temas del día

Notas


Turquía abre las puertas a la literatura no renovando estatutos que establecen “libros prohibidos”

Wikimedia Commons
Publicado por
Envíanos tu corrección

Desde el Manifiesto del Partido Comunista de Marx y Engels, pasando por las obras del poeta turco Nazim Hikmet, miles de libros prohibidos en las últimas décadas son legales desde este sábado en Turquía gracias a una reforma que ha dejado obsoleta su prohibición.

A principios de julio, el Parlamento turco adoptó una ley que estipula que todas las decisiones judiciales o administrativas adoptadas antes de 2012 de “embargo, prohibición u obstáculos para la venta y la distribución de publicaciones impresas quedarán obsoletas” si no son ratificadas por algún tribunal en un periodo de seis meses.

El plazo concluyó este sábado y no hay constancia de que la justicia haya tomado alguna decisión al respecto, dijo a la AFP el presidente de la Unión de Editores de Turquía (TYB), Metin Celal Zeynioglu.

Solo el fiscal de la República, Kürsat Kayral, habló públicamente en diciembre para anunciar que no renovaría ninguna de las prohibiciones pronunciadas en su jurisdicción de Ankara, con lo que quedaban en ‘libertad’ los 453 libros y 645 periódicos de la lista que le había transmitido la policía.

Interrogado por la AFP, Kayral confirmó que “todas las prohibiciones ordenadas por (tribunales en) Ankara se suprimirán el 5 de enero”.

Por lo tanto, quedan rehabilitados numerosos autores comunistas, desde Josef Stalin y su “Historia del Partido Comunista Bolchevique de la URSS”, a Lenin y “El Estado y la Revolución”, aunque también un cómic, un atlas geográfico, un ensayo sobre los kurdos o un informe sobre el estado de los derechos humanos en Turquía.

Más allá de la capital, la reforma concierne a unas 23.000 publicaciones, según Zeynioglu quien asegura que estos datos proceden del ministerio de Justicia, aunque éste no lo ha confirmado por el momento.

El alcance de la reforma es muy simbólico, y algunos dudan de que se traduzca en una evolución profunda en el Estado turco.

“La mentalidad no ha cambiado y la gente (en las administraciones) sigue haciendo lo que considera justo”, dice Ömer Faruk, ex presidente de la editorial Ayrinti, que pone como ejemplo la suerte reservada a uno de los libros que él ha publicado, “La filosofía en el tocador”, del Marqués de Sade.

Este escepticismo es reforzado por el balance del gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), procedente del movimiento islamista, con respecto a la libertad de expresión.

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) concedió en diciembre a Turquía el título de campeón mundial de la detención de periodistas, con 49 de ellos tras los barrotes, la mayoría kurdos.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados