temas del día

Notas


Las intrigas y pasiones del Ballet Mayerling llegan al Municipal

Boceto escenografía Mayerling | por Pablo Núñez
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Basada en la historia del ocaso y la muerte de Rudolf de Habsburgo, hijo de la emperatriz Sissi, la obra maestra de Kenneth MacMillan llegará al Teatro Municipal de Santiago con la monumental puesta en escena de Pablo Núñez. El debut en nuestro país y Sudamérica de Mayerling será protagonizado por el Ballet de Santiago, acompañado de la Orquesta Filarmónica de Santiago.

Se dijo en un principio que un problema al corazón terminó con su vida. También que murió asesinado en manos agentes nacionalistas o por una conspiración política. Según otros, Rudolf de Habsburgo primero le disparó a su amante, María Vetsera, y luego se suicidó. Sir Kenneth MacMillan adhirió a esta versión y en 1978 creó la que más tarde sería considerada su obra maestra, el ballet Mayerling, que se presentará por primera vez en Chile y Sudamérica entre el 10 y el 15 de octubre en el Teatro Municipal de Santiago.

Se trata de un reto de proporciones para cualquier compañía, por lo que el sólo hecho de interpretarlo es un testimonio de la madurez del Ballet de Santiago. “Mayerling es uno de los ballets más complejos. La historia es muy complicada y MacMillan logró relatarla extraordinariamente sólo a través de los pasos y la música”, comenta Marcia Haydée, Directora Artística de la agrupación. Es particularmente desafiante para quien personifica al hijo de la mítica emperatriz Sissi y el emperador Francisco José, Rudolf –interpretado por los Bailarines Estrella Luis Ortigoza y Rodrigo Guzmán–, por la gran carga dramática del personaje y la enorme dificultad técnica.

Siete complejos e intensos pas de deux con cinco mujeres diferentes –la madre, la mujer y las amantes– dan cuenta de la mente perturbada del heredero al trono austro-húngaro y la opresión que marcó su vida, que terminó en un pacto de muerte con María Vetsera. MacMillan trabajó con tramas muy dramáticas y se preocupó de que tanto la música –en este caso, de Franz Liszt, con arreglos de John Lanchbery–, la danza y la puesta en escena se orientaran a transmitir las oscuras emociones de sus obras.

Esa fue la misión que Lady Deborah MacMillan, viuda del coreógrafo y administradora de su legado, le encomendó al diseñador chileno Pablo Núñez para la creación de esta nueva producción, la más grande que ha tenido el Ballet de Santiago. “Opté por el monumentalismo en la escenografía, con mucho uso de dorado, pero al contrario del Schönbrunn [palacio vienés que inspiró su propuesta], que es blanco con dorado, éste es negro con dorado porque es más dramático. También, para mostrar la mente distorsionada de Rudolf, uso los techos como fondos de muro”, cuenta Núñez. De esta forma, por primera vez desde el estreno de Mayerling con el Royal Ballet (1978), habrá un nuevo montaje de la obra del coreógrafo inglés.

El Ballet de Santiago estará acompañado por la Orquesta Filarmónica de Santiago bajo la batuta de José Luis Domínguez.

10, 11, 12, 14 y 15 de octubre, 19:00 horas.
Precios: entre $3.000 y $47.000. Descuentos: 50% para jóvenes hasta 27 años (inclusive); 35% para personas entre 28 y 35 años; y otros. Más información en www.municipal.cl

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados