temas del día

Notas


FILSA concluyó 17 días de libros y cultura con aumento de público y éxito en ventas

FILSA
Publicado por
Envíanos tu corrección

Más de 300 mil asistentes tuvo la 33ª Feria Internacional del Libro de Santiago que cerró este domingo sus puertas en el Centro Cultural Estación Mapocho. A la importante presencia de autores extranjeros y nacionales, este año se sumó una agenda cultural orientada a motivar al público por la lectura a través de actividades tan diversas como talleres, conversatorios, teatro y música.

Después de 17 días ininterrupidos de actividades, este domingo 10 de noviembre finalizó la 33ª versión de la Feria Internacional del Libro de Santiago (FILSA) con un balance más que positivo en ventas y número de público.

“Ha sido la mejor feria que hemos tenidos en estos 33 años. Se cumplieron las expectativas y confirmamos que estábamos en lo correcto al tener al lector como gran invitado”, señaló Arturo Infante, Presidente de la Cámara Chilena del Libro.

“Podemos decir que más de 25 mil personas que no habían venido a FILSA asistieron este año, llegando a sobrepasar las 300 mil, lo que confirma a la feria como el evento cultural más importante del país. Fuimos capaces de sostener más de 600 actividades durante 17 días ininterrumpidos, con más de 30 escritores extranjeros de primer nivel y hacer que más de 250 escritores nacionales se contacten directamente con el lector”, agregó Infante.

Varias de las editoriales y librerías presentes este año reportaron un importante incremento en sus ventas producto de las ofertas y también de los lanzamientos que muchos escritores hicieron en el contexto de FILSA. Pablo Simonetti, Alejandra Costamagna, Pedro Lemebel, Óscar Hahn, Alejandra Matus, Raúl Sohr, Rafael Gumucio y María Olivia Monckeberg, fueron algunos de los autores chilenos más demandados en sus presentaciones y firmas.

De los extranjeros, Ildelfonso Falcones, Alonso Salazar, Santiago Posteguillo, Juan Sasturaín, Juan Villoro, Ricardo Piglia, Javier Moro, Jon Lee Anderson, Leila Guerriero y Francisco Goldman, también acapararon la atención de la gente que asistió masivamente a sus actividades, entre ellas varios conversatorios como los del ciclo “Diálogos Latinoamericanos”, organizados junto al Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.
“El público repletó las actividades y se llevaron casi todos los libros, dejando sin stock, por ejemplo, al stand de las ediciones independientes argentinas”, dijo Arturo Infante.

Exitosa apuesta

Este año FILSA tuvo un giro en su propuesta programática al designar al lector como “invitado de honor” en vez de un país como era la costumbre. Eso significó replantearse por completo los espacios de la feria para hacerlos más acogedores –en un rediseño a cargo de la empresa Árbol de Color– y también la modulación de los 160 stands dispuestos en la Estación Mapocho. Además, se sumaron espacios como el “Foro de la Palabra”, para las presentaciones literarias más importantes, y el Pabellón Infantil y Juvenil, con más de mil metros cuadrados y donde tuvieron lugar espectáculos infantiles y talleres de fomento lector.

“Todos los espacios nuevos fueron un éxito; el pabellón infantil que estuvo pleno de niños pintando, escuchando cuentos y viendo obras de teatro; el Foro de la Palabra, y lo mismo vale con el sector de las editoriales independientes que estuvo atiborrado de gente casi todos los días”, explicó el Presidente de la Cámara Chilena del Libro.

El programa cultural que este domingo llegó a su fin con la presentación de la obra teatral “Víctor sin Víctor Jara”, reunió en poco más de dos semanas más de 600 actividades. Además de lo literario, hubo en FILSA conversatorios sobre gastronomía y fútbol, un ciclo de cine chileno y español, exposiciones fotográficas, y recitales musicales a cargo de artistas tan variados como Manuel García, Javiera Mena, Inti-Illimani histórico, Los Jaivas, Álex Anwandter y el cantautor argentino Kevin Johansen en una presentación conjunta con el ilustrador Alberto Montt.

FILSA también acogió la realización de Jornadas Profesionales y de Educación, la entrega de la Medalla Colibrí, de los Premios a la Edición y del Premio Iberoamericano de Literatura José Donoso a Pedro Lemebel. Además, fue sede del III Encuentro Iberoamericano de Directores de Ferias, donde participaron representantes de Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador, Guatemala, México, Uruguay, España, del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC), y del Grupo Interamericano de Editores.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados