temas del día

Notas


¿Elecciones en Europa?¿Pero qué es eso?

Parlamento Europeo | Alina Zienowicz Alaz (cc)
Publicado por
Envíanos tu corrección

Son millones los europeos que ni siquiera se plantean la pregunta más sencilla: ¿votar o no votar? Lisa y llanamente, olímpicamente, ignoran a sus políticos y a esa enorme construcción social iniciada hace ya 60 años por Francia y Alemania. Sorprendente avance después de la terrible Segunda Guerra Mundial. Una obra compleja que hoy abarca la unión y desarrollo de veintiocho países de primera, segunda o tercera, doce de ellos con una moneda única, el euro.

Vienen elecciones (25 de mayo) para elegir a los nuevos integrantes del Parlamento, 751 eurodiputados que trabajarán en Luxemburgo y Bruselas y que, como primera tarea, designarán a los nuevos dirigentes del organismo máximo en la Comisión Europea, también en Bruselas.

En medio de tantas zozobras bélicas, monetarias, laborales, ambientales o educacionales, ahora más que nunca, se juega el destino de todo un continente. Sin embargo, sean ciudadanos pobretones, de medio pelo o los que se han beneficiado sin asco del modelo (y siguen haciéndolo) todos deberían apostar e ir a sufragar para que la Europa futura se consolide. Pero ¡no se mueven! Su país, su entorno, los problemas y soluciones continentales les importan un bledo.

En estos contornos del mundo, es cierto, hay dificultades y angustias a granel. Sin embargo las cuitas de un europeo medio (que todavía goza de un mermado estado de bienestar) quedan bastante lejos de las penurias globales; de la vida dura y cotidiana, por ejemplo, en esa inmensa y abrumadora mayoría de los habitantes en América Latina. ¡Ni qué decir de los africanos! O de los que moran en las profundidades de la China tan campeona. O de la India profunda, donde crece el ciego pavor de la miseria.

Bajo un clima de abstención hay, principalmente, cuatro personalidades que se perfilan mejor como candidatos para reconducir a Europa. Pero si salgo a la esquina, pregunto y pronuncio sus nombres descubro que se trata de unos solemnes desconocidos. ¿Es una estulticia? No. Es una dolorosa verdad.

Está en juego salvar a los ciudadanos, no a los corruptos, ni a los bancos ni a las empresas voraces y criminales. Que se profundice la justicia social. Que se privilegie la economía productiva por encima de la especulativa, que se nivele el sur tan maltrecho (Portugal, Grecia, Italia o España) con el norte más ufano y rebosante (Alemania, Bélgica, Holanda o Suecia). Que se avance más en los derechos de las mujeres. Que se ataje a la droga, al machismo y cuanto abuso asoma la cabeza. Que se ponga fin al trato bestial para los emigrantes que llegan desesperadamente al continente implorando su derecho a la vida y a su pan… pero cuyos cadáveres terminan flotando en aguas del Mediterráneo o sus cuerpos quedan literalmente ensartados en aquellas oprobiosas fronteras alambradas y acuchilladas.

Entre las cuatro figuras más notorias y expertas para dirigir Europa están:

1) Un belga, sabihondo liberal y derechista, Guy Verhofstadt.

2) Otro sabelotodo, procedente de un paraíso fiscal, Luxemburgo, Jean Claude Juncker. Es miembro de la derecha conservadora y democristiana, el PP europeo (donde se protege a los ricos).

3) El diestro social demócrata alemán, Martin Schulz, que también se las sabe todas y cuya preocupación central es terminar con una lacra, los seis millones de jóvenes europeos, bien preparados, cesantes y sin destino.

4) Una activista del partido ecologista Verde, de 32 años de edad, Ska Keller. Como buena europea del siglo XXI, habla seis idiomas y es ducha en estudios y realidades islámicas, turcas y judías.

Frente a los comicios los euro escépticos, negativos y destructores, con sus candidatos ultras, se han hecho fuertes. En casos extremos forman la peligrosa sopa descreída donde hacen nata grupos matones extremistas y racistas, impregnados de fascismo, sobre todo en Francia, Inglaterra, Grecia y Hungría. Entre sus líderes campean la odiosa francesa Marine Le Pen y el rancio holandés Geert Wilders.

Volvamos al comienzo de esta crónica. Es lamentable pero entre los europeos de todos los pelajes y del 2014, interesan y apasionan cuestiones muy distintas: temas como las próximas vacaciones, los nuevos modelos de automóviles (esos que más contaminan), las ofertas que habrá que aprovechar en los alicaídos centros comerciales, sobre todo los trapos de moda que fabrican mujeres y niños explotados y hambrientos en la India profunda. Por encima de todo preocupa y triunfa la grita hostigosa del fútbol comercial. La obsesiva omnipresencia de un negocio disfrazado como deporte y que aturde a las mayorías.

Ni los rezos del Papa argentino coleccionando nuevos y discutidos santos, barriendo debajo de la alfombra en el tema de la pedofilia, ni la amenaza de un conflicto nuclear, alteran la placidez anti electora. Y acaso el tema mismo de estas jornadas europeas tan decisivas sea, también, un asunto lejano y ajeno, abstruso y aburrido para los generosos lectores de este periódico virtual.

Oscar “El Monstruo” Vega
Periodista, escritor, corresponsal, reportero, editor, director e incluso repartidor de periódicos. Se inició en El Sur y La Discusión, para continuar en La Nación, Fortin Mapocho, La Época, Ercilla y Cauce. Actualmente reside en Portugal.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados