Notas
Agrupaciones culturales proponen profundos cambios al proyecto que crea Ministerio de Cultura
Publicado por: Cesar Acosta
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Tras un acucioso estudio, representantes de diversas agrupaciones culturales han emitido una Declaraci√≥n P√ļblica donde exponen sus cr√≠ticas y aprensiones al proyecto de ley para crear un Ministerio de la Cultura que se est√° tramitando en el Congreso.

Organizaciones representadas por el arquitecto Patricio Gross; la ex directora de la DIBAM, Marta Cruz Coke; los presidentes de Chile Sustentable, Sara Larra√≠n; del Centro Internacional para la Conservaci√≥n del Patrimonio, Antonio Pirozzi; del Comit√© de patrimonio del Colegio de Arquitectos, Ana Paz C√°rdenas; de la Corporaci√≥n Isla Grande de Chilo√©, Romina Z√ļ√Īiga; o del Liceo Experimental Art√≠stico Mapocho, Marco Llerena, suscriben este documento. Quienes invitan a otras organizaciones a sumarse a estos planteamientos.

Tambi√©n lo firma Mar√≠a Soledad Manterola, presidenta de la Corporaci√≥n Cultural Fidel Sep√ļlveda, destacado acad√©mico del Instituto de Est√©tica de la UC. Este maestro, quien dedic√≥ su vida al estudio del patrimonio chileno, entre sus muchas reflexiones sostuvo: ‚Äúla cultura es el avance de un pueblo a la conquista de su sentido. No hay desarrollo aut√©ntico sin cultura. No hay cultura humana sin humanidades. No hay humanidad efectiva sin identidad. No hay identidad viva sin creatividad. La creatividad se ejerce en m√ļltiples √°mbitos, pero despliega su nivel de excelencia en la creaci√≥n art√≠stica y cultural‚ÄĚ.

La declaraci√≥n p√ļblica se inspira en los postulados de este acad√©mico, pero tambi√©n en los de UNESCO que define cultura como el ‚Äúconjunto de rasgos distintivos, espirituales, intelectuales y afectivos que caracterizan a una sociedad (‚Ķ) adem√°s de las artes y las letras, los modos de vida, las maneras de vivir juntos, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias‚ÄĚ.

Justamente una de las principales cr√≠ticas ante el proyecto de ley que envi√≥ el Ejecutivo, es que en todo el documento se revela una visi√≥n de alta cultura o cultura institucional, entendida como las bellas artes o los bienes culturales oficialmente considerados como tales. La propuesta, por tanto, ‚Äúcontiene un sesgo y error inicial que permea todo el documento, pues asume que la cultura est√° en un lugar alejado de las comunidades y los ciudadanos y que la misi√≥n del Estado es acercarla. M√°s que ‚Äúdifusi√≥n de la cultura‚ÄĚ en esos t√©rminos la
misi√≥n del Ministerio deber√≠a ser el ‚Äúdesarrollo cultural del pa√≠s‚ÄĚ.

Otro gran problema es que en este marco, la participaci√≥n es entendida como ‚Äúacceso a la cultura‚ÄĚ y como ‚Äúconsumo cultural‚ÄĚ. ‚ÄúAl respecto, nos parece central entender la ‚Äúparticipaci√≥n cultural‚ÄĚ como el reconocimiento de que todos los seres humanos que pertenecemos a una comunidad creamos y reproducimos cultura‚ÄĚ -puntualiza la declaraci√≥n- una concepci√≥n que, adem√°s, se hace cargo de las crecientes demandas manifestadas por la sociedad chilena.

En esta misma l√≠nea, se advierte que la mayor√≠a de los miembros del Consejo Nacional de la Cultura del Patrimonio son designados por el Presidente de la Rep√ļblica. Por lo tanto, en esa conformaci√≥n se deja fuera la participaci√≥n efectiva de la ciudadan√≠a, lo que se constata m√°s a√ļn en las regiones y a lo que se suma la ausencia total de representantes de las etnias originarias.

En materia de estructura administrativa, la iniciativa legal crea dos nuevos organismos: el Instituto de Fomento de las Artes e Industrias Culturales y la Direcci√≥n del Patrimonio Cultural. No obstante, las actuales funciones de la DIBAM dif√≠cilmente pueden quedar comprendidas en esta √ļltima direcci√≥n. En cambio, este documento propone crear tres organismos: de Creaci√≥n Cultural, del Patrimonio y de Bibliotecas, Archivos y Museos.

Ellos podr√≠an constituirse como Corporaciones, organismos √°giles y mucho m√°s desburocratizados para llevar a cabo sus metas, que concertan al sector privado y a las comunidades, captan recursos de muchas fuentes y act√ļan tanto a nivel central como regional.

Tambi√©n se postula crear una Direcci√≥n de Ciudadan√≠a y Culturas Populares y Tradicionales ‚Äďuna dimensi√≥n que no se asume en la visi√≥n elitista de cultura y desarrollo- de modo de incorporar a una expresi√≥n mayoritaria en el pa√≠s que genera identidad, diversidad, cohesi√≥n y sentido de pertenencia.

Asimismo, se plantea una Direcci√≥n de Estudios Culturales que emane informaci√≥n relevante para la generaci√≥n de pol√≠ticas p√ļblicas y el √°mbito acad√©mico. E incluso se propone ‚Äúpensar seriamente en la creaci√≥n de un Canal p√ļblico nacional‚ÄĚ, que permita difundir la amplia diversidad de expresiones culturales del pa√≠s.

En lo referido al Consejo de Monumentos Nacionales (CMN), el proyecto de ley lo sigue vinculando excesivamente al patrimonio tangible, dejando de lado las interrelaciones esenciales con el intangible y con el patrimonio natural. Por lo mismo, la declaraci√≥n enfatiza que ‚Äúes urgente crear una Ley de Patrimonio Cultural Nacional que actualice las definiciones de patrimonio cultural, facilitando su identificaci√≥n y preservaci√≥n integral y sancionando fuertemente las afectaciones del mismo‚ÄĚ. En esta l√≠nea se expresa como indispensable hacer una profunda reforma al actual CMN y a su legislaci√≥n, que permita adaptarlo a las exigencias y definiciones contempor√°neas del patrimonio cultural y resguardar su independencia y autonom√≠a, su alta calidad t√©cnica y categor√≠a que requiere y, ‚Äúen ning√ļn caso, rebajarlo y supeditarlo a la Direcci√≥n Ejecutiva de la Direcci√≥n de Patrimonio Cultural‚ÄĚ.

En síntesis, más allá de la lógica de fondos concursables y de una política que reduce la cultura al patrimonio cultural, sobre todo material, por un lado y a las industrias culturales y el acceso al consumo cultural, por el otro. Se requiere una institucionalidad sólida que establezca una política de desarrollo cultural nacional con un fuerte componente local, respeto a la diversidad cultural, construcción de ciudadanía y compromiso cívico, pertenencia y gobernanza democrática que involucre efectivamente a los pueblos indígenas, a la cultura popular y tradicional, entre otros aspectos fundamentales que la propuesta de ley no considera.

Para leer en su totalidad la declaraci√≥n p√ļblica visita www.corporacionfidelsepulveda.cl

URL CORTA: http://rbb.cl/7cme
Tendencias Ahora