temas del día

Notas


Descubren sorprendente simbiosis entre perezosos y polillas

Dave Pape (CC) Wikipedia
Publicado por
Envíanos tu corrección

Imagine una criatura tan perezosa que busca los alimentos en su propio pelaje y se mueve sólo una vez por semana para defecar. Bueno, esa criatura existe y es un tipo de perezoso: el aí-aí, que habita las selvas latinoamericanas, aseguran los científicos.

Después de estudiar el alcance del comportamiento ocioso de estos mamíferos arborícolas de tres dedos, o Bradypus tridactylus, un equipo de biólogos estadounidenses reveló el miércoles hasta qué punto estos pequeños animales hacen honor a su nombre.

Estos perezosos, naturales de las cuencas del río Amazonas y el Orinoco, han perfeccionado en particular el arte de la inercia a través de una lenta danza cuidadosamente coreografiada con cierta especie de polilla, según un estudio publicado en las Actas de la Real Sociedad B., la revista de la Royal Society de Londres dedicada a la biología.

Los perezosos habitan en el llamado dosel forestal, conformado por las copas de los árboles de un bosque, donde se alimentan principalmente de las hojas.

Una vez a la semana, sin embargo, descienden a defecar en el suelo, lo que los hace particularmente vulnerables a los depredadores y además les cuesta “alrededor del 8% de la energía que ingieren en un día”, según este estudio.

¿Por qué se molestan entonces en bajar?

Porque, al descender, las polillas que viven en su pelaje ponen sus huevos en las heces, donde las larvas se desarrollan antes de emerger como adultos y volar hacia la copa del árbol para unirse al resto de la colonia en el pelaje del perezoso, descubrieron los científicos.

Las polillas actúan como un tipo de fertilizante, potenciando los niveles de nitrógeno en el pelaje del perezoso, lo que a su vez estimula el crecimiento de algas.

La estructura única del pelo del aí-aí, cuyas ranuras recogen una gran cantidad de agua de lluvia, permite que estas algas se reproduzcan.

Estas “huertas” de algas “especialmente ricas en carbohidratos y grasas digeribles” complementan la dieta del aí-aí, a base de hojas y muy poco nutritiva, según los investigadores.

Esa “compleja” simbiosis “refuerza los aspectos fundamentales de la conducta del perezoso y su historia de vida, y puede fomentar (su) pereza”, indicó un resumen del estudio.

“Esta fuente desconocida hasta ahora de alimentos podría explicar por qué los aí-aí tienen tantas dificultades para alimentarse bien en cautiverio”, señalan los investigadores.

“Además de la ingesta de nutrientes, también es posible que estos cultivos de algas aumenten las posibilidades de supervivencia de los perezosos al camuflarse de depredadores aéreos” en medio de la vegetación, agregaron.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados