Notas
Maestro ruso Leonid Grin le saca lustre a la Sinfónica de Chile
Publicado por: Johnny Teperman
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El reconocido director ruso Leonid Grin inició esta nueva etapa de la agrupación con un concierto en que se programaron obras de Tchaikovsky y Prokofiev.

La m√ļsica rusa se apoder√≥ del vig√©simo concierto de la Temporada 2013 de la Orquesta Sinf√≥nica de Chile, el cual signific√≥ el estreno de su nuevo Director Titular, el maestro ruso Leonid Grin, reconocido m√ļsico de vasta trayectoria internacional.

Grin puso su sello de fogueado conductor y gu√≠a, para sacar lo m√°ximo de sus nuevos pupilos, en un programa dedicado a grandes autores rusos, el que incluy√≥ obras de Piotr Ilyich Tchaikovsky y Sergei Prokofiev, ‚Äúlos dos m√°s fant√°sticos compositores de la antigua y actual Rusia‚ÄĚ, seg√ļn el director.

El concierto del reciente fin de semana en el Teatro de la Universidad de Chile, partió con la interpretación de dos emblemáticas obras de Tchaikovsky: la patriótica Marcha eslava que el compositor escribió para un concierto de beneficencia destinado a los voluntarios rusos heridos en el conflicto entre Serbia y Turquía, en el que Austria y Rusia fueron aliados de Serbia y siguió con la famosa Suite del célebre ballet El Lago de los Cisnes, cuya popularidad se mantiene hasta nuestros días y del que se han realizado innumerables versiones no sólo en danza, sino también en cine.

Aquí, en estas dos obras, la orquesta en pleno respondió de maravillas, muy en especial la familia de las cuerdas, en que lucieron el concertino Alberto Dourthé y el arpista Manuel Jiménez.

Para cerrar la velada, la Orquesta Sinf√≥nica de Chile abord√≥ la vibrante Sinfon√≠a N¬į 5 de Sergei Prokofiev, compuesta en 1944 en plena Segunda Guerra Mundial y en la cual la mitad de sus movimientos son de gran intensidad orquestal. En esta parte final hubo muchos aplausos para Grin y sus dirigidos, muy en especial, para maderas y cuerdas.

Sergei Prokofiev declar√≥ en 1945 que consideraba su Quinta Sinfon√≠a como la culminaci√≥n de un largo periodo de su vida creativa. ‚ÄúLa conceb√≠ como una sinfon√≠a sobre la grandeza del esp√≠ritu humano. Adem√°s, esta obra es de particular importancia para m√≠, porque marc√≥ mi regreso a la forma sinf√≥nica despu√©s de un largo intervalo‚ÄĚ. En sus propias palabras esta obra es ‚Äúun himno para un hombre libre y feliz, a sus maravillosos poderes y a su puro y noble esp√≠ritu‚ÄĚ y agreg√≥: ‚ÄúNo puedo decir que haya escogido deliberadamente este tema. Naci√≥ en m√≠ y me ped√≠a expresi√≥n. La m√ļsica madur√≥ dentro de m√≠. Llen√≥ mi alma‚ÄĚ.

Por su parte, Tchaikovsky compuso su c√©lebre ballet El Lago de los cisnes entre 1875 y 1876, por encargo de Vladimir Begichev, director de los teatros imperiales de Mosc√ļ. El argumento cuenta la historia de amor entre el Pr√≠ncipe Siegfried y la bella princesa encantada Odette, condenada a convertirse en cisne todas las noches debido a un maleficio del malvado mago Rothbart.

El Lago de los Cisnes, con libreto original de Vladimir Begichev y Vasili Beltzer y coreograf√≠a de Julius Reisinger, fue estrenado en 1877 en el Teatro Bolshoi sin lograr mayor √©xito. No obstante ocho a√Īos despu√©s, una nueva versi√≥n con coreograf√≠a de Lev Ivanov y Marius Petipa presentada el 15 de enero de 1895 con el Ballet Imperial en el Teatro Mariinski de San Petersburgo, le brind√≥ la fama y reconocimiento que la obra mantiene hasta hoy, en gran parte tambi√©n gracias a la brillante composici√≥n musical de Tchaikovsky.

Dirigir un programa con m√ļsica de Tchaikovsky y de Prokofiev result√≥ muy especial para el maestro europeo, quien pese a vivir durante las √ļltimas tres d√©cadas en Estados Unidos expres√≥ que: ‚ÄúLa m√ļsica rusa corre por mis venas porque desde peque√Īo crec√≠ con ella y siento que en Chile es muy bien recibida, quiz√°s porque existen, en mi opini√≥n personal, muchas similitudes entre la gente rusa y la chilena‚ÄĚ.

URL CORTA: http://rbb.cl/7eq0
Tendencias Ahora