temas del día

Notas


El recuerdo del futbolista que dejó el deporte para donar su riñón y salvar a hija enferma

La Jugada | Youtube
Publicado por
Envíanos tu corrección

El ahora ex futbolista argentino Ariel Giaccone se ganó todos los aplausos en el año 2011.

Y no porque haya marcado algún gol de alta factura defendiendo los colores del Asociación Porteña. Tampoco porque de sus pies nació alguna asistencia mágica por su puesto de volante creativo.

Resulta que el también ex mediocampista de Ferrocarril Oeste y Belgrano de Córdoba anunció una noticia que conmovió al fútbol argentino: dejaba el fútbol para donar su riño y salvar a su hija enferma, Gabriela de 19 años.

“La pelota pasa a ser algo ínfimo al lado de esto que me tocó vivir. Ahora, en broma, con mi señora, nos preguntamos qué vamos a hacer los domingos porque ellos me iban a ver siempre”, explicó Giaccone a Clarín en su momento.

Y es que el afectado relató que “me escapaba del trabajo para estar con ella el tiempo que duraba la diálisis; eran 4 horas interminables…. verla con esa máquina al lado me destrozaba”.

Por lo mismo, tomó la decisión de efectuar la donación, más allá de su pasión, algo que terminó valiendo la pena. “Yo salí muy dolorido y le pedí a mi mujer que le mandara un mensajito de texto a Gabi o al médico que estaba con ella, aislada y en otra habitación. Cuando me dijo que todo había salido bien no podía para de llorar de la emoción”, recordó.

“Hoy la veo recuperada y me explota el corazón… Jugar en el equipo que estoy ahora, no se compara con nada en el mundo. Ni siquiera con el Barcelona de Messi”, concluyó Giaccone, quien actualmente se desempeña como entrenador.

Una de esas historias que emocionan… De esas que solamente el fútbol sabe entregar.

La Jugada | Youtube

La Jugada | Youtube

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados