Notas


La OTAN lamenta ataque que mató a 24 soldados paquistaníes

Staff Sgt. Bradley Rhen
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

La OTAN calificó este domingo de incidente “trágico” el ataque aéreo que mató a 24 soldados paquistaníes y generó una crisis entre Estados Unidos y Pakistán, el cual afirma tener la intención de revisar su cooperación con Washington en la lucha antiterrorista.

Es el error más grave en Pakistán de la coalición encabezada por el ejército estadounidense al otro lado de la frontera desde que Islamabad se alió, a finales de 2001, a Washington en su “guerra contra el terrorismo”. Y aviva la crisis bilateral provocada por un ataque estadounidense en territorio paquistaní que causó la muerte de Osama bin Laden el pasado 2 de mayo.

El sábado, antes del alba, varios helicópteros y aviones bombardearon dos puestos del ejército en el lado paquistaní de la frontera.

La Fuerza Internacional de la OTAN (ISAF) afirma que sus militares desplegados en el lado afgano habían reclamado apoyo aéreo, y éste había “muy probablemente” causado las bajas paquistaníes.

Washington reaccionó inmediatamente expresando el sábado su “más profundo pésame” y prometió apoyar “una investigación inmediata de la OTAN”.

Pero el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, ha tardado más de 36 horas en reaccionar. Es un “incidente trágico” e “involuntario”, dijo.

“Vamos a determinar lo que ha ocurrido y a extraer las lecciones adecuadas”, precisó Rasmussen.

No es la primera vez que aparatos de la OTAN matan a soldados paquistaníes durante bombardeos contra talibanes afganos en zonas montañosas donde resulta difícil localizar la frontera, pero el balance de víctimas nunca había sido tan alto.

Los investigadores deberán determinar si, como afirma Islamabad, no hubo “ninguna agresión” por parte de sus soldados, o si los militares extranjeros -en territorio afgano como afirma la ISAF, o quizá en el paquistaní- reclamaron un ataque aéreo en respuesta a disparos procedentes de Pakistán.

“Ataques como estos son completamente inaceptables, demuestran una indiferencia total por el derecho internacional y la vida de seres humanos”, declaró este domingo la ministra de Relaciones Exteriores paquistaní, Hina Rabani Khar, durante una conversación telefónica con su homóloga estadounidense, Hillary Clinton.

Pakistán interrumpió el mismo sábado el tráfico de convoyes de abastecimiento de la ISAF, de los cuales la inmensa mayoría transitan por su territorio, exigió a militares estadounidenses que abandonen en un máximo de 15 días una base en el sudoeste del país y amenazó con revisar su cooperación en materia de lucha antiterrorista.

El sábado por la noche, el gobierno y la jerarquía militar paquistaní se reunieron y anunciaron que Islamabad “reconsideraría completamente todos sus programas, actividades y acuerdos de cooperación con Estados Unidos, la OTAN y la ISAF, incluidos los diplomáticos, políticos, militares y de inteligencia”.

La ISAF y Estados Unidos se apresuraron el sábado a transmitir su “más sincero pésame”, prometieron una “investigación rigurosa” y subrayaron “la importancia” de las relaciones con Islamabad, pero esto no fue suficiente para rebajar la tensión.

Los bombardeos “son una violación absoluta de la soberanía de Pakistán, que afecta negativamente a los progresos realizados por los dos países para restaurar sus relaciones y obliga a Pakistán a revisar los términos de su compromiso” en la lucha contra el terrorismo, repitió el domingo Rabani Khar a Clinton, sin precisar en qué medida.

La ministra expresó “el sentimiento profundo de furor que se siente en todo Pakistán” y confirmó la decisión de cerrar la carretera a los convoyes de abastecimiento de la OTAN.

Desde que Islamabad se alió con Washington en 2001, sus zonas tribales fronterizas con Afganistán se han convertido en el principal santuario de Al Qaida en el mundo y la retaguardia de los talibanes afganos. Washington exhorta constantemente al ejército paquistaní, que lo financia a golpe de miles de millones de dólares desde hace una década, a atacar masivamente los insurgentes islamistas.

Pero la República Islámica de Pakistán, potencia nuclear militar con una opinión pública muy antiestadounidense, también se enfrenta a una oleada de atentados perpetrados por talibanes paquistaníes aliados de Al Qaida, que le reprochan su alianza con Estados Unidos.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados