Notas


Diego Muñoz revela su secreto para bajar de peso y cambiar su voz en “Dos por uno”

TVN
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

El actor Diego Muñoz, será protagonista de la nueva teleserie de TVN, “Dos por uno”, donde interpretará a un padre de tres hijas que para encontrar trabajo se viste de mujer. Para ello, el protagonista tuvo que sacrificarse y cambiar ciertos hábitos.

Para la preparación que conlleva parecer una mujer, Diego trabajó con su colega de profesión, y profesora de voz profesional, Annie Murath, informó Terra.

El actor cuenta que, junto a la protagonista de la obra dramática musical “Piaf”, buscaron los diferentes tonos hasta encontrar el que más le acomodara.

“Yo partí medio inspirado en la Gloria Münchmeyer y su personaje en ‘La Vicky y la Gaby’, pero luego lo desechamos porque era muy bajo y quedaba como travesti. Al final el tono es un poco más alto, exacerbado en lo que es la comedia”, especifica.

Además de la voz, el ex Martín Rivas, tuvo que controlar y adecuar su peso, consiguiendo bajar seis kilos “en muy poquito tiempo” gracias a la ayuda de la dieta de proteínas, consistente en la eliminación del pan, arroz, tallarines y todo tipo de carbohidratos, alimentándose sólo de carne y ensalada.

Por otro lado, confiesa que no fue necesario depilarse, aunque fue un tema que requirió amplia discusión, ya que su cuerpo debía ser tal cual es el de una mujer, por que en la teleserie sus hijas no tienen idea de la segunda vida de su padre. “Lo que hicimos, por ejemplo, fue buscar unos anteojos que pudieran tapar mis cejas gruesas”, detalla.

El actor de “Lola” hace hincapié a que su rol no es el de una mujer muy linda, como le hubiese gustado que fuera. Al contrario, la idea es que los televidentes vean que se trata de un hombre disfrazado de mujer.

Confesó además que se inspiró levemente en otros artistas que han tenido que interpretar a féminas, como el caso de Mauricio Pesutic en “Tic tac” en 1997 y Luciano Cruz-Coke en “Fortunato” en 2007.

En cuanto a la ropa, Muñoz cuenta que le hicieron una especie de traje de baño que se usaban antiguamente, en los años veinte. También le pusieron trasero, pechos y caderas. “Sobre eso va blusa, falda, abrigo, collar y peluca”, confirma, añadiendo que lo más difícil fue aprender a caminar con tacos, en especial, cuando comenzó a grabar la novela porque tenía un esguince en su tobillo derecho.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados