elecciones 2017

Sigue aquí las proyecciones de Radio Bío Bío

Notas


Teixeira, el mandamás del fútbol brasileño caído en desgracia por corrupción

  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Ricardo Teixeira, mandamás del fútbol brasileño durante 23 años y organizador local de la Copa del Mundo de 2014, renunció este lunes acosado por denuncias de corrupción que escalaron hasta la FIFA y sepultaron su sueño de convertirse en presidente de ese organismo.

Teixeira, de 64 años, renunció de manera definitiva al cargo cuatro días después de pedir licencia médica, en una carta leída este lunes a la prensa por José Maria Marin, quien lo reemplazó al frente de la CBF y del COL.

El nombre de Teixeira está irremediablemente asociado a los logros y escándalos recientes del balompié brasileño.

De la mano de su ex suegro y protector Joao Havalenge, presidente de la FIFA por 24 años, entre 1974 y 1998, Teixeira acumuló mucho poder.

“Es un paracaídista cuyo suegro lo colocó al frente” de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), y “que ha sabido jugar de acuerdo a las reglas del juego para mantenerse en el poder desde hace 22 años”, estimó Juca Kfouri, un periodista brasileño que le ha seguido los pasos por mucho tiempo.

Sin embargo, las denuncias precipitaron lo que parecía imposible: apartarlo de la CBF y de su ambición de convertirse en el presidente de la FIFA después de 2015, cuando debía culminar un nuevo período al frente de la Confederación Brasileña.

“Ricardo quiere presentarse ahora (a la presidencia), pero yo le dije: haz una Copa del Mundo de calidad, trata a todo el mundo de maravilla, van a votar por ti por agradecimiento”, señaló Havelange en un artículo publicado en julio de 2011 por la revista Piauí.

Con el cabello blanco y visible sobrepeso, Teixeira está involucrado junto Havelenge en un sonado caso de sobornos de la década de 1990, a raíz del cual su ex suegro dejó en julio el puesto que ostentaba de manera vitalicia en el Comité Olímpico Internacional.

Apoyado en un expediente de la justicia suiza, el periodista de la BBC Andrew Jenning, autor del libro “Juego sucio: el mundo secreto de la FIFA”, asegura que la empresa de marketing deportivo ISL sobornó a los dos dirigentes brasileños para tener el control de los derechos de transmisión y contratos de patrocinio de varias Copas del Mundo.

“Si la presidenta Dilma (Rousseff) lee mis documentos y verifica los hechos, cambiará el Comité Organizador del Mundial en pocos días. Ricardo Teixeira está realizando la Copa en Brasil para robar en contratos”, afirmó Jenning ante el Senado brasileño el 26 de octubre pasado.

Según el periodista de la BBC, Havelange recibió de esa empresa unos 50 millones de dólares en sobornos y Teixeira más de nueve millones de dólares.

La justicia suiza llegó a un acuerdo con ambos para que restituyan una parte del dinero, a cambio de no revelar sus nombres, afirmó Jenning en denuncias que se remontan a 2010.

Teixeira también fue vinculado con una empresa investigada por sobrecostos de un partido amistoso entre Brasil y Portugal disputado en 2008, reveló recientemente el diario Folha de Sao Paulo.

El dirigente quiso zafarse de la presión y nombró en diciembre al astro Ronaldo como co-organizador de la Copa del Mundo, y luego se sumó a ellos el ex jugador Bebeto.

Al nombrar a ambos astros, Teixeira consiguió contrarrestar el golpe de efecto de Rousseff, quien había nombrado meses antes al ‘Rey’ Pelé como embajador del gobierno para el Mundial, a despecho de la CBF.

Teixeira siempre negó las acusaciones. “Ya dijeron todo de mí: que traje contrabando en un avión de la selección, el caso Nike, el asunto de la Copa 2014. Todo tiene que ver la misma cosa: UOL, Folha, Lance, ESPN, que repite las mismas mierdas”, señaló a la revista Piauí en julio.

Entre 2000 y 2001, Teixeira fue investigado por apropiación indebida de fondos, lavado de dinero y ocultamiento fiscal, a raíz de las relaciones de la CBF con Nike, entonces auspiciante oficial de la selección brasileña. Todos los procesos fueron archivados por pedido de la Fiscalía.

Texeira también fue acusado de corrupción por David Triesman, ex presidente de la candidatura inglesa al Mundial de 2018.

Una vida de escándalo que terminó por convertirlo en el dirigente más controvertido del fútbol brasileño en los últimos tiempos.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados