Tranquilidad con el niño Garín

  • 0
  • 0
  • 0

Visitas
Publicado por

Está bien que estemos desesperados por tener de nuevo un tenista de elite y hasta entiendo que nos hayamos acostumbrados a los “Chino” Ríos, Nico Massú y Feña González en sus mejores momentos, pero ¿no será mucho?

O sea, Christian Garín lleva un campeonato, un partido ganado y ya nos desbordamos de optimismo, cuando la realidad dice que es sólo un niño que recién está haciéndose profesional.

Las cosas como son. Verlo entusiasma, pero hasta ahí no más. Como siempre en Chile nos vamos al extremo con un chico que sólo al escucharlo deja en evidencia que transita por su “traviesa” pubertad.

Tranquilidad, tiene que madurar. Le queda vivir tanto en una cancha y también en su juventud. Ahora, si me preguntan, yo lo usaría sí o sí en la Copa Davis ante Ecuador en abril. No tiene nada que perder.

Es que con Capdeville y Aguilar ya no sucedió nada. Pasó su cuarto de hora. Y de Massú ni hablar. Elogio sus ganas, pero lo que le falta es tenis para su objetivo: volver a los 100 primeros del mundo.

Yo no me ilusiono con “Garinetor” en el corto plazo. Creo que recién en tres años puede haber algún rédito, esto si es que no ocurre nada en el camino que lo desvíe del tenis. Jamás olvidemos que aún es un niño. Por favor tranquilidad.