temas del día

Notas


Estadounidense ciego inicia primer cruce en kayak desde Cuba a EEUU

Publicado por
Envíanos tu corrección

El estadounidense ciego Peter Crowley dejó de lado su discapacidad e inició este viernes el primer cruce en kayak desde Cuba a Estados Unidos para demostrar que la voluntad supera cualquier impedimento y acercar a dos países distanciados por causas políticas.

“Gracias a todos por venir”, dijo Crowley, de 56 años, al despedirse antes de subir a su kayak de color rojo en un canal del Club Náutico Hemingway de La Habana y emprender el cruce del Estrecho de Florida a las 12H35 locales (16H35 GMT), mientras en el muelle ondeaban una bandera cubana junto a una estadounidense.

Delante de Crowley, en un kayak de color azul, lo acompañaba remando su hijo Peter, de 23 años, quien le sirve de guía, y más atrás el catamarán ‘Sunluver’, para cubrir los 150 km de este Estrecho plagado de tiburones entre Cuba y Cayo Hueso, en el extremo sur de Florida (sureste de EEUU).

“Levántate e inténtalo” es el lema personal de este deportista, que es empleado gobierno estadounidense, quien espera llegar a Cayo Hueso en unas 24 horas, aunque prometió que si demora más, igual persistiría en su intento.

“Esto significa mucho para mí”, declaró este residente de Nueva York, casado y padre de tres hijos, quien tiene apenas el 7% de visión por haber nacido con “atrofia óptica”, una malformación que impidió que se desarrollara adecuadamente el nervio óptico, según explicó a la prensa antes de emprender la travesía.

Apoyado en un bastón, Crowley caminó por el muelle hasta subirse al catamarán, donde se cambió sus zapatos deportivos, se colocó un sombrero y ató a su cintura un chaleco salvavidas que se infla automáticamente en caso de emergencia, antes de montarse en su kayak y empezar remar por los canales para salir a mar abierto.

Crowley no sólo es “legalmente ciego”, sino que además tiene dificultades para oír, por lo que usa audífonos en ambas orejas, los que se quitó para la travesía, pues se deterioran con el aire salado, según explicó.

Aunque éste es el mayor reto deportivo de Crowley, no es su primera hazaña en kayak: en 1999 navegó más de 200 km por el río Hudson, desde Albany hasta la ciudad de Nueva York; y en 2003 cruzó el Canal de la Mancha desde Gran Bretaña a Francia, que tiene 34 km de ancho entre Dover y Pas de Calais, convirtiéndose en el primer ciego en hacerlo.

Crowley dijo que bebería mucha agua durante su travesía, porque la principal amenaza de remar tanto bajo el sol tropical es la deshidratación, y que se alimentaría con caramelos, donas y ‘pretzels’.

El comodoro del Club Náutico Hemingway, Miguel Angel Díaz Escrich, quien lo despidió en el muelle, dijo que éste era el primer intento de cruzar este Estrecho en kayak.

Cruzar el Estrecho de Florida nadando o remando ha sido en los últimos años una meta de muchos deportistas, principalmente estadounidenses, que buscaban una marca personal y promover la amistad entre Estados Unidos y Cuba, que carecen de relaciones diplomáticas y están enfrentados por causas políticas desde hace más de 50 años.

Crowley contó que cuando era niño, con el fin de protegerlo, mucha gente le decía “no puedes hacer esto” o “no puedes hacer esto otro”, pero a medida que fue creciendo él decidió enfocarse en lo que podía hacer, más que en las limitaciones.

Entonces se abocó a los deportes y llegó a ser en 1975 el capitán del equipo de lucha en su escuela secundaria en Manhasset, Nueva York, en la que él fue el primer alumno ciego.

Luego practicó otros deportes, además del remo, como el Tae Kwon Do (posee cinturón negro) y montañismo: en 1994 alcanzó la cumbre del Kilimanjaro -la montaña más alta de África, de 5.892 metros- con otros dos alpinistas ciegos.

Antes de lanzarse en su kayak al Estrecho de Florida, Crowley donó dos equipos de visualización para estudiantes cubanos con discapacidad visual, lo que fue agradecido por una funcionaria del Ministerio de Educación.

Además, tomó un bolígrafo y firmó un documento que certificaba que estos equipos fueron adquiridos con dinero suyo y no con fondos públicos estadounidenses, una formalidad para dejar claro que su donación no violaba el embargo norteamericano sobre la isla.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados