Notas
Gabriel García Márquez: el Nobel de Literatura que marcó pauta en el periodismo
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El Nobel colombiano Gabriel Garc√≠a M√°rquez, fallecido este jueves en M√©xico a los 87 a√Īos, fue el principal exponente del realismo m√°gico en la literatura, pero tambi√©n marc√≥ pauta en el periodismo con su peculiar forma de contar el mundo y su empe√Īo en formar j√≥venes cronistas.

“La gran ense√Īanza de ‘Gabo’ fue ense√Īarnos a mirar de lado. Mirar al detalle cuando no hay nada (noticioso), eso me lo ense√Ī√≥ √©l”, dijo el periodista estadounidense Jon Lee Anderson en un foro organizado en Bogot√° por los 87 a√Īos del Nobel.

Garc√≠a M√°rquez hizo un periodismo “√ļnico, muy propio”, con iron√≠a y siempre muy detallista, describi√≥ Anderson, quien se confes√≥ fan√°tico de los primeros reportajes del Nobel.

Gabo, como cari√Īosamente le llamaban sus amigos y lectores, comenz√≥ a ejercer el periodismo en Colombia en los a√Īos 1950, primero en las caribe√Īas Barranquilla y Cartagena, y a partir de 1954 en el diario El Espectador de Bogot√°.

“En El Espectador es donde realmente el ‘Gabo’ periodista se vuelve el ‘Gabo’ reportero. Fue su primera gran experiencia como reportero, enviado especial, de persona que ya no s√≥lo es un aprendiz de escritor que lo hace magn√≠ficamente”, refiri√≥ por su parte el abogado y periodista Jaime Abello.

En su paso por El Espectador el escritor viaj√≥ dentro y fuera de Colombia y “desarroll√≥ sus instrumentos de reportero, para ir a buscar ese cuento que es noticia y ech√°rselo a los lectores”, explic√≥ Abello, director y creador con Garc√≠a M√°rquez de la Fundaci√≥n para el Nuevo Periodismo Iberoamericano.

El actual director de ese diario, Fidel Cano, recordó el más célebre escrito de García Márquez en El Espectador: El relato de un náufrago, un trabajo publicado en 1955 en varias entregas que luego se convirtió en libro y en el que se narraba la historia de un marinero colombiano que sobrevivió al hundimiento del barco Caldas.

“Cuando llega a El Espectador ya era un relato fr√≠o, un pez muerto, porque (el marinero) ya hab√≠a hablado en todas partes. Pero ‘Gabo’ lo recibe y sent√°ndose con √©l empieza a mirar a otro lado y descubre el gran esc√°ndalo que hab√≠a detr√°s del naufragio con el contrabando”, dijo Cano.

“La excelencia literaria de ese relato es innegable, pero realmente lo que que le da el empuje a esa cr√≥nica es que empiezan a revelarse cosas”, asegur√≥ el director de este diario, del que Garc√≠a M√°rquez a√Īos despu√©s tambi√©n fue columnista.

Periodista vers√°til

Si hay una palabra para describir la carrera periodística del Nobel es versatilidad, pues fue reportero, jefe de redacción, director, conductor de televisión, columnista y empresario.

En una etapa posterior a la de El Espectador, Garc√≠a M√°rquez viaj√≥ a Caracas donde fue jefe de redacci√≥n de la revista Venezuela Gr√°fica y donde trabaj√≥ tambi√©n para las publicaciones √Člite y Momento.

Luego, y tras el triunfo de la revoluci√≥n cubana, sigui√≥ su carrera en la agencia Prensa Latina y de all√≠ salt√≥ a M√©xico donde trabaj√≥ en un par de revistas hasta que tuvo la visi√≥n definitiva de su obra literaria cumbre: “Cien a√Īos de Soledad”, que le llev√≥ meses de escritura diaria e incesante.

Antes de ganar el Nobel, en 1982, el colombiano volvi√≥ al periodismo con un proyecto militante de izquierda: la revista Alternativa, en los a√Īos 1970. Y ya despu√©s de recibir el m√°ximo galard√≥n de las letras, a fines de los 1990, prob√≥ como empresario y director en la revista Cambio Colombia y -entre 1992 y 1997- como conductor del noticiero televisivo QAP.

“En el proceso de paz del (expresidente Andr√©s) Pastrana (con la guerrilla de las FARC), por el a√Īo 1999, en el Cagu√°n, creo que fue su √ļltima salida al campo a hacer reporter√≠a”, record√≥ Abello.

Escuela de cronistas

En 1994, García Márquez creó la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) para promover la libertad de prensa y la formación de jóvenes cronistas y reporteros.

“Hab√≠a tres o cuatro cosas que le preocupaban: una era el periodismo en s√≠ mismo; dos, hacer algo por Colombia; tercero, tener un pretexto para volver a Cartagena; y cuarto, ensayar sus ideas sobre educaci√≥n. De eso nace la Fundaci√≥n”, asegur√≥ Abello.

Anderson, quien lleva 15 a√Īos como maestro de la FNPI, consider√≥ que √©sta es parte “fundamental” del legado period√≠stico de Garc√≠a M√°rquez.

“√Čl crea una escuela que todav√≠a existe y que ha tenido una influencia importante en todo el continente. Ahora se habla del ‘boom’ de la cr√≥nica en Am√©rica Latina (…) un tipo de periodismo que preconiz√≥ ‘Gabo’, que lo empuj√≥, lo apadrin√≥”, insisti√≥.

Garc√≠a M√°rquez defini√≥ al periodismo como “el mejor oficio del mundo” y su vocaci√≥n ha marcado al periodismo colombiano y latinoamericano.

“Impresiona que habi√©ndolo tenido todo en la literatura, incluido un premio Nobel, √©l siguiera preocupado por el periodismo y por seguir formando periodistas”, dijo Cano.

URL CORTA: http://rbb.cl/95pf
Tendencias Ahora