temas del día

Notas


Los trapos sucios de la zona euro salen a la luz por crisis en Chipre

Bruce_of_Oz (cc)
Publicado por
Envíanos tu corrección

Chipre evitó la bancarrota, pero la crisis en ese diminuto país expuso las divisiones entre los países de la zona euro y la falta de liderazgo del bloque, coronada por mensajes contradictorios del jefe del Eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem.

Apenas pocas horas después de sellar el rescate a Chipre, el flamante jefe del Eurogrupo provocó una tormenta en los mercados al anunciar que la fórmula encontrada para Chipre servirá de modelo para otros países con un sector financiero frágil, contradiciendo sus mensajes de que el caso chipriota era “excepcional” y como tal había sido tratado.

Más tarde matizó sus palabras, pero el daño ya estaba hecho. La prima de riesgo española, que mide la solvencia de un país, volvió a subir el lunes ante el temor de los mercados de que la vía chipriota se repita en otros países y que los inversores huyan a refugios más seguros.

“Djisselbloem se equivocó al decir lo que dijo”, consideró Benoît Coeuré, miembro de la directiva del Banco Central Europeo (BCE).

La zona euro acordó un rescate de 10.000 millones de euros para Chipre, pero a cambio la isla deberá reestructurar su sistema financiero, desproporcionadamente grande. Y por primera vez en la historia del bloque, la asistencia financiera la deberán pagar los accionistas, los tenedores de bonos y los ahorradores que tengan más de 100.000 euros en los bancos.

Chipre, que tan sólo representa el 0,2% del PIB de la zona euro, se convirtió en el primer gran desafío para el holandés, desde que asumió el mando del Eurogrupo, el club de los ministros de Finanzas de la zona euro, en enero pasado.

La falta de rumbo del bloque quedó por primera vez en evidencia cuando aprobó un acuerdo para Chipre hace diez días, que preveía que los ahorradores con menos de 100.000 euros tuvieran que pagar también el rescate, pese a estar asegurados por el Fondo Europeo de Garantías. Como era de esperar, la indignación y el pánico en todo el continente no tardó en llegar.

El Parlamento chipriota rechazó el plan y la zona euro debió buscar otras alternativas. Entre ellas, decidió un corralito bancario para evitar la fuga masiva de capitales.

Los bancos estaban cerrados este martes por onceavo día consecutivo y hay mucha incertidumbre sobre lo que puede pasar cuando reabran el jueves.

Pero las imágenes en Nicosia de los chipriotas haciendo colas en los bancos, que hicieron acordar a la Argentina en 2001, serán difíciles de borrar.

El acuerdo con la zona euro prevé “decisiones dolorosas para salvar al país de la quiebra”, declaró el presidente chipriota, el conservador Nicos Anastasiadis.

Entre ellas, el cierre y liquidación del Laiki Bank, el segundo del país, que se dividirá en un ‘banco malo’ (entidad residual destinada a desaparecer progresivamente) y un ‘banco bueno’ donde se agruparán los depósitos inferiores a 100.000 euros.

El objetivo es reducir el tamaño del sector bancario chipriota, que representa ocho veces el Producto Interior Bruto (PIB) del país, y está cargado de depósitos sobre todo de millonarios rusos, muchos de ellos pertenecientes a la mafia.

Las negociaciones para encontrar una solución a Chipre tensaron además la cuerda con el FMI, dijo una fuente europea. El Fondo Monetario Internacional insistió en todo momento en imponer medidas que de ninguna manera afectaran la sostenibilidad de la deuda. De lo contrario, no participaría.

Y mostró una vez más que la que manda es Alemania, que no quería que sus contribuyentes percibieran que están pagando los platos rotos del euro, pocos meses antes de las elecciones legislativas en las que la canciller alemana, Angela Merkel, se juega su reelección.

Cuando los europeos creían que lo peor de la crisis de la deuda había pasado, Chipre ha vuelto a abrir las heridas. Muchos expertos hablaron de que el acuerdo de Chipre es la mejor solución entre difíciles alternativas. Pero también advirtieron que es un parche que deja demasiados cabos sueltos.

“Una vez más durante la crisis, la zona euro alcanza un pacto in extremis que da un alivio inmediato, pero no da ninguna garantía de que calmará las aguas”, dijo el analista Carsten Brzeski, de ING.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados