temas del día

Notas


En la intimidad somos bestias: Gerardo Oettinger presenta El otro baño en el GAM

El otro baño, GAM (c)
Publicado por
Envíanos tu corrección

Indagando en la oscuridad del incesto con El otro baño y La pieza, y en la traición política con Enero en parís, el dramaturgo presenta su ciclo de autor contingente, trágico y provocador. “El arte que agasaja al poder es propaganda carente de coraje”.

Fue cuando tuvo que congelar sus estudios de Actuación en el Club de Teatro de Fernando González que Gerardo Oettinger (34) se “encontró” con la dramaturgia.

“Llevaba tiempo escribiendo poesía, decidí probar con una obra y quedé prendado de ese lugar”, cuenta sobre el encantamiento inmediato en el que cayó al indagar en la psicología de los personajes. “Una especie de esquizofrenia, voces de personas que intentan hablar a través de uno, un desdoblamiento casi místico”, complementa.

Participó en los seminarios de La Memoria con Alfredo Castro y tomó talleres con Flavia y Juan Radrigán, siendo precisamente el Premio Nacional de Artes de la Representación, uno de sus principales maestros. “Siempre que tengo un problema para resolver una obra, releo Hechos consumados, la encuentro casi perfecta, y digo casi sólo porque la perfección no existe. Es imposible pasar por su enseñanza y que no modifique tu manera de ver el teatro”.

Desde 2007, su prolífica escritura ha hecho que se le compare incluso con Tenesse Wiliams (“un honor, pero también una locura”), que haya sido seleccionado por el Royal Court y que este mes presente en GAM su primer ciclo de autor con las perturbadoras El otro baño y La Pieza, y la política Enero en París, obra que estrena debutando en la dirección. “Es complejo, pero excitante”, advierte.

Estás de lleno en el taller del Royal Court…
Estoy en una especie de limbo, es una experiencia increíble que todavía no puedo asimilar. Estoy aprendiendo del proceso creativo, herramientas para concretar el trabajo y a comprender el rol del dramaturgo, a defender su importancia en el teatro y la sociedad.

Desde la inspiración de una tragedia real chilena (Al volcán) hasta la revisión de un clásico (Fortinbras), ¿cuáles son tus móviles para crear una obra?
Releer la historia de mi país o de la humanidad y comprender el porqué. Mirar desde distintos puntos sin caer en una moral, sino que ver en lo malo lo bueno y en lo bueno lo malo. Cuestionar la sociedad, las relaciones, el fracaso, el dolor, el deseo de desear, mostrar al monstruo.

¿Cuestionar el poder?
Indispensable para el rol del teatro y el arte en general. El arte que agasaja al poder, al establishment, a la elite, no es más que una insulsa propaganda carente de coraje.

¿Por qué quisiste sumergirte en una intimidad tan oscura como la de El otro baño y La Pieza?


Por el Edipo del que nadie puede escapar. Porque el inconsciente está ahí, brotando como un sudor eterno. Porque ahí está la clave de todo, del ser y no ser, nuestro origen. Porque en la intimidad somos bestias, como en los sueños.

Con Enero en París debutas en la dirección, ¿Por qué ahora te involucras en ese rol?


El dramaturgo es el primer director y elenco de la obra. He estado desde todos los lugares: actuación, escritura, parte técnica, productiva, y eso me faltaba. Sentí la necesidad urgente de montar lo que he escrito según mi visión y deseo original. Pareciera ser más fácil porque uno es libre de tomar decisiones, pero la dificultad está en esa libertad. Es complejo pero excitante.

Has sido muy prolífico con tus creaciones, hasta se te comparó con Tennessee Williams…


Un honor, pero las comparaciones son extrañas y un tanto locas, me da pudor. Si Williams está en un 100% yo estoy en un 2%, tendría que nacer diez veces para siquiera parecerme un poco. Aunque confieso que preferiría que me compararan con Ibsen o Sartre (risas). Quizás cuando esté viejito, a punto de pasar al otro lado, pueda decir que lo logré, que cambié el mundo o mi propio mundo, pero por ahora solo me queda trabajar, trabajar y trabajar para perfeccionarme.

¿Cómo definirías tu teatro?, ¿qué lo distingue y emparenta con la nueva dramaturgia chilena?


No me atrevo a definirlo, trabajo el drama realista con una fuerte tendencia a lo trágico, mezclado con comedia. Tragedia y comedia unidas jamás serán vencidas. Soy diferente, soy individuo, contiene mucha biografía, pero a la vez, todo lo que leo y veo me influencia. Se podría decir en buen chileno que somos todos, una majamama de todos. Lo que sí intento es hacer un teatro que se entienda, aunque sean historias complejas, que sean humanas, que tengan siempre un pié en la realidad, porque siempre supera a la ficción.

Sala N2
Temporada
2 al 17 de noviembre, 
jueves a sábado a las 20:00 horas.

Entradas
General $5.000 y estudiantes y tercera edad $3.000

Venta de entradas en sistema ticketek

GAM
Avenida Libertador General Bernardo O’Higgins 227
Región Metropolitana, Chile
(0)2 566 5500

Observaciones
Estacionamientos subterráneos por Villavicencio 354

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados