temas del día

Notas


Biblioteca Nacional rememora al “Sapo” Livingstone con exposición y minisitio

Mundial de Brasil, Maracaná 29 junio de 1950, Biblioteca Nacional (c)
Publicado por
Envíanos tu corrección

En Chile –porque parece que en Brasil no tanto- el Mundial que se inicia mañana ha generado mucho interés y ha estimulado gran cantidad de ideas e iniciativas. Desde hace un tiempo la Biblioteca Nacional junto a la familia de Livingstone han estado trabajando para hacer de su memoria y su legado parte de nuestra identidad.

Hace un tiempo, la familia del destacadísimo arquero y periodista deportivo donó sus archivos personales, con documentos de gran valor. Ahora, y en el marco de este ambiente animado y volcado hacia el fútbol, la Biblioteca Nacional inaugura hoy una exposición y presenta un minisitio sobre el “Sapo Livingstone”.

Comunicado

Biblioteca Nacional inaugura exposición y minisitio sobre Sergio “Sapo” Livingstone

Hoy11 de junio, y un día antes del comienzo de la XX Copa Mundial de Fútbol, se inaugura la exposición “Sapo Livingstone, de la cancha a la historia”, dedicada a esta figura histórica del deporte y el periodismo nacional. Ese mismo día, además, el portal Memoria Chilena de la Biblioteca Nacional estrenará un minisitio que pondrá gran parte de este material a disposición de lectores de todo el mundo.
“Cuando pasan tantas cosas, cuando se viven tantas emociones diferentes, cuando prácticamente no se tiene un instante vacío, se puede decir como en el tango… ‘que veinte años no es nada’. Y a mí me ocurrió eso”. Es noviembre de 1959 y así se refiere Sergio “Sapo” Livingstone al final de su brillante carrera deportiva, que se extendió por casi 22 años.

Precursor de un estilo único, que rompió con la imagen de austeridad que predominaba entre los arqueros del fútbol chileno, fue tempranamente apodado como “Sapo” debido a las impresionantes acrobacias con las que resguardaba el arco de los equipos que defendió. Entre ellos se encuentran Unión Española (1937-1938), Universidad Católica de Chile (1938-1942, 1944-1956, 1958-1959), Racing Club de Argentina (1943), Colo-Colo (1957) y, por supuesto, la Selección Chilena (1941-1954).

Gran parte del material de la exposición “Sapo Livingstone, de la cancha a la historia”, que se inaugura este 11 de junio en la Biblioteca Nacional, pertenece al archivo personal de Livingstone Pohlhammer, donado a esta institución por su familia el 14 de noviembre de 2013. Este está conformado por más de 1500 fotografías (la mayoría de de ellas inéditas); alrededor de cien trofeos, galvanos y medallas; numerosas cartas y documentos personales, 45 archivadores con recortes de prensa y revistas deportivas (nacionales y extranjeras); así como diez cuadernos con anotaciones y estadísticas sobre el quehacer futbolístico, que se transformaron en el sello de su oficio como comunicador. Además, en la muestra se podrán apreciar de manera exclusiva objetos personales e indumentaria deportiva del portero, que la familia Livingstone Vivanco facilitó especialmente para la muestra.

Ídolo de masas

La muestra, si bien se centra en su legado profesional, lo hace con énfasis en la construcción de una figura pública cuya carrera evolucionó junto con la historia del fútbol chileno. Pionero en muchos sentidos, Livingstone fue también uno de los primeros deportistas en trascender su ámbito de acción y transformarse en una figura transversal, que logró encantar tanto a fanáticos del fútbol como al público ajeno a esta actividad, incluyendo el femenino. En ello también influyó la labor de los medios de comunicación, que lo elevaron rápidamente al rango de ídolo nacional, y lloraron también su despedida.

Las revistas El gráfico (1958) y Estadio (1941-1982), e incluso publicaciones femeninas como la revista Eva (1942-1974) se cuentan entre los medios que le dedicaron artículos, portadas y afiches. La prensa de la época es, junto al archivo personal de Livingstone, una de las principales fuentes primarias de la muestra. Y ello tiene una razón. Para los investigadores a cargo de la curatoría, Macarena Dölz —también editora de Memoria Chilena— y Emilio González, la dimensión que adquirió la figura del “Sapo” “no se entiende sin el auge que experimentaron los medios de comunicación de masas, en las décadas del ‘30 y ‘40. Nunca antes un deportista había concitado una atención así de transversal, compartida por obreros y presidentes de la República, niños y dueñas de casa, hinchas y expertos. Su irrupción marca un punto de inflexión en el posicionamiento social del deporte y de sus protagonistas dentro del medio local”.

Otra línea importante de la exposición es que la de Livingstone fue, ante todo, una vida ligada al deporte. Ello se debe, en gran medida, a la influencia de su padre —Juan Henry—, quien fue deportista amateur, árbitro de boxeo y de fútbol e, incluso, el primer director de la Comisión de Árbitros Chilenos, iniciativa pionera de profesionalización de esta actividad. Fue gracias a este temprano contacto y también a su extendida carrera que el “Sapo” desarrolló una visión ética sobre el deporte, disciplina que consideró, junto con el colegio, como su principal escuela: “¡El fútbol me enseñó tantas cosas! El cumplimiento del deber, el freno de los instintos, el respeto a las leyes, el reconocimiento del derecho de los demás, el desarrollo del sentido de superación, el dominio de mí mismo” (Estadio, 1959).

También en línea

En forma paralela a la exposición, y de cara al comienzo del XX Mundial de Fútbol, la Biblioteca Nacional trabaja en la conservación, catalogación y digitalización del legado del “Sapo”. Parte de este material podrá verse a partir del mismo 11 de junio en el minisitio sobre Sergio Livingstone que prepara el portal Memoria Chilena de la Biblioteca Nacional (www.memoriachilena.cl).

La Biblioteca Nacional también trabaja en la puesta en línea de la colección completa de la revista Estadio (1941-1982), una de las principales fuentes utilizadas para construir la exposición y el minisitio que rescata a uno de los grandes ídolos del fútbol y del periodismo chileno.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados