Notas


Cardenales realizan su última reunión antes del Cónclave

Conferenciaepiscopal.es
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Los cardenales se reunieron este lunes por última vez antes de aislarse el martes en la Capilla Sixtina para empezar el cónclave que elegirá al sucesor de Benedicto XVI, en medio de rumores y pronósticos sobre quién será el próximo papa.

En esta última “congregación general”, los purpurados abordaron el delicado tema de las finanzas del Vaticano, indicó el portavoz de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi.

El camarlengo Tarcisio Bertone (encargado de dirigir la iglesia hasta la elección del nuevo papa) presentó un “breve informe” sobre el banco del Vaticano -el Instituto para las Obras de Religión, IOR- y sobre su integración en el sistema internacional Moneyval de lucha contra el blanqueo de dinero, explicó el portavoz de la Santa Sede, padre Federico Lombardi.

El IOR, con un patrimonio estimado de 5.000 millones de euros, se comprometió a cumplir las normas europeas de lucha contra el blanqueo, aunque sin obtener hasta ahora el visto bueno de la comisión europea de supervisión.

Pero esas cuestiones no representarán “el criterio principal para elegir al papa”, puntualizó Lombardi. De hecho, el pontífice que surja del cónclave asumirá las riendas de una iglesia con problemas acuciantes como la secularización creciente de Occidente y los escándalos de corrupción o de encubrimiento de abusos sexuales a menores.

Aunque no hay favoritos claros, algunos nombres cobraron fuerza en las últimas horas para ocupar el trono de Pedro, entre ellos el del cardenal brasileño Odilo Scherer, de 63 años, que el domingo celebró una misa muy mediática en la pequeña iglesia romana de San Andrés del Quirinal.

También están en boca de vaticanistas y expertos los nombres del italiano Angelo Scola, arzobispo de Milán, de 72 años, el del estadounidense Timothy Dollan, arzobispo de Nueva York, o el canadiense Marc Ouellet, exarzobispo de Quebec, de 67 años, un gran conocedor de América Latina.

Sea quien sea el elegido, deberá ser a la vez un administrador, un políglota, un hombre carismático y un pastor, capaz además de responder a las acusaciones de corrupción de la curia (el gobierno de la iglesia) tras el escándalo “Vatileaks” de filtración de papeles secretos.

Además, por primera vez en la historia moderna, deberá convivir con un “Papa emérito” tras la histórica renuncia de Benedicto XVI “por falta de fuerzas” tras ocho años de pontificado. El Vaticano indicó por otra parte que Georg Gänswein, su secretario particular, participará en la ceremonia de entrada en cónclave en su calidad de prefecto de la Casa Pontificia.

El futuro de la Iglesia Católica está ahora en manos de los 115 “príncipes de la Iglesia” con derecho a voto (por tener menos de 80 años), mayoritariamente conservadores, de los que 60 son europeos (28 italianos), 19 latinoamericanos, 14 norteamericanos, 11 africanos, 10 asiáticos y un australiano.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados