temas del día

Notas


Jóvenes Atlas: cuando la familia es el mayor obstáculo para los estudios

Mythologian.net
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Chile ha avanzado mucho en materia de acceso a la educación superior pero no en la lucha contra la desigualdad. Los jóvenes de menores ingresos se incorporan al mundo universitario con una serie de desventajas comparativas con quienes tienen más posibilidades económicas, no sólo en lo relativo a conocimientos o colegio de origen, sino respecto al entorno familiar que se requiere para poder tener buenos resultados académicos.

Hace un tiempo tuve una conversación con una joven que ingresó a estudiar Ingeniería Civil Industrial. Era la primera en su familia en tener esta oportunidad, es más, era la primera en su grupo de amigos y la primera en su barrio en la universidad. Su complicación mayor no era la beca, pues tenía cubiertos los gastos para el estudio, sino que era la falta de comprensión por parte de su familia de los cambios que se producían al ingresar a la universidad.

Se enfrentaba a los cuestionamientos de su madre por el tiempo que debía dedicar al estudio y que ahora “ya no ayudaba en la casa o no cuidaba a sus hermanos”. Le complicaba también no poder apoyar económicamente en su hogar ya que mientras se estudia “uno es sólo gasto”.

Estos casos son muy frecuentes en esta generación de jóvenes de contextos vulnerables que acceden a la universidad y que nosotros graficamos con la figura de Atlas, el castigado titán que sostiene al mundo sobre sus hombros y que debe además resistir el peso de la humanidad entera. Estos jóvenes no sólo estudian, sino que lidian diariamente con familias que no comprenden su proceso, con padres que trabajan y que dependen de ellos para el cuidado de sus hermanos menores, con contextos marcados por la droga y el alcoholismo, familiares enfermos o embarazos, por ejemplo.

Muchos de estos jóvenes sostienen a sus familias, se sienten responsables del bienestar colectivo y se viven la vida de los otros como propia, siendo el sostén emocional –y muchas veces económico- de sus familias.

Al acceder a un nivel educativo más alto, se transforman en referentes de su entorno socio familiar y se ven más requeridos para tomar decisiones o buscar soluciones a problemas que en otro contexto estarían en manos de los padres, como la mantención directa del hogar, por ejemplo. Es frecuente en este ámbito que los estudiantes utilicen su beca de alimentación para comprar mercadería en el supermercado y con eso paliar las necesidades básicas no satisfechas en sus casas.

Esta rutina pasa a ser parte integrada en sus vidas y se vuelve transparente para ellos, impidiendo que logren apreciar cómo estas exigencias afectan su comportamiento en otros ámbitos, como el académico o el de las relaciones personales. Ya se acostumbraron a tener que postergarse por otros y aprendieron a vivir con una enorme carga emocional sobre sus hombros. Ante las exigencias, la opción de desertar aparece como una opción viable y así destinar el tiempo completo a trabajar y generar recursos para sus hogares.

De esto se desprende la necesidad urgente de generar espacios para que estos jóvenes puedan desplegar su potencial y para eso es clave no dejarlos solos asumiendo que lo único que se necesita para que exista movilidad social es tener más becas y más créditos. Tenemos que acompañarlos y promover que se desarrollen en integralidad y así sean capaces de enfrentarse a las dificultades con más y mejores herramientas vitales.

La sociedad en la que habitamos no promueve un desarrollo en integralidad, aprendemos por parte, disgregados, nos especializamos no sólo como profesionales sino como personas, somos expertos en materias puntuales, aquellas que son medibles y cuantificables, pero restamos importancia a lo valórico, al autoconocimiento y la reflexión respecto de nuestra propia vida.

Apoyemos a estos jóvenes para que no tengan que ser los sostenedores del mundo. Acompañémoslos para que dejen de ser Atlas y así puedan crecer sin tener que abandonar sus sueños.

Carlos Sánchez Pacheco
Director de Comunicaciones – Fundación Portas
@fundacionportas / www.fundacionportas.cl

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados