temas del día

Notas


‘Secret Cinema’: La “prisión-cine” que es furor en Londres

BBC Mundo (C)
Publicado por
Envíanos tu corrección

En autobuses antiguos, 400 cinéfilos llegan a una prisión londinense, obligados a guardar silencio por matones. Bienvenidos a “Secret Cinema”, un juego de rol en el que los espectadores se adentran en el universo de una película, antes de descubrirla.

Estudiantes, ejecutivos o jubilados, los participantes, en grupo o en pareja, pagaron cada uno 43,5 libras (70 dólares, 53,5 euros) por esta experiencia extraordinaria, en la que el espectáculo desborda la pantalla. La velada concluirá con la proyección de un filme que por el momento desconocen.

Pero antes, todos estaban citados a las 18:00 horas en una biblioteca del este de la capital. Las únicas consignas: llevar un disfraz de los años 50 y ropa interior larga o mallas.

A la salida de la estación de Bethnal Green, un grupo de personas con sombreros de fieltro y chaquetas cruzadas se apresuran alegremente para participar en esta función.

“‘Secret Cinema’ nació de la idea de crear una experiencia en la que no se dice nada a la gente, no tienen ni idea de lo que van a vivir o de la película que van a ver. Una vez allá, se vuelven más abiertos y osados”, explicó a la AFP Fabien Riggall, de 37 años, creador de esta aventura lanzada en 2007.

Si las primeras producciones fueron vistas por unos 400 participantes, la última congregó a 13.500 en total en noviembre.

En la biblioteca, los espectadores interactivos descubren un juzgado sumido en la penumbra.

Uno tras otro son condenados por un juez con voz estridente. “Ed Marshall, secuestro, ocho años de cárcel”, “Simon Newman, dos años por bigamia”, dictamina bajo las risas del grupo.

Escoltados por guardias uniformados, los 400 ‘condenados’ abandonan el lugar en fila india y cruzan una calle ante la mirada atónita de los automovilistas.

“Es muy humillante”, murmura una “prisionera” musulmana que lleva velo y disfraz.

Un autobús de época los traslada entonces al siguiente decorado, una cárcel instalada en una escuela en desuso.

Bajo la vigilancia de los guardias apostados en sus torres de observación, presos con trajes de tela gris y sus números correspondientes juegan al baloncesto en el patio bajo iluminado por poderosos proyectores.

“Tienen 15 segundos para recuperar su uniforme de preso”, grita un guardia a los recién llegados reunidos en un amplio recibidor.

Se produce entonces un ‘strip-tease’ impuesto, en el que los que no han cumplido con el requisito de las mallas se arrepienten rápidamente.

“Si juegas el juego es fantástico”, asegura Andy, que ha participado en seis de las 19 proyecciones y cree que “cada vez es más impresionante y mejor”.

Se ha disfrazado de beduino para ver “Lawrence de Arabia” en un parque londinense y de paciente psiquiátrico para “Alguien voló sobre el nido del cuco”, proyectada en un hospital abandonado.

Treinta actores recrean el universo penitenciario simulando violaciones o ejecuciones, o cantando en apoyo de un preso enviado a la celda de aislamiento.

La enfermería (el bar), que suministra medicinas (cerveza, agua y hamburguesas…) a los internos, está más animada.

Para Jos, un joven holandés que decidió vivir en Londres por “este tipo de cosas”, la experiencia “te engancha”. “Espero que otras ciudades del mundo lo hagan”, dijo.

Un deseo que se hará realidad en abril, porque la 20ª producción de “Secret Cinema” debe organizarse simultáneamente en lugares insólitos de Londres -completo-, Nueva York y Atenas.

Tras haber sufrido la cárcel durante tres horas, los presos pueden ahora asistir a una proyección de la película “The Shawshank Redemption” (Sueños de Libertad, 1994), protagonizada por Tim Robbins y Morgan Freeman.

Para los insaciables, “Secret Hotel” permitía en esa ocasión, por 30 libras más, quedarse toda la noche en la celda.

Y para los ‘gourmets’, “Secret Restaurant” proponía una cena completa por 100 libras por cabeza, a la luz de las velas y con champán. Aunque antes, estos ‘happy few” tuvieron que atravesar la prisión vestidos de gala bajo alta protección en medio los alaridos de centenares de detenidos.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados