Notas


Miami Heat y Los Angeles Lakers comprometidos con etiqueta de favoritos en nueva temporada de la NBA

Keith Allison (CC)
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Con una etiqueta de favoritos que lo mismo puede remolcarles a la excelencia o hundirles en la mediocridad, los equipos de Miami Heat y Los Angeles Lakers saldrán desde este martes a caminar la ruta de una nueva temporada de la NBA.

Sin las prisas y presiones que dejaron el cierre patronal del pasado año, la campaña 2012-13 de la NBA se inicia con tres partidos en los que estarán envueltos los dos principales contendientes al título.

El Heat de Lebron James arranca la defensa de su título del pasado año recibiendo en su arena miamense a los Boston Celtics, minutos después de una breve ceremonia en la que recibirá sus anillos de campeones.

En el Staples Center de Los Angeles, los reforzados Lakers de Kobe Bryant acogen a Dallas Mavericks, mientras en Cleveland, los Cavaliers le abren las puertas a los Washington Wizards del brasileño Nené.

Para la mayoría de los especialistas, Miami tiene grandes opciones de llegar de nuevo a una final NBA, pues además de su Troika de fuego de LeBron James, Chris Bosh y Dwyane Wade, incorporó a dos ‘escopeteros’ valiosos como Ray Allen y Rashard Lewis.

El “King” James enfrenta su mayor reto personal, tratando de hacer válido su pronóstico de que bajo sus riendas el Heat ganaría varios campeonatos para convertirse en una dinastía multicampeona estilo Boston, Chicago o Lakers.

“He logrado muchas metas, pero todavía no estoy satisfecho con lo que he hecho hasta ahora”, dijo James. “Podemos ser mejores de lo que fuimos en la temporada pasada. Tenemos el potencial para ser mucho mejor. Eso da miedo.”

El Heat añadió profundidad a su tiro perimetral con Lewis y el escolta de 37 años Ray Allen, líder de todos los tiempos de la NBA en tiros de 3 puntos, que el martes enfrentará a sus ex compañeros de Boston.

“No soy excesivamente emocional. Sólo quiero ganar ese partido”, confesó Allen, quien salió de Boston en malos términos con el base Rajon Rondo.

Los Lakers enriquecieron su nómina con dos grandes fichajes: el centro Dwight Howard y el armador Steve Nash, dos hombres considerados entre los mejores de sus respectivas posiciones.

Las dos nueva caras laguneras andan en busca de su primer anillo de campeón, algo de lo que yan disfrutado sus compañeros Kobe Bryant, Pau Gasol y Meta World Pace.

El canadiense Nash, de 38 años, ha ganado dos veces el trofeo al Mejor Jugador de la temporada, tiene ocho invitaciones al Juego de Estrellas y se ha llevado cinco premios de mejor pasador de una campaña regular.

‘Supermán’ Howard, de 26 años, estará en su elemento en las candilejas de Hollywood, donde impondrá el potente juego que le llevo a ganar tres premios de Mejor Defensa, cuatro de Mejor Reboteador y dos de Mejor Bloqueador.

Empero, la marcha de los Lakers dependerá de la salud de su superastro Kobe Bryant, y de sus lastimadas rodillas.

Con Kobe en el banquillo de lesionados, los Lakers cerraron la peor precampaña de toda su historia al perder los ocho juegos de fogueo.

Otros rivales tratarán de cortarle el camino a los favoritos, pero de una forma u otra, todos tienen un ‘handicap’, como Chicago Bulls, New York Knicks y Boston en el este, y Oklahoma City Thunder, San Antonio Spurs y Los Angeles Clippers en el Oeste.

Los Bulls dependen demasiado de su fragil armador estrella Derrick Rose; los Knicks siguen arrastrando su pesadilla de hospital ambulante, y Boston reza porque le alcancen las piernas a Kevin Garnet y Paul Pierce para una temporada más larga que la anterior.

Los Knicks trajeron a los veteranos Jason Kid y Pablo Prigioni, un “novato” argentino de 35 años, y sacaron de su casi retiro al controvertido alero Rashed Wallace para ayudar a Carmelo Anthony.

Pero ya arrancan mal con la baja por un mes debido a una lesión de rodilla izquierda de su ala-pívot Amare Stoudemire y la incertidumbre en torno a la salud del pívot titular Tyson Chandler.

En el Oeste, los Thunder encaran la temporada sin el base reserva James Harden, el Mejor Sexto Hombre del pasado año, quien fue cambiado a Houston Rockets.

Los Spurs apuestan otro año más a sus incombustibles Tony Parker, Tim Duncan y Manu Ginóbili, en tanto los Clippers confian en el cóctel que reune la explosividad de Blake Griffin, la magia de Chris Paul, y la veteranía de Chauncey Billups y Lamar Odom, con la paciencia del entrenador Vinny del Negro para domeñar tantos egos.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados