Notas


8 remedios caseros que realmente funcionan, según algunos expertos

Djenan Kozic (CC) Flickr
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

La mayoría de las personas han probado remedios caseros, con resultados positivos y negativos. Y es que si bien unos alivian diversos malestares por el llamado efecto “placebo”, hay otros que realmente funcionan, según algunos médicos.

A continuación te dejamos con algunas recetas, que quizás aplicaron nuestras abuelas, y que los especialistas explican por qué tienen poder curativo. [Vía Woman"s Day]

1. Cinta adhesiva para eliminar las verrugas

Corría el año 2002 cuando un grupo de doctores decidió comprobar qué tan efectiva era la cinta adhesiva con nitrógeno líquido para eliminar las verrugas.

Luego de 2 meses de aplicar este remedio casero diariamente a un grupo de voluntarios y tras usar una piedra pómez una vez por semana para exfoliar la piel muerta, el 85% de los pacientes vio cómo sus verrugas desaparecieron. Mientras sólo un 60% obtuvo los mismos resultados con un tratamiento tradicional.

“La pregunta es si funciona por algún químico en el adhesivo en sí, o si la oclusión (asfixia) causa la destrucción de la verruga”, dice el dermatólogo Robin Blum. “La otra creencia es que la cinta adhesiva causa irritación, estimulando las células inmunes de nuestro cuerpo para atacar a la verruga”, agrega.

2. Mentolatum para curar hongos en las uñas

Si bien no hay estudios que demuestren que las uñas infectadas sanen al ser frotadas con mentolatum una o dos veces al día, varios testimonios dicen que funciona. “Muchos pacientes me han dicho que esto ayuda, pero no sé exactamente por qué”, admitió Blum. Hay quienes argumentan que es el mentol el que mata el hongo y otros señalan que es el efecto de sofocación generado por el gel espeso.

3. La avena para aliviar eczemas

“Esto es absolutamente cierto, la avena tiene propiedades anti-inflamatorias,” dice Blum. Utilizada como una pasta o vertida en un baño de tina, la avena molida puede reducir la inflamación de la piel. Lo ideal, según el especialista, es sumergir el área afectada durante al menos 15 minutos.

Además, la avena tiene un efecto antihistamínico. Blum explica que al bajar los niveles de histamina, amina orgánica que reacciona como parte del sistema inmunológico, reduce la hinchazón y el color rojo.

4. Yogur para quitar el mal aliento

El mal aliento puede tener orígenes diversos, siendo los dos más comunes, la boca y el estómago. En este sentido, los probióticos del yogur tienen un poder neutralizante.

Robert Meltze, gastroenterólogo y médico tratante del Hospital Lenox Hill, indica que si bien en las bacterias de la lengua el yogur no es muy efectivo, es probable que si actúe sobre el ácido que se encuentra en cualquier lugar entre la boca y el estómago, incluyendo la parte posterior de la garganta y el esófago. “Creo que casi cualquier lácteo o alimento con cultivos vivos tendría el mismo efecto”, señala.

5. Una cucharada de azúcar contra el hipo

Edgar Engelman realizó un estudio en 1971 para averiguar si el azúcar podía combatir el hipo. Para ello, analizó a un grupo de 20 pacientes que habían tenido un hipo intratable durante más de seis horas, 8 de los cuales habían estado un día completo en ese estado. A cada uno se les dio una cucharadita de azúcar blanco granulado, comprobando que 19 de 20 obtuvo resultados positivos.

André Dubois, gastroenterólogo en Bethesda, Maryland, señaló en su libro The Doctors Book of Home Remedies que “el azúcar probablemente modifica los impulsos nerviosos en la boca, evitando que los músculos en el diafragma se contraigan espasmódicamente”.

6. Morder un lápiz alivia un dolor de cabeza

Apretar los dientes es uno los efectos secundarios comunes del estrés. Según Fred Sheftell, director del New England Center for Headache en Stamford, la acción de contraer la mandíbula puede generar una cefalea tensional. Por eso, al colocar un lápiz entre los dientes, se relaja la mandíbula y el dolor se reduce instantáneamente.

7. Aceitunas contra las náuseas

De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina, cuando tenemos náuseas aumenta la salivación, porque de esta manera el cuerpo protege los dientes de las altas dosis de jugo gástrico que eliminamos durante el vómito. En este sentido, las aceitunas, que contienen taninos, secan la saliva, eliminando primero el síntoma y el instinto del cuerpo de vomitar.

Sin embargo, el tratamiento sólo es efectivo al comienzo de las náuseas.

8. Hacer gárgaras de agua salada para el dolor de garganta

Según el doctor Douglas Hoffman, autor de la página web The Medical Consumer’s Advocate, el dolor de garganta es una respuesta inflamatoria de los tejidos infectados, y la sal ayuda a sacar el exceso de líquido, reduciendo momentáneamente la hinchazón y el dolor. Eso sí, el efecto es temporal, porque elimina el síntoma, pero no la causa.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados