temas del día

Notas


Tropas ocupan inmensa favela cerca del aeropuerto de Río de Janeiro

chensiyuan (cc)
Publicado por
Envíanos tu corrección

Unos mil 500 policías y militares ocuparon el domingo, en 15 minutos y sin resistencia, uno de los mayores feudos del narcotráfico de Río, el Complexo da Maré, a casi 70 días de la Copa del Mundo en Brasil.

Poco antes del amanecer, un convoy de una decena de vehículos blindados de la Marina ingresó a este complejo de favelas con 130.000 habitantes, en una zona estratégica, según reconoció el secretario de Seguridad Pública de Rio, Mariano Beltrame, ya que atraviesa los accesos a la ciudad y la ruta al aeropuerto internacional.

“Esta es una propuesta de legado. No es para el Mundial o los Juegos Olímpicos (2016). El Mundial se acaba en un mes, y Maré queda allí”, precisó.

La operación, seguida por decenas de periodistas, muchos extranjeros, tuvo aires de show mediático. Parte de las favelas ya eran controladas desde la semana anterior, cuando la policía arrestó a 57 personas e incautó drogas y armas.

En una de las entradas al Maré, sobre avenida Brasil, unos diez policías del temido Batallón de Operaciones Especiales (Bope), armados hasta los dientes, se adentró lentamente por las callejuelas desiertas.

Lo propio hizo un puñado de fusileros navales, en este complejo de favelas donde facciones rivales de narcotraficantes hacen la ley desde hace décadas.

- Sin resistencia -

Al fondo de una calle hay un joven que viste una camiseta roja, una posible señal de que apoya al grupo de narcos del “Comando Vermelho” (Comando Rojo). “¿Está armado?”, pregunta un militar. “No, aparentemente no”, responde su colega, mientras el sol comenzaba a iluminar las callejuelas repletas de basura.

Al rayar el alba, las tropas ya estaban apostadas en Maré. Izaron la bandera brasileña en una plaza y dieron paseos a caballo a pobladores que celebran su llegada.

Al menos 13 personas fueron detenidas en la ocupación y un total de 118 desde el inicio del cerco a la favela. En la incursión se incautaron drogas y armamento ligados a “Menor P”, sindicado como líder del narcotráfico de la zona y detenido hace unos días.

Se utilizaron vehículos blindados de la Marina así como helicópteros y aviones no tripulados.

- Presencia del Estado -

“Yo creo que (la ocupación) está muy bien. El Estado debe estar presente en todos lados en Rio. Ahora dependerá de los policías que se instalen aquí, porque algunos cometen abusos. Si comienzan a entrar en las casas de las personas como quieren, a poner su pie en mi puerta, habrá problemas”, dice a la AFP Jorge, un camionero de 63 años que no quiere dar su apellido.

Pero el secretario Beltrame aclaró que la operación “no es para entrar en las casas de todos los habitantes sino en lugares específicos de personas buscadas por la justicia”.

Nadie dice una palabra sobre los narcos. En las calles del Maré, también aparecen personas esqueléticas, algunas excitados, otros desganadas: son adictas al crack.

Alberto Aleixo, de la ONG Red de Desarrollo de Maré, quien vive en la favela hace 34 años, estima que la ocupación es “positiva”, pero cree que esta operación contiene “un componente de publicidad” que es “innecesario”. Recuerda que se violan los derechos de los habitantes al entrar a hogares sin orden judicial.

Tras la ocupación, el Ejército será el responsable de mantener el control de las favelas hasta la instalación de una Unidad de Policía Pacificadora (UPP), prevista para el segundo semestre.

La presidenta Dilma Rousseff autorizó que los militares patrullen las calles del Maré hasta el 31 de julio, un periodo que puede ser prolongado.

La operación sirve de despedida a Sergio Cabral, el impopular gobernador de Rio cuyo mayor logro ha sido la política de “pacificación” y que tiene previsto dejar el cargo para candidatear a senador en las elecciones de octubre.

Desde 2008, con miras al Mundial de fútbol y los Juegos Olímpicos de 2016 en Rio, las autoridades han ocupado decenas de favelas e instalado 38 UPP que vigilan 174 de estas barriadas pobres, con un personal de 9.500 oficiales.

Pero la violencia ha retornado en los últimos meses. Ocho policías fueron asesinados en las favelas en lo que va del año, en ataques atribuidos al crimen organizado.

La población también reclama verse afectada tras las ocupaciones, por violencia cometida a veces por los propios policías, algunos acusados de torturar y matar en favelas “pacificadas”.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados