Notas


Bárbara Riveros y Londres 2012: Diré Dios lo que sea será bienvenido y buscaré la carrera de mi vida

  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

La máxima triatleta chilena de todos los tiempos, campeona mundial sprint 2011 y quien con una sola carrera hecha este año ya se sitúa en el lugar 13 del ranking planetario 2012, se perfila entre las 15 favoritas para los Juegos de la XXX Olimpíada Londres 2012. Pero, mucho más allá de la búsqueda de resultados, la deportista señala que el trasfondo de su presencia en el deporte planetario radica en una visión valórica y espiritual muy profunda tras la madurez personal y la superación de sus propias limitaciones.

Rebelde a veces; corajuda; consecuente; amante de su patria pero, a la vez y literalmente ciudadana del mundo, reconoce que su gran tarea es “correr para darle a la gente una alegría y un mensaje. Creo que al ser pequeña y por mi forma de ser, de cierta manera cuesta tener respeto y si tratara de transmitir todo esto verbalmente, tal vez no podría. Pero haciendo deporte tú no tienes que hablar. Los hechos y mi filosofía de vida hablan por sí solas’’, confiesa Bárbara Riveros.

Integra claramente un grupo muy exclusivo de aproximadamente 15 triatletas de todo el mundo que se alzan como las favoritas para ir a la caza de los primeros lugares en los Juegos de la XXX Olimpíada Londres 2012. Ha corrido sólo una competición puntuable este año con su brillante tercer lugar en la World Championship Series en Madrid, y ese resultado ya la tiene en el 13º lugar del ranking mundial 2012. En la pasada temporada se adjudicó el Mundial Sprint en Lausana, y lleva en su cuenta personal nada menos que cinco podios y nueve Top Ten en la primera línea de las competiciones planetarias.

Sin embargo, Bárbara Riveros no es una persona para centrarse en sacar estadísticas calculadora en mano, ni menos para tomar un camino con arreglo a fines resultadistas. Es que la suya es una visión valórica y espiritual, tras la superación de sus propias limitaciones, de sus propios miedos. Y la asume con humor y alegría, “comencé a correr porque si no mi papá no me iba a dar almuerzo’’, bromea; pero también con profundidad, “mi gran rival siempre seré yo misma, y nadie más’’, afirma.

Dice que la mañana del venidero 4 de agosto en la competición olímpica en Hyde Park, será muy especial: “Yo me quiero poner en ese portón de partida y decirle a Dios, “lo que venga será bienvenido. Si es algo lindo, bienvenido. Y si es algo no tan lindo, será bienvenido igual’’. Para mí es una dicha poder correr los Juegos Olímpicos, pero uno no puede vaticinar cómo se va a dar el tema en esa carrera. Solamente uno desea cosas, pero a veces la vida es más sabia que uno y dice, “no, tienes que esperar; o no es tú momento; o no te tocaba a ti’’. Eso no quiere decir que uno no se entregue al cien por ciento, si no que es parte de tu proceso’’.

Estás situada entre las mejores triatletas del mundo, ¿no te da eso un grado de tranquilidad?

“Yo me considero una atleta que ya ha agarrado el feeling de las World Championship series. Pero yo todavía no soy ponte tú como Emma Snowsill, porque ella sí sabe cómo llegar a la carrera de su vida, ¿me entiendes? Ella es una persona que preparó los Juegos muy bien (Beijing 2008). En mi caso en cambio, mi trabajo y mi tema es cada día aprender a conocerme mejor y okey, si un año busqué consistencia, al siguiente debo tratar de llegar a la carrera de mi vida. Creo que todavía no tengo la sabiduría de saber cómo llegar a la carrera de mi vida, como a lo mejor otros deportistas ya lo tienen. Como deportista, lo que más anhelo es llegar a conocerme a mí misma y saber cómo llegar a esa carrera de mi vida. Todavía no tengo ese feeling conmigo de decir okey, de esta forma voy a llegar en mi cien por ciento. En todo caso, nunca lo veo así como que haya una sola carrera de mi vida, porque creo que siempre puedo seguir mejorando mucho más, pero sí creo que hay que tratar de llegar lo mejor posible a Londres, este año. Si lo vemos a corto plazo, Londres sería la carrera de mi vida ahora’’.

Decidiste hacer un cambio de entrenador y de sistema de trabajo a sólo seis meses de los Juegos…fue arriesgado…

“Sí fue una decisión que más allá del tema de resultados, es mucho más ética y más valórica. Para mí el resultado que vendrá no es lo que me lleva a actuar, sino los valores, la ética, lo que siento. Si bien estos últimos dos años han sido los mejores de mi carrera deportiva, si yo no estoy satisfecha con algo no serán los resultados los que influyan en mis decisiones. Creo que a veces somos cobardes y nos quedamos en lo que estamos cómodos, pero internamente sentimos una vocecita que nos dice que no está correcto. Y no tomamos las decisiones porque no tenemos coraje, porque nos da miedo, porque nos gusta quedarnos donde el sol calienta. Y claro, fue una decisión difícil porque todos los resultados avalaban mi trabajo con Darren Smith. Pero cuando una ilusión se va perdiendo y la motivación no es la misma, para mí es importante volver hacia mí. Y da lo mismo lo que la vida depare, si son buenas o malas experiencias, pero son cosas que uno las hace con coraje. El coraje y el ser consecuente con tus principios es lo que finalmente te llena y te hace feliz. Lo otro es de cobarde’’.

Fue una decisión valiente, es un año en que todos esperan que veas coronados tus esfuerzos de cuatro años con un buen resultado…

“Exactamente, en una temporada olímpica es difícil. Pero yo no estoy para estar ahí presente en algo en que mis valores y mi ilusión no estén ahí cien por ciento. Como te digo, independiente de los resultados que tenga o no este año, la decisión la tomé yo, es cien por ciento responsabilidad mía, doy mi cien por ciento y lo demás lo dejo de Dios. Y el día de la carrera también en los Juegos Olímpicos, daré mi cien por ciento. Pero siempre teniendo en claro que el fin no es lo que me hace moverme en la vida, sino los valores’’.

Londres es un circuito que en los últimos dos años no ha sido fácil para ti, ¿cómo estás trabajando ese tema?

“Creo que lo veo como una carrera muy particular, como una carrera a la que me cuesta sacarle trote. Es una carrera en la cual al estar tan cerca la primera boya en la natación tienes que ser buena nadadora, más que nada rápida, para llegar en Top el Cinco o el Top 10 a la primera boya y no quedarte en ese “lavado de máquina como dicen’’… Es un gran desafío para mí poder sacar la natación adelante, pasar esas primeras boyas en mejor posición. La carrera del año pasado en Londres, que fue el circuito que tendrán los Juegos, me gustó mucho más que en 2010. Sale fuera de Hyde Park y pasa por el palacio Buckingham, la encontré mucho más interesante que en años anteriores. Pero sigue siendo una carrera que, claro, es bastante plana, tiene algo técnico pero no tanto’’.

¿Cómo te preparas para enfrentar internamente ese día?

“Uno tiene que tratar de ser inteligente. Uno puede preparar acá cosas similares, pero más que nada lo importante es estar muy despierto el día de la competencia y sentir todo, sentir un poco a la tierra, son energías naturales. Y sin duda no me gusta hablar de suerte pero también hay veces que muchas cosas tienen que ver con la suerte y con las vibraciones de la humanidad en ese momento’’.

Siempre dices que no te fijas en los resultados, sino en tu proceso, ¿a qué te refieres?

“Proceso es ir evolucionando cada día, en lo deportivo y en lo personal. Ir siendo más sabia. Es verdad, nuestro rol como deportistas es entrenar, ponernos fit, pero también es poder cada día aprender a conocernos mejor, a enfrentar nuestros miedos. Si ayer el miedo fue uno, okey, hoy ya lo reconocemos y mañana tenemos más coraje para enfrentar ese miedo. Y así ir con cada tema que vas reconociendo y que son limitaciones que tienes que trabajar. Tú me lo dices en el ámbito deportivo y yo te lo digo en general como persona, eso es proceso para mí’’.

¿Y a qué le temes tú?

“En este momento es ver si es que las decisiones que uno toma internamente, son buenas o no. Todo tiene su tiempo. Lo que sí te puedo decir es que después de haber salido del grupo en Australia, estoy acá en España e independientemente de lo que pase de aquí a los meses que queden, estoy feliz, estoy ganas de entrenar, con mi mente menos estresada con algunos temas. El tema o el miedo de hoy más bien son dudas de decir okey tomé esa decisión, fue sin duda algo valórico que vaya más allá del fin, pero a ver cómo uno lo lleva. Ver si realmente uno puede poner todas las piezas del puzzle y armar de nuevo a Bárbara y ser una persona que está de nuevo metida en competencia a alto nivel’’.

¿Cómo has logrado estructurar una conciencia interna tan fuerte, viviendo en un medio que se mide por resultados, como es el deporte de alto rendimiento?

“En el ámbito humano, todo lo que vemos y podemos cuantificar es lo que consideramos como verdadero. Pero para mí, la verdad no es así. Hay muchas cosas que no vemos y que tampoco se pueden cuantificar, que son tan importantes y más valóricas que lo que vemos. La gente ha perdido la identidad de sí misma, se ha volcado mucho hacia fuera. La tecnología ha llevado a que la gente esté en 10 cosas al mismo tiempo, a pensar que “la verdad’’ está afuera. No hay persona casi que tú no la veas ahí con el celular, o comiendo y mandando un texto. Pero yo pienso que las respuestas no están afuera, sino dentro tuyo. Y creo que desde chica he estado expuesta a diferentes retos personales, familiares y deportivos, y he podido ver no sólo una cultura, sino varias culturas, y darme cuenta de que el gran rival soy yo, no es nadie más. Me preguntan cuál son tus mayores rivales para los Juegos Olímpicos. Y mi gran rival soy yo, no es nadie más. Soy mi principal rival’’.

¿Y cuál es el desafío para vencer a esa rival que eres tú misma?

“Mis miedos. Reconocer mis miedos y decir okey, los quiero superar, no evadirlos’’.

¿Por qué, o tras qué, corre Bárbara Riveros?

“Corro porque el papá me obligó a correr y me dijo que si no, no me iba a dar almuerzo (risas)…. No, no, corro porque uno va desarrollando ese tema. Al principio era algo familiar, los fanáticos. Pero después uno se da cuenta de que no es acerca mío solamente. Creo que ha sido una manera de expresar un poco mi forma de ser, mi filosofía, para entregarles mis ilusiones e inspiraciones a personas que a veces no tienen las mismas oportunidades. En mi caso me siento me siento afortunada y muy, muy agradecida por l que Dios me ha dado y la vida me ha dado, tanto en los retos como en las cosas lindas. Porque he podido transmitir y darle ilusiones a mucha gente. Creo que esa es mi principal fuerza de superación y la razón de por qué compito. Creo que al ser pequeña y por la forma que soy, aunque tratara de transmitirlo verbalmente, creo que no podría. En cierta forma no tienes respeto. Pero haciendo deporte tú no tienes que hablar. Los hechos y la experiencia y a lo mejor mi filosofía, hablan por sí solas’’.

Dices que por tu tamaño el mundo quizás no te escucharía, pero sí te escuchan a través de lo haces…

“Claro, como que es un puente y habla por sí solo’’.

¿En qué piensas cuando vas en carrera?

“En el helado que me voy a comer cuando termine (risas)… No, yo creo que pienso siempre en el momento, en mi presente. La verdad es que entro como en una concentración. Lo único importante es ese momento y da lo mismo lo que venga después o antes’’.

¿Puedes definir con exactitud el momento en que decidiste dedicarte al alto rendimiento?

“Creo que fue una actitud de jugársela y tener coraje. Y sí, obviamente, sobre todo en Chile, que es una sociedad muy conservadora. Poder dedicarse a un deporte en el cual lo más probable en ese momento es que iba a hacerse muy difícil por las circunstancias que teníamos, de poder llegar al más alto nivel, tener un poco de retorno y poder vivir de esto. No quería ser cobarde, quería jugármela, vivir con la sensación de que no quedó nada en el tanque, nada deseable’’.

¿Eres rebelde?

“Lo que pasa es que no me gusta seguir el rebaño. Me gusta ser una persona un poco más rebelde. Incluso, no sé, en mi grupo de entrenamiento nunca me gustó seguir lo que hacían los demás. Me gusta seguir lo que siento, lo que creo que me parece. Y obviamente muchas veces cometo errores, pero con eso aprendo y al mismo tiempo estoy consciente de que cometí ese error y no tengo que andar a apuntando el dedo a otra persona. Sólo agachar la cabeza si me equivoqué. Pero estando realmente consciente con todo tu ser de las acciones que estás tomando’’.

¿Qué virtudes reconoces en Bárbara Riveros?

“Creo que el ser única, original. No porque por ejemplo Mark Allen diga, oye, hagan esto, significa que uno lo va a hacer. Hay que ir y vivirlo. Y tener tus propias conclusiones. No copiar a lo que hizo Lance Armstrong o lo que hizo otro, sino que ir y vivirlo uno mismo. Anda y vívelo y saca tus propias conclusiones. Para mí es muy importante vivir las experiencias en carne propia y no que me las vengan a contar’’.

¿Esa visión de la vida te la ha dado el ser un poco “ciudadana del mundo’’?

“¡Sí, yo totalmente me siento así! Yo nací en Chile, represento a mi país, pero me siento ciudadana del mundo. Si la gente me quiere restringir a una cosa, a un país, a una familia, la verdad lo entiendo, pero yo me siento del mundo. En cada lugar en que he estado, he tratado de dejar mi granito de arena y empezar a formar mi relación ahí. No siento que en ese sentido sea sólo de un lugar. Y no quiero que esto se malinterprete, yo represento a Chile, estoy muy orgullosa de mi país, pero yo me siento del mundo. Incluso voy a Francia y me encanta correr por mi club, son como mi familia allá. Ellos me quieren mucho, incluso el año pasado me hicieron un cartel grande de mi porte…y ¡Guau!.. Eso es muy lindo que la gente te quiera de esa forma. Que los chicos te admiren de esa forma y se sientan identificados contigo, que los hagas reir y tú te rías con ellos, es como una familia. Eso para mí es muy lindo’’.

Cuando Bárbara Riveros deje de ser Chica, ¿la ves haciendo un trabajo tradicional, con una vida tradicional?

“La verdad es que no podría decir nunca, porque uno no sabe lo sensible que es la vida, pero me veo sin duda trabajando todo el día, pero desde otro punto de vista. Me gustaría seguir viajando por el mundo, aprender en otros ámbitos, me gustaría ayudar a mucha gente. Tanta gente me ha ayudado alrededor del mundo, que me gustaría ayudar no sé si específicamente a esas personas, pero volcarme a ayudar. No creo que sea tan directamente en el deporte profesional, no lo creo. Me gustaría tener mucho más afinidad con la naturaleza, trabajar en la tierra. La verdad no lo sé, son ideas, no tengo nada tan estructurado, son cosas que me nacen internamente al decir okey, cómo te planteas tú cuando termines tu carrera deportiva. Es así, no creo que siga algo tradicional. Sí trabajar, pero no en algo tradicional. Y tampoco sé si sería en mi país o no. Me gustaría ayudar al mundo en general, de la forma más humilde y donde más pueda ser provechosa. Cada uno tiene fortalezas y de una forma puede ayudar mucho más que de otra’’.

Agustín Riveros: ¿Qué significación tiene tú padre en lo que estás haciendo y en tu mundo?

“Que tenía que correr… si no, no tenía comida (risas)… Es una persona con mucho coraje, que admiro mucho, una persona con mucha fuerza interior que a lo mejor me transmitió todas estas locuras, o la forma en que pienso. Mi padre Agustín Riveros es una persona que obviamente vive en Chile, muy llevado de sus ideas por su idiosincrasia chilena, pero que desde pequeña me inculcó un espíritu aventurero, una forma de pensar que a veces él mismo me dice “oye, piensa un poco más normal, más común y corriente’’, y yo le digo, “bueno, es culpa tuya a lo mejor que sea tan liberal o que me sienta así, del mundo’’. Hay cosas que la gente a veces me dice, “oye, Bárbara, por qué haces eso’’. Y yo les respondo, “quiéreme y no trates de entender lo que hago porque hay veces en que ni siquiera yo lo entiendo y sólo lo hago porque lo siento’’.

¿Enfrentarás otro Ciclo Olímpico más después de Londres?

“Sí, yo creo que sí. Me gusta obviamente vivir el presente, pero sí, tengo ilusión. La vida lo dirá, uno ahí tiene que ser muy sabio y ver cómo va caminando la vida, cómo el cuerpo se va sintiendo, y todas las variables que tenemos que afrontar todos los días’’.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados