temas del día

Notas


Adolescente islandesa lucha para tener derecho a usar su propio nombre

Archivo | Mike Baird (CC)
Publicado por
Envíanos tu corrección

Una joven islandesa de 15 años, llamada Blaer Bjarkardottir, recurrió a la justicia para interponer una acción legal contra el gobierno de su país y exigir el derecho a usar legalmente el nombre que le dio su madre al nacer.

El problema es que su nombre de pila (Blaer) -cuyo significado es “brisa suave”- no se encuentra en una lista aprobada por las autoridades de su país y, por lo tanto, es ilegal.

Y es que Islandia cuenta con un listado oficial de 1.712 nombres masculinos y 1.853 femeninos permitidos, que se ajustan a la gramática local y sus reglas de pronunciación. El objetivo es proteger a los niños de las burlas y la vergüenza. De este modo, los padres pueden elegir como llamar a sus hijos de acuerdo del registro o bien, solicitar un permiso a un comité especial.

La madre de Blaer dijo que se enteró de que el nombre de su hija no figuraba en la nómina cuando el sacerdote que la bautizó le comentó que erróneamente había permitido que se llamara así.

“No tenía ni idea que no estaba en la lista”, indicó Bjork Eidsdottir, añadiendo que ella conocía a una persona que se llamaba Blaer, cuyo nombre había sido aceptado en 1973. Sin embargo, en esta ocasión el organismo competente rechazó la petición, argumentando que el nombre era masculino, pese a que un personaje femenino de una conocida novela islandesa lo llevaba.

“La ley es bastante sencilla por lo que en muchos casos está claro que va a ser un sí o un no”, dijo Agusta Thorbergsdottir, jefe de la comisión encargada de aprobar los nombres, añadiendo que lo que una persona considera hermoso, otra puede encontrarlo feo”.

La madre de la joven señaló que “tantos nombres extraños se han permitido, lo que hace esto aún más frustrante porque Blaer es un nombre perfectamente islandés”, agregando que “parece un derecho humano básico nombrar a un hijo como se quiera (…) y mi hija le encanta su nombre”.

Carolina, Cecilia o Christina son algunos de los nombres rechazados en Islandia por poseer la letra “c”, que no figura en el alfabeto de ese país. Otro caso inaceptable para este organismo es el nombre “Satania” porque se considera demasiado similar a “Satanás”.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados