temas del día

Notas


La faceta menos conocida de Nelson Mandela: el enamoradizo encantador de mujeres

The Times
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Nelson Mandela, cuya vida estuvo acaparada por la política, nunca tuvo realmente tiempo para las mujeres, pero como hombre encantador y enamoradizo, siempre buscó su compañía, como lo demuestran los numerosos romances y los tres matrimonios que tuvo.

Los dos primeros matrimonios sucumbieron a las presiones y a los sacrificios de la lucha contra el régimen racista del apartheid. Tuvo que esperar a los 80 años, en tanto que hombre libre, que el presidente casi retirado, se enamoró como un adolescente de la mozambiqueña Graça Machel, en cuyos brazos halló la paz y la serenidad.

La vida política del joven Nelson Rolihlahla Mandela empezó quizá con la huída de una mujer: la que el regente de su clan, en el Transkei (sureste), le buscó para que se casara en 1941, a los 22 años.

“Seguro que mi futura esposa tenía tantas ganas de deshacerse de mi como yo de ella”, escribió.

Tanto Mandela como un amigo, Justice, huyeron una noche a Johannesburgo hacia el espejismo de la riqueza y la emancipación.

En la capital económica del país, el aprendiz de abogado Mandela, gracias a Walter Sisulu que se convertiría en su mentor, fraguó su educación política y descubrió el amor. En casa de los Sisulu, encontró a Evelyn Mase, “una joven bella y tranquila que llegaba del campo”.

Se casaron en 1944 y tuvieron dos hijos, Thembi y Makgatho, y dos hijas, Makaziwe –muerta a los nueve meses en 1948– y Pumla Makaziwe.

Pero Mandela, entonces uno de los jóvenes líderes del ANC, estaba consumido por la militancia y siempre estaba ausente. Evelyn, cada vez más atraída por la religión, acabó por abandonar el domicilio conyugal en 1955.

Dos años y algunas militantes después, Mandela conoció a Nomzamo Winnifred Madikizela, una seductora asistente social de 21 años. Cayó fulminado por sus encantos.

“No sé si algo como el amor puede surgir en la primera mirada, pero sé que en el preciso instante en que vi a Winnie Nomzamo, supe que iba a ser mi mujer”, escribió en su autobiografía, “El largo camino hacia la libertad”.

Ingenua y apasionada, Winnie dejó que Mandela le hiciera “la corte y la politizara al mismo tiempo”. Se casó con él en 1958 y se abrazó su lucha y sus amigos.

La pareja tuvo dos hijas, Zenani y Zinzi, durante cinco años desenfrenados de militancia, entre detenciones y juicios.

Los 27 años de cárcel que siguieron a la última detención de Mandela en en 1963 dinamitaron la unión, pese a las emotivas cartas de amor y de apoyo.

Desde su celda, Mandela seguía consagrándose al ANC. Winnie, convertida en figura emblemática de la resistencia popular, enloquecía con su propia aura, al punto de encarnar, en el Soweto de los años 1980, el terror, rodeada de un sombrío círculo de matones.

La imagen de Winnie de la mano de Mandela el día de su liberación, el 11 de febrero de 1990, escondía la realidad. Pronto iba a ser juzgada por secuestro y complicidad de homicidio de un joven activista del ANC, y se convirtió en un estorbo para el partido en el poder. La pareja se divorció en 1996.

En tanto que presidente, Mandela siempre tuvo ocasiones de conocer a mujeres bellas: Misses sudafricanas, maniquíes internacionales como Naomi Campbell o la actriz sudafricana Charlize Theron.

El amor iba a atrapar de nuevo a Mandela. En 1990, poco después de su liberación, encontró en Maputo a Graça Machel, viuda del presidente mozambiqueño Samora Machel, muerto en un accidente de avión en 1986 del que se sospecha que fue orquestado por el régimen del apartheid.

Progresivamente, se enamoró de esta mujer 27 años más joven. La pareja empezó a mostrarse poco a poco en público, como en la boda del presidente zimbabuense Robert Mugabe donde se les vio besarse en 1996.

Incapaz de esconder su felicidad, Mandela habló a la prensa del “maravilloso sentimiento de estar enamorado”. Se casaron el 18 de julio de 1998, el día de su 80 cumpleaños.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados