Notas


Mano Menezes, en la encrucijada a dos años de su Mundial

Rafael Ribeiro / CBF
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Brasil es una de esas naciones donde el fútbol es tanta pasión y exigencia que las derrotas desatan voces pidiendo las cabezas de los responsables, por lo que el DT Mano Menezes está en primera fila tras perder el oro olímpico con México 2-1.

No tenía buen ambiente este profesor de educación física de 50 años, sin muchos lauros logrados como seleccionador y sin convencer a los que pensaban que no era suficiente cambio de tendencia luego de la decepción con Dunga tras la eliminación ante Holanda 2-1 en cuartos de final del Mundial Sudáfrica-2010.

Los triunfos en serie en los Juegos, todos ellos marcando tres goles por partido, además de un invicto, parecía llevar a Brasil y a Menezes a la cima, sin España y Uruguay, eliminados, o Argentina, ausente, como rivales para oponerse.

Mano pareció intentar una fórmula que combinaba el tacticismo extremo de Dunga con un fútbol más ofensivo, confiando en la habilidad de Neymar, de Oscar, de Hulk, de Marcelo y de Pato, aunque tuviese que optar por los goles implacables de Leandro Damio en su lugar.

Antes del partido, en una sorpresiva declaración que rompió su estilo de ‘gentleman’ que no desentona en tierra británica, con su diplomacia y mesura en las frases, dijo que ganar los Juegos Olímpicos ayudaría a Brasil a recuperar el brillo perdido en los últimos años.

“Ganar el oro sería un primer paso para recuperar la antigua importancia que tenía Brasil en el mundo del fútbol”, sostuvo.

Ahora, la próxima cita son el Mundial-2014 y los Juegos Olímpicos-2016, ambos en tierra brasileña, que aumentan el peso de la necesidad de reverdecer laureles y recuperar el ‘jogo bonito’ y la calidad indiscutible de sus jugadores.

El Scratch se había quedado afuera en cuartos de final de las Copas del Mundo de Alemania-2006 al perder con Francia 1-0, y en igual fase en Sudáfrica-2010 vencido por Holanda 2-1.

“No sé si éste es el partido más importante para Brasil. Pero si puedo decir que es el más importante para estos jugadores”, afirmó el entrenador.

No estaba equivocado para nada porque la decepción es profunda, pero también ha sido un encuentro muy importante para su propia estabilidad.

“No me siento ni más ni menos presionado que los jugadores”, respondió otra vez, lo que también insinuaba que junto con ellos podía ser arrastrado al abismo.

No es tan grave para jugadores que en cualquier momento hacen relucir su inmenso talento, ausente hoy, como Neymar u Oscar.

Pero si para él, porque como había dicho en otra rueda “el DT se debe mantener racional, no emocional porque es el jefe, el líder”.

Y los capitanes de las derrotas suelen quedar en la cuerda floja.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados