temas del día

Notas


Iraníes eligen al sucesor de Mahmud Ahmadinejad

HispanTV
Publicado por
Envíanos tu corrección

Los iraníes empezaron a votar este viernes para elegir a un nuevo presidente en unos comicios en los que los reformadores, que presentan a un candidato único, aspiran a ganar ante la división de los conservadores, cuatro años después de la polémica reelección de Mahmud Ahmadinejad.

Más de 50,5 millones de electores están convocados a las urnas para designar al sucesor de Ahmadinejad que no puede presentarse a un tercer mandato consecutivo.

Los colegios electorales abrieron a las 08:00 locales (23:30 en Chile) y tenían previsto cerrar diez horas más tarde, pero el el ministerio del Interior anunció que prolongaría la apertura ante la gran afluencia de votantes.

El guía supremo de la República Islámica de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, principal personalidad del país, uno de los primeros en votar, instó los electores a acudir masivamente a las urnas, aunque públicamente no ha apoyado a ninguno de los candidatos.

“La prosperidad y la felicidad del país dependen de vuestra elección de la persona adecuada, y de vuestra participación en la elección”, dijo.

El presidente es la segunda personalidad del Estado, según la constitución iraní, y los asuntos estratégicos como el programa nuclear están bajo la autoridad directa del guía supremo.

El 21 de junio habrá una segunda vuelta en caso de que ninguno de los seis candidatos en liza obtenga el 50,1% de los votos. Los primeros resultados podrían anunciarse el sábado.

Un moderado y tres conservadores

La elección se juega entre Hasan Rohani, un religioso moderado de 64 años y candidato único de moderados y reformadores, y tres candidatos conservadores: el exjefe de la diplomacia Alí Akbar Velayati, el alcalde de Teherán Mohamad Bagher Ghalibaf y el jefe de las negociaciones nucleares Said Jalili.

Los otros dos candidatos, Mohsen Rezai y Mohamad Gharazi prácticamente no tienen ninguna posibilidad.

Ambos campos quieren una participación masiva, los moderados para impulsar cambios, y los conservadores para mostrar la fuerza del régimen, acusado de controlar la elección para garantizar la victoria de un fiel al guía supremo.

“Los rumores según los cuales, el presidente ya está elegido son una mentira. Al presidente de la República lo eligen los votos de los electores”, dijo Rohani, cuyas posibilidades de victoria se vieron reforzadas con el importante apoyo de los expresidentes Akbar Hachemi Rafsandjani y Mohamad Jatami.

Rafsandjani expresó, tras votar, su deseo de que la elección aporte “cohesión” nacional para hacer frente a los “riesgos interiores y exteriores”.

Tanto reformadores como moderados necesitan movilizar a los abstencionistas que se manifestaron contra la reelección de Ahmadinejad en 2009 tras acusaciones de fraude. Las protestas fueron duramente reprimidas y los dos candidatos reformadores en liza, Hosein Musavi y Mehdi Karubi, se encuentran en arresto domiciliario desde 2011.

Crisis nuclear y económica

La crisis nuclear con las grandes potencias y las sanciones internacionales que han hundido a Irán en la crisis económica -la inflación supera el 30%, la moneda, el rial, ha perdido el 70% de su valor y el desempleo ha aumentado- han dominado la campaña electoral.

Occidente e Israel acusan al programa nuclear civil de Irán de esconder en realidad un proyecto para dotarse del arma atómica, lo que Teherán niega. Las tensiones han aumentado con Occidente debido al apoyo de Irán al régimen sirio.

El moderado Rohani, antiguo negociador jefe del dossier nuclear bajo la presidencia de Jatami, aboga por una política más flexible en las negociaciones con las grandes potencias para reducir el impacto de las sanciones.

En el campo conservador, donde los candidatos se han negado a presentar un candidato único, Velayati aboga por “el compromiso y la armonía” en política exterior, mientras que Said Jalili, representante del guía en las negociaciones, es partidario de la línea dura y rechaza cualquier “concesión”.

Ghalibaf, que encabeza las intenciones de voto en los escasos sondeos publicados, ha manifestado su total fidelidad al ayatolá Jamenei y ha acusado a Rohani de querer hacer concesiones a los occidentales.

En 2003, cuando Rohani dirigía las negociaciones nucleares, Irán aceptó suspender su programa de enriquecimiento de uranio, que fue relanzado después de la elección de Ahmadinejad en 2005.

Para Israel, el máximo enemigo de Irán, la elección no va a cambiar nada. “Seguirá habiendo un solo hombre en el poder, buscando la potencia nuclear”, dijo el primer ministro Benjamin Netanyahu.

Por su parte el jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry, denunció a finales de mayo la “falta de transparencia” de la elección presidencial en Irán y consideró “altamente improbable” que los candidatos puedan “encarnar un cambio”.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados