temas del día

Notas


Ministro Ampuero inaugura muetra “África, Obras de Arte del Museo Etnológico de Berlín”

Ministro Ampuero junto a Michael Eissenhauer (director de los Museos Estatales de Berlín) y Alejandra Serrano (directora ejecutiva del Centro Cultural La Moneda).
Publicado por
Envíanos tu corrección

Con un sentido discurso del Ministro de Cultura, Roberto Ampuero, recalcando la importancia de muestras como ésta, en el sentido de ampliar los horizontes culturales de los chilenos, se inauguró ayer ÁFRICA, Obras de Arte del Museo Etnológico de Berlín, la cual cuenta con más de 180 piezas, especialmente esculturas y sobrerrelieves, en madera y metales (bronce y latón), además de algunos textiles y fotografías contemporáneas, que se exhibe a partir del 1 de agosto en el Centro Cultural La Moneda.

“Esta exhibición representa siglos de historia, de magníficas manifestaciones artísticas y de culturas milenarias provenientes de tierras cautivantes que convergen bajo el alero de esta muestra. Con sus más de 180 piezas, esta invaluable exhibición es una de las colecciones de arte africano más importantes del mundo y ha sido presentada anteriormente en Alemania y Brasil con imponente éxito de visitantes”, dijo el ministro Roberto Ampuero.

La exposición, que permanecerá abierta hasta el 24 de noviembre, entrega una nueva mirada sobre el arte africano, desvinculándolo de estereotipos asociados a lo primitivo, tribal y mágico, poniendo en valor sus creaciones como obras de arte en el contexto internacional. Este enfoque es reciente en la investigación etnológica, a pesar de la gran influencia y atracción que ejerce este arte en los artistas de las vanguardias, en su búsqueda de nuevas visiones de mundo y nuevos paradigmas. Grandes artistas como Picasso y Matisse fueron pioneros coleccionistas de arte africano.

El Ethnologisches Museum, fundado en 1876 como Museum für Völkerkunde (Museo Etnográfico), que forma parte de los Staatliche Museen zu Berlin (Museos Nacionales en Berlín) y de la Stiftung Preußischer Kulturbesitz (Fundación Patrimonio Cultural Prusiano), posee una de las colecciones de África más importantes del mundo, con 75 mil objetos. Sus existencias más antiguas se remontan al “Gabinete de Arte y Curiosidades” (“Kunstkammer”) de Prusia-Brandeburgo. Aunque los temas centrales de la colección no se limitan a las antiguas colonias alemanas, la época del colonialismo europeo constituyó el marco en el cual la colección berlinesa de África adquirió su forma actual.

“Quiero invitar a todos a empaparse del espíritu de África, a apropiarse de este espacio y a convertirse en protagonistas activos del encuentro, disfrute y goce de la cultura. No lo duden: vengan a asomarse a esta privilegiada ventana que es el Centro Cultural Palacio La Moneda: este espacio les enseñará a ver el mundo”, añadió el secretario de Estado.

La colección, considerada la más importante del mundo en arte africano, fue cuidadosamente trasladada en aviones cargueros de LAN CARGO, diseñados especialmente para resguardar la seguridad de las piezas.

Arte cortesano

La muestra exhibe, principalmente, obras procedentes de los reinos de Camerún y Benin, de los siglos XVI al XX, en los cuales se desarrolla un arte cortesano, donde los reyes contrataban a artistas destacados, que gozaban de un prestigio especial al interior de la comunidad por su talento creativo, para realizar especialmente esculturas y sobrerrelieves, algunos utilizados como elementos arquitectónicos, mobiliarios o adornos corporales. Estos objetos tienen tanto significados y usos rituales, vinculados al poder y los roles dentro de la sociedad africana, a las representaciones de estatus, a la religiosidad y a su cosmovisión en general, así como también pueden tener significados de carácter personal y un sentido utilitario, educativo o recreativo, como es el caso de algunas máscaras.

“Las obras de arte estaban tan estrechamente ligadas a la constitución y legitimación del poder y la monarquía, que su producción otorgaba al artista una posición especial. Su trabajo era considerado tan importante que a veces incluso reyes o miembros de las familias reales, si tenían el talento correspondiente, podían trabajar como artistas” señala el curador Peter Junge.

Sin embargo, las obras de los artistas africanos, que pasaron a manos de los museos alemanes luego de la colonización de África en el siglo XIX, eran consideradas artesanía, de acuerdo a la visión eurocéntrica. Su puesta en valor en la etnología como objetos de arte se ha iniciado recién en los últimos 40 años, a través de la reconstrucción e investigación científica en África.

El arte del latón

El latón europeo, que mediante el comercio con Portugal llegó en grandes cantidades a Benín, se convirtió en la base del desarrollo del arte cortesano de este reino que produjo arte en latón fundido como ninguna otra sociedad africana de la época. Producidas por un gremio de artesanos reconocidos, que forman parte del palacio, su técnica y tradición se traspasaba por herencia dentro del grupo. Entre las piezas de este tipo destacan las placas de alto relieve, representación por excelencia del poder real. El resplandor de estas placas pulidas con regularidad, convertía los patios de los altares en el destacado y “rutilante” centro del palacio y, con ello, del reino. Reflejaban la totalidad del cosmos, con el mundo del rey, de la corte con sus ceremonias, dignatarios, sacerdotes y jefes militares, pero también los simples sirvientes.

Junto con las placas son, ante todo, las cabezas conmemorativas de reyes y reinas madres de esta fase de la historia de Benín las que han hecho su arte mundialmente conocido. Las cabezas conmemorativas se colocaban en altares que servían de veneración de los ancestros reales y legitimación del soberano gobernante. Los rituales regulares en estos altares reforzaban el poder del rey. A ellos se incorporan otras figuras simbólicas como la mano, que representa las capacidades individuales y los logros del ser humano. En el caso de los dedicados a reyes y dignatarios se encuentra en el centro el motivo de la mano empuñada con el pulgar levantado.

Tallados notables

Los reinos de las Grasslands de Camerún dieron origen a una de las más notables tradiciones artísticas en África, basada en la madera tallada, en la cual destacan los taburetes, estatuillas conmemorativas de reyes y reinas, y máscaras, estas últimas constituyen la forma de expresión de las sociedades secretas, las cuales operan como contrapeso al poder del rey en el gobierno. Estas máscaras tienen una función performativa, se utilizan en presentaciones con público acompañadas de música, tambores y campanas. Junto a los aposentos del rey y sus esposas se encontraban también las casas de las sociedades secretas. Estas edificaciones se identificaban por marcos y pilares de puerta tallados artísticamente. El uso de representaciones figurativas estaba reservado exclusivamente a ellos.
Las estatuillas conmemorativas eran producidas sobre todo para los reyes y las reinas madres, se guardaban en el palacio y solo eran exhibidas en la entronización de los reyes sucesores, como representación de la relación entre los monarcas y sus ancestros reales, lo cual legitima su poder. Destaca la presencia en la exposición de Ateu Atsa, un artista camerunés que vivió en la segunda mitad del siglo XIX en Bangwa.

Figuras humanas

La exposición incluye también un conjunto de figuras talladas, en su mayoría dedicadas a los ancestros, que se cuentan entre las obras de arte más conocidas de África. Estas expresan una cosmovisión donde coexiste el mundo terrenal con el mundo paralelo de los ancestros y los espíritus.

Junto a las representaciones de los soberanos encontramos estatuillas femeninas que representan a la reina madre o a las esposas del soberano, las cuales expresan femineidad, fertilidad y fortaleza física. Además se encuentran figuras de poder -no necesariamente humanas- las cuales son utilizadas en complejos rituales, con la función de establecer un vínculo entre el mundo de los vivos y el mundo de los muertos y de los ancestros, para proteger, sanar o castigar. Las más conocidas figuras de este tipo proceden del Congo occidental.

Arte contemporáneo

Desde los años ‘80 se ha ido poniendo en valor en occidente el arte africano llegando a incorporarse a los artistas africanos u afrodescendientes en la escena artística internacional. La muestra da cuenta de ello con obras de los fotógrafos sudafricanos Pieter Hugo y Nontsikelelo Veleko, quien retrata jóvenes sudafricanos, generalmente en los suburbios (townships) de Johannesburgo construidos durante el Apartheid. Estas imágenes reflejan el efecto de la globalización en la cultura urbana juvenil. Pieter Hugo, por su parte, juega con la imagen de Africa como un continente exótico y extraño donde se practican rituales tenebrosos.

Textiles

Se incluye también una serie de textiles del siglo XIX y comienzos del XX, tales como los Bubú, vestimentas de Nigeria del Norte ampliamente difundidos en el África occidental, elaborados a partir de angostas tiras de tela que luego eran unidas; los prolijos bordados de Kuba, en la actual República Democrática del Congo y las esteras de la cultura Suajili de África oriental, finamente trenzadas por las mujeres, a partir del cogollo de la Palma de Senegal (Phoenix reclinata).

África total

La Cineteca Nacional, con la colaboración del Instituto Francés de Cultura y el Goethe Institut presenta dos muestras de Cine sobre África.
Uno de ellos dedicado a emblemáticas películas que han influido en la imagen de los espectadores acerca del continente africano y otro que exhibe las películas (ficciones y documentales) realizadas por directores africanos, en donde se expresa el continente y las diversidades culturales de los distintos países y pueblos que lo componen.

Entre las actividades de extensión de la muestra se cuentan también espectáculos y talleres de distintos tipos de danza afro; un concurso de rostros pintados; talleres de creación artística con reciclaje y de animación stop motion y un encuentro con el Dr. Peter Junge, curador del Museo Etnológico de Berlín y de la exposición.

Zona Interactiva Mustakis

Como ya es habitual en las exposiciones del Centro Cultural La Moneda, la Fundación Mustakis ha instalado un innovador espacio interactivo, que mediante el uso de tecnología multimedia, invita a explorar, jugar y aprender sobre África y su cultura. El público podrá crear sus propios diseños textiles, disfruta la música y baila al ritmo de música tradicional de África, apoyado por un software de danza que detecta tu movimiento. El módulo incluye herramientas de accesibilidad para personas ciegas y de escasa visión.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados