temas del día

Notas


Gobierno de Brasil propone un plebiscito para hacer reforma política y así calmar protestas

David Cortés | Agencia Uno
Publicado por
Envíanos tu corrección

La presidenta Dilma Rousseff propuso este lunes un plebiscito para hacer una reforma política en Brasil, y anunció nuevas inversiones por 25.000 millones de dólares para el transporte público, en un intento por calmar las históricas protestas que han sacudido el país en las últimas dos semanas.

El alto coste del transporte público y su mala calidad fue lo que desató hace dos semanas las manifestaciones en plena Copa Confederaciones, una antesala para el Mundial del fútbol el año próximo.

Rousseff recibió este lunes por primera vez a líderes de los manifestantes y luego a los 27 gobernadores y los 26 alcaldes de las capitales estatales.

Los manifestantes dieron la bienvenida al diálogo, pero afirmaron que “la lucha continuará” por la gratuidad de la tarifa para todos.

En respuesta a otro reclamo de las calles, Rousseff propuso “una legislación” que castigue la corrupción “con penas mucho mas severas” y la haga equivalente a un “crimen hediondo”.

Al abrir la reunión con gobernadores y alcaldes, Rousseff llamó a un debate para aprobar un plebiscito que autorice una Asamblea Constituyente destinada a aprobar una “amplia” reforma política eternamente postergada en el país.

También indicó que el gobierno destinará “50.000 millones de reales (unos 25.000 millones de dólares) para nuevas inversiones en obras de movilidad urbana” y “para mejorar el transporte público”.

“Las calles dicen que quieren servicios públicos de calidad, mecanismos más eficientes contra la corrupción”, dijo la presidenta, quien propuso cinco pactos a gobernadores y alcaldes aliados y opositores en las áreas de educación, salud, transportes, reforma política y “responsabilidad fiscal, para garantizar la estabilidad económica y el control de la inflación”.

La convocatoria a un plebiscito “depende del Congreso”, ya que “es la única institución que puede autorizar un plebiscito”, precisó.

Dos años de bajo crecimiento e inflación continuada han alimentado el sentimiento de malestar de la población. Las protestas, que tomaron a todos por sorpresa, comenzaron contra el aumento del precio del transporte urbano, y se extendieron por todo el país por mejores servicios públicos y contra los millonarios gastos públicos en el Mundial 2014 y la Copa Confederaciones en curso.

Antes de recibir a los gobernadores, la presidenta se reunió por primera vez con líderes del Movimiento Pase Libre (MPL), que comenzó las protestas en Sao Paulo, a los que ofreció abrir un diálogo.

“Fue la primera conversación de muchas que tendremos”, explicó el ministro de Ciudades, Aguinaldo Ribeiro.

Los jóvenes manifestantes del MPL consideraron el diálogo como un paso adelante, pero advirtieron que la lucha en las calles continúa.

“La lucha no para. La lucha por la tarifa cero (y mejoras sustanciales en el transporte) continúa”, dijo la representante del grupo Mayara Longo Vivian a periodistas a la entrada del palacio presidencial.

Antes de la reunión, el gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, suspendió los aumentos del peaje en las carreteras del Estado.

Rousseff había anunciado en un mensaje a la nación el viernes que pretendía abrir ese diálogo con gobernadores, alcaldes y manifestantes para responder al clamor de las calles, tras las multitudinarias manifestaciones que llevaron a más de un millón a las calles del país el jueves.

Las protestas continuaron este lunes, con menos intensidad que en los días anteriores, y muchos manifestantes programaban manifestaciones más concentradas en días posteriores.

Unas 2.000 personas se manifestaron en el centro de Rio, mientras una pista de acceso al puerto de Santos (estado de Sao Paulo), el mayor del país, fue bloqueada por manifestantes que lanzaron piedras contra la policía y tiraron una carga de soja en la carretera.

Otros centenares de personas protestaron en Cubatao y Sao Bernardo dos Campos (estado de Sao Paulo), en Sao Luis (Maranhao, noreste) y en Fortaleza (noreste). En Teresina, manifestantes quemaron un autobús y lanzaron piedras contra la policía, que les dispersó con gases lacrimógenos y balas de goma. Dos policías fueron heridos, según el sitio G1 de Globo.

Rousseff reiteró el lunes que, aunque dispuesta a escuchar y responder a las voces de la calle, su gobierno “no transigirá en mantener la ley y el orden” y ofreció ayuda a los gobiernos locales para enfrentar la violencia en la que derivaron algunas manifestaciones, con saqueos, actos de vandalismo y confrontaciones con la policía.

Dos mujeres que participaban en una protesta fallecieron el lunes al ser atropelladas en una carretera en el municipio de Cristalina (estado de Goias, centro-oeste), elevando a cuatro el saldo de muertes accidentales en las manifestaciones, dijo la policía a la AFP.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados