Notas
Las chicas no defecan: pol√©mico producto insta a mujeres a ir al ba√Īo sin dejar rastro
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

No se trata de un aromatizante ambiental cualquiera. “Poo-pourri” es un producto que promete eliminar por completo el olor de los desechos humanos en el ba√Īo y que ya lleva m√°s de 4 millones de unidades vendidas, seg√ļn su sitio web oficial.

Hasta ah√≠ todo bien. Sin embargo, el eslogan de su √ļltima campa√Īa publicitaria ha causado recelo en algunos.

“Girls don’t poo” (algo as√≠ como “las chicas no defecan”) se√Īala su √ļltimo comercial que ya re√ļne m√°s de 16,4 millones de visitas en Youtube.

La secuencia muestra una joven que representa el estereotipo de inglesa de alta sociedad, quien explica que este producto natural y biodegradable, ‚Äúenvuelve‚ÄĚ el olor de las heces, para que puedas ir al ba√Īo sin dejar rastro.

Junto con ello, la bella joven comienza a indicar situaciones en las que este vaporizador puede “salvar la reputaci√≥n” de las chicas.

“Mercadol√≥gicamente hablando, el anuncio es una verdadera joya, la actuaci√≥n es impecable, el gui√≥n no tiene fallas, la ejecuci√≥n del comercial es perfecta; con un tono ambiguo que oscila entre farsa, parodia e infomercial, el anuncio hace expl√≠cita la paranoia que sufren millones de personas en el mundo: que los dem√°s se den cuenta de que una persona acaba de defecar; en otras palabras: cagar sin dejar rastro. El nombre resulta c√≥mico y un poco √Īo√Īo: mezcla la palabra poop (pop√≥) con popourri, t√©rmino que usa el mercado anglosaj√≥n para referirse a los saquitos con aromatizantes. En espa√Īol ser√≠a algo tan rid√≠culo como ‘pop√≥-purri’”, dice Luza Alvarado, columnista de Yahoo!.

Sin embargo, Luza dice que esta publicidad tiene “m√°s de un prejuicio de g√©nero”. “Por si no fuera suficiente con hacernos sentir avergonzadas por la menstruaci√≥n, ¬Ņahora tambi√©n tenemos que sentirnos avergonzadas de cagar? No jodan. El motivo por el cual no eligieron a un estereotipo masculino para el comercial, es que a ellos no se les ense√Īa a avergonzarse del olor de sus heces”, se√Īala.

Alvarado tambi√©n indica que esta “obsesi√≥n higienista y floralizada” ha sido inculcada por muchos a√Īos en las mujeres por “madres, profesores, amigas y enemigas, t√≠as, revistas y novios mis√≥ginos que, a su vez, heredaron de otros la idea de que los fluidos de la mujer son repugnantes y el concepto de que el rol de la mujer es agradar y complacer”.

“Bajo esa mirada, las mujeres, cuando defecan, menstruan, sudan, paren u orinan, se ‘degradan’ todav√≠a m√°s a los ojos del sujeto dominante (ll√°mese novio, sociedad o mam√°), haciendo evidente que comparten una misma naturaleza con otros seres vivos ‘inferiores’. Por lo tanto, cualquier fluido que sale del cuerpo de una mujer, que no sea transparente e inodoro, las hace ‘menos femeninas’: as√≠ de retorcida es nuestra cultura”, manifiesta Luza.

¬ŅEst√°s de acuerdo con la postura de la columnista?

http://youtu.be/ZKLnhuzh9uY

URL CORTA: http://rbb.cl/7f6h
Tendencias Ahora