Notas
Los efectos de los trastornos del sue√Īo en las mujeres son diferentes a los de los hombres
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los estudios se√Īalan que las mujeres demoran m√°s en quedarse dormidas, sienten m√°s somnolencia, tienen mayor riesgo de insomnio y pasan m√°s tiempo en sue√Īo profundo, en comparaci√≥n con los hombres.

La Society for Women’s Health Research de Estados Unidos (Sociedad para la Investigaci√≥n de la Salud de la Mujer, SWHR), se√Īala que estas diferencias pueden afectar el tratamiento de las f√©minas con trastornos del sue√Īo. Por ejemplo, indican que gran parte de la literatura m√©dica sobre la apnea del sue√Īo se enfoca en la enfermedad desde el punto de vista de un hombre.

As√≠ lo afirma la directora de programas cient√≠ficos de SWHR, Monica Mallampalli, quien se√Īala que junto con la vicepresidente de asuntos cient√≠ficos de la misma entidad, Christine Carter, reunieron una mesa de discusi√≥n entre algunos de los expertos m√°s importantes en la investigaci√≥n del sue√Īo de las mujeres, incluyendo a Susan Redline, de la Escuela de Medicina de Harvard, y a Maurice M. Ohayon, de la Universidad de Stanford.

Las conclusiones fueron compiladas en un informe breve presentado en la Reuni√≥n Anual de la Organizaci√≥n para el Estudio de las Diferencias de Sexo en Minneapolis e hicieron un reporte completo para Journal for Women’s Health.

Seg√ļn Mallampalli, los cambios hormonales parecen jugar un papel importante en algunos de los principales trastornos del sue√Īo en las f√©minas. “Las mujeres tienen un mayor riesgo de insomnio cuando aparece la menstruaci√≥n y tambi√©n durante la menopausia”, dice la experta.

El s√≠ndrome de piernas inquietas es m√°s com√ļn en las mujeres embarazadas que en los hombres o aquellas que nunca han tenido hijos, afirma la especialista. No se ha podido establecer la causa de esta relaci√≥n entre las hormonas y el sue√Īo, pero es “algo que es muy popular en estos momentos en el campo del sue√Īo”.

Mallampalli dice que las mujeres est√°n sufriendo trastornos de sue√Īo, pero cuando se les aplica test comunes, muchas veces no se encuentra el problema. Esto no ocurre con los hombres, seg√ļn la especialista, por lo que “tal vez no tenemos las herramientas adecuadas para tratar a las mujeres”, enfatiza.

“Es posible que ni siquiera est√©s realmente diagnosticando a las mujeres porque las preguntas no son probablemente siquiera relevantes”, afirma en torno a las t√≠picas pruebas para determinar enfermedades relacionadas con el dormir.

Un ejemplo es la apnea del sue√Īo, los hombres con esta enfermedad son propensos a informar de ronquidos, resoplidos o despertar sin aliento. En cambio, las mujeres son m√°s propensas a informar fatiga, depresi√≥n y sue√Īo no reconfortante.

Carter dice que se deben hacer m√°s estudios con tecnolog√≠as espec√≠ficas para cada sexo, adem√°s de cuestionarios y herramientas cl√≠nicas determinadas para cada uno. Pero a√ļn falta mucho por indagar al respecto.

URL CORTA: http://rbb.cl/9c2t
Tendencias Ahora