temas del día

Notas


¿Qué significa ser Jesuita?

Esejotas (cc)
Publicado por
Envíanos tu corrección

El ya ex obispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, se convirtió este miércoles no sólo en el primer pontífice Latinoamericano, sino que a su vez en el único Jesuita en la historia del Vaticano en ocupar el primer sitial de la Iglesia Católica.

Hecho no menor, considerando el archivo de enfrentamientos que arrastra la Santa Sede con la orden religiosa, caracterizada por definiciones y procedimientos muchas veces lejanas a la autoridad papal.

A tal punto llegaron las distancias que, incluso, tras tienda se tejió el rumor de que ya hace siglos el líder Jesuita, el General de la Compañía de Jesús, es denominado el Papa negro de forma despectiva y en razón de la influencia de la vertiente.

Pero, ¿qué significa ser hoy un Jesuita? Más allá de lo estrictamente doctrinario, pertenecer a la orden es cargar con un pasado que se vincula estrechamente con la América colonial, en tiempos que la evangelización de los nativos se alzaba como obligación para los conquistadores.

Sin embargo, actualmente dicha prioridad ha variado en su forma, llevando a los jesuitas a levantar una misión distinta.

El portal oficial de los Jesuitas de España define 8 apostolados que caracterizan a los miembros de la orden. Diversos sectores que llaman a la intervención en la sociedad y que te presentamos a continuación:

Apostolado social: centros de atención para refugiados y personas en situación de calle.

Apostolado teológico: publicaciones que escudriñen el estudio de Dios y la fe.

Apostolado intelectual y universitario: colaboración con instituciones de carácter científica.

Apostolado de los ejercicios espirituales de San Ignacio: predicación de la palabra de Dios.

Apostolado misionero: la expansión de la fe por la vía de la evangelización.

Apostolado de los medios de comunicación social: la integración de los jesuitas en los medios de comunicación masivos.

Apostolado de la educación: establecimientos en cada nivel de la formación de las personas.

Colaboración con los laicos: aporte a la gestión de los laicos en la vida pública.

Cada uno de ellos denota el interés de la orden por mantenerse vigente, en un espíritu que llama a la amplificación de su influencia –en el marco de lo eclesiástico y social-, mas siempre dentro de los márgenes de los cánones históricos de los Jesuitas.

Precisamente estos últimos destacan la misión fundacional de conseguir “la salvación y perfección de los prójimos”, fragmento que no resulta antojadizo al revisar el currículo de Jorge Bergoglio, estudioso de la filosofía y la teología, el cual se ajusta al perfil Jesuita estrechamente vinculado a la academia.

Cabe destacar lo antedicho, puesto que a lo largo de los años la iglesia ha sido considerada por muchos hombres y mujeres de ciencia como una institución renuente de los avances de la tecnología y el conocimiento basado en la experimentación, descripción en la que, siendo justos, no calza la expresión de la orden que hoy representa el sumo pontífice.

Uno de los grandes desafíos de Francisco es potenciar mientras se extienda su investidura la teoría y praxis de los valores cristianos más allá de lo meramente informativo y testimonial. Sólo así podrá ser respetada la tradición Jesuita, registrada en robustos textos de historia y conocida en profundidad por los primeros habitantes de América Latina, antecesores de los que hoy celebran la asunción de un Papa argentino.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados