Notas


Moda indígena boliviana busca su lugar en mercado de alta costura

Christian Haugen (CC)
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Diseños coloridos de la vestimenta de culturas indígenas que pueblan Bolivia desde tiempos ancestrales son utilizados por empresarios locales que buscan mercados en el exterior para un estilo que impuso el presidente aymara Evo Morales desde que llegó al poder en 2006.

Beatriz Canedo Patiño, una famosa diseñadora boliviana que confeccionó trajes con motivos indígenas para el presidente Morales, no duda de que hay mercado en el mundo para que Bolivia exporte sus diseños.

“¡Por supuesto!”, respondió a la AFP cuando fue consultada respecto a si Bolivia, un país con una cultura indígena predominante de aymaras, quechuas y guaraníes, puede salir a buscar su lugar en el mercado de la alta costura.

“Bolivia puede exportar alta costura con motivos indígenas, (yo) lo he hecho en el pasado”, dijo Canedo Patiño, que durante años vendió a varios países, como Alemania, Francia y Estados Unidos, colecciones inspiradas en las culturas del altiplano boliviano.

Y recuerda que ha exportado con éxito “una colección inspirada en las ‘tulmas’, que son las largas trenzas típicas de las mujeres aymaras”.

‘Tulmas’ de lana fueron incrustadas a media cintura de los vestidos y “tuvo un gran éxito de venta”, asegura al referirse a una colección de 2007 que presentó en Nueva York.

“También he diseñado en una temporada con todos los motivos de Tarabuco”, comentó sobre esa cultura Yampara del departamento de Chuquisaca (sureste) que resistió al imperio incaico y que ahora hace gala de sus tejidos de lana de alpaca y llama, con colores vistosos rojos, amarillos y naranjas.

Esta colección de la década de 1990 la llevó también a la capital de la moda norteamericana.

Canedo Patiño tiene su taller de producción en el exclusivo barrio de San Jorge, en el centro de La Paz. Allí tiene toda su estructura empresarial para comercializar la moda boliviana: sus estudios de diseño, sus confeccionistas y sus salones de exposición y venta.

Ella -relata- estudió “en los grandes couturiers en París” y a fines de la década de 1980 se instaló en Nueva York, donde fundó su empresa “Casa de Diseño Royal Alpaca Inc”, y comenzó a experimentar con lana de auquénidos, ricos en fibra, pero que en Bolivia tenían una fama despectiva de ser tejidos “de indios”, mencionó.

La modista boliviana retornó al país hace 15 años y fue la encargada de diseñar la ropa oficial del presidente Evo Morales cuando éste asumió el cargo en enero de 2006, labor que realizó por algunos años.

Canedo asegura que “no todos los mercados buscan culturas autóctonas”, pero sí hay muchos que se sienten atraídos por estos elementos, y es allí donde “sí se puede exportar moda boliviana con motivos indígenas”. “En Europa o Estados Unidos se puede” ingresar con este tipo de estilos, acotó.

Lucía Paco, modista de la compañía “Asociación Idea” de La Paz, señaló: “Nosotras estamos buscando mercados aunque aún somos una empresa pequeña, pero creemos que Bolivia puede llegar al exterior con su ropa indígena”, relata esta empresaria que confecciona abrigos, chompas, chalecos y chalinas para hombres y mujeres, con lana de alpaca y llama con motivos indígenas.

Para la privada Fundación Yanapasiñani, que se especializa en capacitación de mujeres costureras, Bolivia tiene mucho potencial para vender ropa con motivos indígenas, pues, países como Alemania, España o Estados Unidos pueden inclinarse a estos estilos.

“Tenemos la materia prima, calidad en mano de obra, muchas ideas, lo que necesitamos es apoyo del gobierno para poder exportar”, dice a la AFP Milca Castro, de la ONG privada Yanapasiñani.

Señala que las ventas en ropa con adornos indígenas aún son ínfimas “unos 4.000 dólares mensuales”, pero el futuro, con políticas estatales claras, puede ser promisorio, consideró.

“Por ahora vemos (como clientes) a países vecinos, como Argentina, Chile o Perú, donde hay comunidades bolivianas que quieren las prendas de vestir de su país”, afirma.

Evo Morales fue el primer indígena en llegar a la presidencia de Bolivia, desde su fundación en 1825, y una vez instalado en el poder quiso imprimirle su sello en su vestimenta oficial, rompiendo con los tradicionales ternos occidentales que utilizaron todos sus predecesores.

Las chaquetas que usa Morales en actos oficiales son una mezcla del estilo occidental, aunque sin cuellos doblados, y motivos indígenas a la altura del pecho: una suerte de figuras horizontales multicolores que se asemejan a los íconos líticos de la desaparecida cultura tiwanakota, que tuvo su apogeo cerca al Lago Titicaca.

El mandatario boliviano, un empedernido viajero en su séptimo año de gobierno, ha usado sus trajes en las asambleas de las Naciones Unidas, de Estados Americanos, y con mandatarios y reyes de todo el mundo.

Las chaquetas de Morales han sido replicadas por algunas autoridades bolivianas, como el canciller aymara David Choquehuanca y con mayor frecuencia por líderes indígenas, aunque todavía no han aterrizado en las clases media y alta de Bolivia, aún aferradas a la ropa occidental.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados