temas del día

Notas


Director inglés muestra todo su talento junto a la Orquesta Sinfónica de Chile

Andrew Gourlay, Teatro de la Universidad de Chile (c)
Publicado por
Envíanos tu corrección

El reciente fin de semana, Andrew Gourlay, director asistente de la Halle Orchestra de Manchester, mostró todo su talento en este regreso a nuestro país en el primero de dos programas al frente de la Orquesta Sinfónica de Chile, de la actual temporada 2013, en el Teatro Universidad de Chile.

La programación contempló la interpretación de la Obertura Carnaval Romano de Hector Berlioz, el Concierto para violín y orquesta n°1 de Sergei Prokofiev con el solista Héctor Viveros y la Sinfonía N° 4 de Tchaikovsky. En esta última composición, Gourlay se mostró como un consumado maestro al conducir a la Sinfónica de Chile que estuvo a la altura con su interpretación, ovacionada en forma reiterada, con especiales aplausos para los solistas de las diferentes familias instrumentales, fundamentalmente, cuerdas, bronces y percusión, aunque también hubo figuras destacadas en las maderas.

Elegido por la BBC Music Magazine como el “Rising Star: grandes artistas del mañana”, el joven director británico Andrew Gourlay retornó a Chile para nuevamente estar a cargo de la Orquesta Sinfónica de Chile en dos de sus conciertos de la temporada 2013. Nacido en Jamaica, inició su carrera musical como trombonista, para luego comenzar su carrera en la dirección, obteniendo gran éxito. Actualmente es director asistente de la orquesta más antigua de Inglaterra, la Halle Orchestra de Manchester, que lidera por Sir Mark Elder, uno de los músicos más reconocidos del Reino Unido. De regreso en Chile, tras su exitoso debut en 2011, vuelve a enfrentarse con la Sinfónica, y ya lo hizo viernes y sábado.

Otro valor de la jornada musical, fue el violinista Héctor Viveros, con nivel de excelencia como solista del Concierto número 1 en Re Mayor, de Sergei Prokofiev, obra de gran exigencia técnica, que exige del solista, una perfecta ejecución, con digitación segura y concentración absoluta, atributos que exhibió en gran medida el concertino de la Sinfónica.

El concierto partió con la Obertura ‘Carnaval Romano’ del francés Héctor Berlioz, maestro de la orquestación, Esta composición, considerada como ‘vivaz y sonora’, fue muy bien interpretada por la Sinfónica. Nos muestra dos melodías principales, de la ópera ‘Benvenuto Cellini’, del autor galo.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados