Notas
¬ŅDe d√≥nde proviene la expresi√≥n “El Abogado del Diablo”?
Publicado por: Víctor Schwencke
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

“Voy a hacer el papel de ‘Abogado del Diablo’”. √Čsta es una frase com√ļn en la cultura occidental, pero su origen no s√≥lo es ling√ľ√≠stico sino que tambi√©n religioso. El rol del malvado o del que defiende lo indefendible se basa en postulados cat√≥licos, y el reciente anuncio de canonizaci√≥n del Papa Juan Pablo II es prueba de aquello.

Seg√ļn se desprende de una nota del medio ingl√©s BBC, el profesor de derecho can√≥nico de la Universidad Cat√≥lica Argentina, Juan Navarro Floria, se√Īal√≥ que este concepto es definido por ellos como “una especie de fiscal que efectivamente debe controlar que se cumplan todos los pasos que hay que cumplir, todos los procedimientos y ver si hay alguna objeci√≥n a la santidad”.

Como sabemos, el proceso de hacer santo a tal o cual personalidad religiosa debe tener una mirada m√°s bien cr√≠tica y abierta y es aqu√≠ donde intercede el “Abogado del Diablo”, con testimonios que aseguren que la persona en cuesti√≥n no merece el reconocimiento, entregando los argumentos acorde al caso.

Para tales efectos es necesario recordar que durante 1983, cuando Juan Pablo II ejerc√≠a como Papa, se modificaron las normativas de las canonizaciones. Se estableci√≥ que “la funci√≥n de fiscal en el proceso la desempe√Īaba el ‘promotor general de la fe’, que contaba con su propia oficina dentro de la Congregaci√≥n para las Causas de los Santos, el equivalente a un ‘ministerio’ encargado de los asuntos de la santidad”.

Su misi√≥n, seg√ļn BBC, era generar una mezcla del cumplimiento de la ley con las animadversiones propias del fiscal contra el candidato a la canonizaci√≥n. Tales cambios en las leyes, generaron una eliminaci√≥n de la oficina de este promotor y su rol result√≥ modificado, simplificando el proceso. La funci√≥n de ese fiscal ser√≠a, desde ese momento, “presidir las reuniones de te√≥logos” y “preparar los informes de la reuni√≥n”.

Los cambios instaurados por el Papa de la √©poca, derivaron en que el papel del “querellante” se viera disminuido a un simple secretario, generando la impresi√≥n dentro de la Iglesia Cat√≥lica que el otrora ‘Abogado del Diablo’ simplemente hab√≠a muerto.

URL CORTA: http://rbb.cl/9aao
Tendencias Ahora