Notas


La NASA “resuelve” misterio de dos mil años sobre una supernova

  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Nuevas observaciones infrarrojas de los telescopios de la NASA han revelado cómo sucedió la primera supernova jamás registrada y cómo sus fragmentos se desparramaron a grandes distancias.

La agencia espacial de Estados Unidos dijo el lunes que el Telescopio Espacial Spitzer y el Wide-field Infrared Survey Explorer (WISE) habían resuelto un misterio que data de hace dos mil años cuando los astrónomos chinos divisaron lo que resultó ser una estrella en explosión.

Los hallazgos muestran que la explosión estelar tuvo lugar en un cavidad hueca, sin gas y sin polvo, que permitió que el material expelido de la estrella viajara mucho más rápido y más lejos que en otra circunstancia.

“Este remanente de la supernova se hizo muy grande y muy veloz”, dijo Brian Williams, astrónomo de la Universidad Estatal de Carolina del Norte y principal autor de un nuevo estudio detallando los hallazgos de los telescopios en línea en la Astrophysical Journal.

“Es tres veces mayor de lo que hubiéramos esperado de una supernova que fue divisada en explosión casi dos mil años atrás. Ahora finalmente hemos podido descubrir la causa”, añadió.

En 185 A.D, los astrónomos chinos notaron una “estrella invitada” que apareció misteriosamente en el cielo y se quedó allí por unos ocho meses. Hacia la década de 1960, los científicos determinaron que el misterioso objeto era la primera supernova de la que se tuviera registro.

Más tarde clasificaron el objeto, conocido como RCW 86, como un remanente de supernova localizado a unos 8.000 años luz de distancia, pero seguía siendo un misterio cómo los restos esféricos de la estrella eran mayores de lo esperado.

“Con múltiples observatorios extendiendo nuestros sentidos en el espacio, podemos apreciar plenamente la notable física detrás de la agonía de muerte de esta estrella, y aún seguir tan asombrados del cosmos como los antiguos astrónomos”, dijo Bill Danchi, científico del programa de Spizer y WISE en la sede central de la NASA en Washington.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados