temas del día

Notas


Manifestación de ultranacionalistas en Moscú pide la renuncia de Putin

Publicado por
Envíanos tu corrección

Miles de ultranacionalistas se manifestaron este domingo en Moscú, como cada año con motivo de la “Marcha Rusa”, para pedir la dimisión del presidente Vladimir Putin, al que acusan de no proteger al pueblo frente a la inmigración ilegal.

“Nosotros le damos miedo a Putin. Siente que se le está acabando el tiempo (…) Expulsaremos a los ocupantes del Kremlin”, dijo Alexander Belov, uno de los organizadores de la marcha, convocada el Día de la Unidad del Pueblo, que celebra este año el 400º aniversario de la liberación de Moscú ocupado por el ejército polaco en 1612.

La muchedumbre convocada gritó que Putin es “un ladrón y un sinvergüenza”, que merece estar en la “cárcel”, constató una periodista de la AFP.

Belov estimó que en la marcha había 20.000 personas. La policía cifró en 6.000 el número de manifestantes e indicó que 25 personas que llevaban abrigos militares negros fueron detenidas.

Desde hace casi un año, el régimen de Vladimir Putin se ha visto ante una contestación sin precedentes.

La oposición ha sacado a la calle a cientos de miles de personas para protestar contra unas elecciones calificadas de fraudulentas y contra el regreso al Kremlin del hombre fuerte de Rusia, que ya fue presidente entre 2000 y 2008.

En otras ciudades de la federación se organizaron también marchas nacionalistas.

En San Petersburgo, unas 70 personas fueron detenidas durante la manifestación, que no fue autorizada, según dijo la policía a la AFP. Cincuenta y cuatro personas fueron arrestadas en Kazan (centro), y cerca de 90 en Ekaterinburgo, en los Urales.

Como de costumbre, la marcha, de tintes racistas y tradicionalmente organizada por grupos ultranacionalistas y ultraortodoxos, sirvió para denunciar la inmigración ilegal.

Belov afirmó que Vladimir Putin no protege a los rusos contra la llegada masiva de inmigrantes procedentes sobre todo de las ex república soviéticas de Asia Central.

Según el organizador, la manga ancha de Putin con la inmigración hace que “los mejores (de los rusos) se vean obligados a partir de Rusia para instalarse en Occidente”.

“Si Putin tuviera dos dedos de frente, ¿qué haría? Acabaría con la ola de inmigración”, abundó por su lado Vladimir Tor, miembro de un grupúsculo nacionalista.

Los defensores de los derechos humanos se inquietan por el aumento del racismo y la xenofobia desde la caída de la Unión Soviética, y mientras llegan a las grandes ciudades rusas cientos de miles de inmigrantes del Cáucaso ruso y de Asia Central huyendo de la miseria de sus regiones de origen.

Por otro lado, militantes de extrema izquierda organizaron también en Moscú una manifestación de apoyo a los prisioneros políticos.

En una estación de metro cercana al lugar de la manifestación se produjo una pelea entre “militantes antifascistas” y decenas de jóvenes, probablemente neonazis, en la que hubo heridos, dijo a la AFP Pavel Samburov, un representante de un grupo de gays y lesbianas.

Un portavoz de la policía indicó que hubo “una pequeña pelea” en la que estuvieron involucradas cinco personas.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados