temas del día

Notas


Estudio afirma que la leche descremada no es tan inofensiva como se cree

Joel Estay | Agencia UNO
Publicado por
Envíanos tu corrección

La leche descremada es uno de los productos favoritos en las dietas para reducir tallas. Es liviana, sana y, al parecer, más inofensiva que la leche entera.

No obstante, una nueva investigación podría echar abajo esta creencia, porque se habría descubierto que las personas que beben leche descremada se estarían volviendo mayores.

Actualmente se recomienda a las personas consumir cantidades moderadas de leche y productos lácteos, y elegir aquellas bajas en grasas.

Lo anterior, ya que por lo general creemos que al ingerir las versiones descremadas podremos conseguir los mismos beneficios que la leche entera, es decir, la vitamina D, calcio y proteínas, pero sin la grasa y las calorías.

Si bien reducimos el consumo de grasa con la leche descremada los investigadores David Ludwig, del Hospital de Niños de Boston, y Walter Willet, de la Escuela de Salud Pública de Harvard, postulan que las bebidas “bajas en calorías” no necesariamente significan una menor ingesta de éstas, según indicaron en un estudio publicado por Daily Mail.

En palabras de los expertos, hay pocos datos que respalden la idea de que la leche desnatada promueve la pérdida o control de peso. Además, al ser ésta liviana y reducida en grasas podría no ser tan abundante, lo que llevaría a los consumidores a comer y beber más para compensar.

Un punto importante en esta argumentación tiene relación con un estudio publicado en la revista TIME, el cual encontró que aquellos que tomaron leche baja en grasas fueron más propensos a sufrir de sobrepeso más adelante.

“Nuestra hipótesis inicial era que los niños que beben leche alta en grasa, o leche entera, tendrían un peso mayor, ya que estaban consumiendo calorías de grasas más saturadas”, dijo el autor de dicha investigación, Mark Daniel DeBoer, profesor asociado al Departamento de Pediatría y Endocrinología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia.

“Nos quedamos muy sorprendidos cuando nos fijamos en los datos, ya que fue muy claro que dentro de cada etnia y estratos socioeconómicos, pasa todo lo contrario. Aquellos niños que bebieron leche descremada eran más pesados ​​que los que bebieron leche entera”.

Cabe señalar que aunque las empresas hagan publicidad con sus productos lácteos bajos en grasas, es posible que éstas aumenten los niveles de azúcar para mejorar el sabor.

“De alguna manera la leche descremada está tan arraigada en la psique nutricional, que persiste a pesar de la ausencia de evidencia”, dijo Ludwig. “Por el contrario, la evidencia sugiere que existe un efecto adverso de leche reducida de grasa.”

Por último, el estudio propuso además que la leche desnatada proporciona menos nutrientes que su conjunto.

Esto, porque los lácteos ricos en grasas son una fuente vital de las vitaminas liposolubles como la A, D, E y K, así como de minerales que trabajan con la vitamina D para fortalecer los huesos -como el calcio y fósforo-.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados