Rayén Araya: “Irónica psicosis por bombas”

  • 0
  • 0
  • 0

Visitas
Publicado por

Si tuviéramos que juzgar la colocación de bombas, basándonos en el daño ocasionado, tendríamos que decir claramente que en Chile no hay múltiples atentados, sino más bien una especie de psicosis. Lo irónico es que sea la policía la que determina esto. Y ya les voy a explicar por qué. Daño a las personas no ha existido. Han habido daños, pero no considerables. Sin embargo, colocar un artefacto explosivo es grave y debe sancionarse. ¿Pero cómo?

Desalojar un sitio que ha recibido una alerta de bomba, un llamado telefónico o donde han encontrado un objeto sospechoso, es parte de lo normal como norma preventiva. Pero ¿es necesario hacerlo con un perfil tan alto? ¿Acordonar manzanas enteras, desalojar un terminal por completo? ¿Hacerlo frente a las cámaras de medios de comunicación y declarar que caerá todo el peso de la ley para los responsables… para terminar diciendo que se invocará la ley antiterrorista?

Tampoco se trata de decir “y qué quiere, que le explote la bomba entonces”?? No, pero los procedimientos deberían ser lo opuesto a causar pánico. Ver a las autoridades en control, no es lo mismo que ver un gran despliegue.

Las labores deben ser más eficientes que llamativas, más preventivas que reactivas, menos espectaculares, más acotados y sin estridencias. Con un perfil más bajo, condenar estos hechos no está en discusión, es grave y debe hacerse, pero tal vez sería más eficiente hacerlo junto con desactivar la psicosis de la autoridad ha declarado y, de pasada, provocado.