los pubs que abren esta noche tienen que dejar de servir alcohol a partir de las 3.00 (23 horas de Chile). “A partir de esa hora solo se servirá café”, bromea Dennis Henderson.

La policía patrulla para prevenir cualquier exceso.

De pronto, se oyen gritos “Vote yes”. Otros responden con la misma consigna.

Pero la suerte está echada. En el centro de escrutinio, situado a las afueras de Edimburgo, el trabajo ya ha comenzado. La participación rondaría el 90%, un reflejo de las pasiones que ha suscitado este histórico referéndum en el que los escoceses tenían que decidir si seguían formando parte del Reino Unido o por el contrario, convertirse en un país independiente.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados